20 de Enero de 2017
Artículo de divulgación

Situación y recomendaciones para la apicultura en la provincia de Santa Fe

En el último año, las lluvias se produjeron en momentos clave de la actividad desde el punto de vista técnico productivo, razón por la cual los apicultores se vieron imposibilitados de realizar los trabajos de monitoreo de la prevalencia del ácaro varroa en abejas adultas y los respectivos tratamientos sanitarios, como así también los bloqueos de las colmenas con suplementación energética en los momentos correspondientes. Las consecuencias de esta situación fueron una importante mortandad de colmenas y la pérdida de población en las colmenas que sobrevivieron. En este documento se detalla la situación y recomendaciones para esta emergencia por inundaciones.

Compartir
+A -A

El sector apícola en Santa Fe desde hace un tiempo viene siendo afectado por excesos de lluvias. En los últimos 4 años, han ocurrido hacia la finalización de la cosecha de miel, durante los meses de febrero en adelante, por lo que no influyeron en la misma ni generaron inconvenientes para llevar adelante las actividades de preparación de las colmenas para la invernada. En el último año, las lluvias se produjeron en momentos clave de la actividad desde el punto de vista técnico productivo, razón por la cual es importante recordar el fenómeno precedente, ocurrido hacia fines del verano y principios del otoño de 2016, en el cual los apicultores se vieron imposibilitados de realizar los trabajos de monitoreo de la prevalencia del ácaro varroa en abejas adultas y los respectivos tratamientos sanitarios, como así también los bloqueos de las colmenas con suplementación energética en los momentos correspondientes, prácticas fundamentales para que las mismas puedan ingresar al período invernal en condiciones óptimas y de las cuales depende su estado en la siguiente temporada. Las consecuencias de esta situación fueron una importante mortandad de colmenas y la pérdida de población en las colmenas que sobrevivieron.

Aquí encontrará el informe publicado en junio de 2016 por el Programa Nacional de Apicultura de INTA (PNAPI-PROAPI) correspondiente al litoral, particularmente de la situación de la provincia de Santa Fe.

A raíz de lo sucedido, también se había realizado un documento con recomendaciones generales sobre las acciones a realizar en las colmenas a corto y mediano plazo para lograr que lleguen en las mejores condiciones posibles a la temporada siguiente. El mismo no sólo se publicó en la web de INTA sino que también se distribuyó a todos los técnicos territoriales, a organizaciones y organismos, por los medios más utilizados en cada región.

En diciembre de 2016, solo a 6 meses de la publicación, comenzaron lluvias abundantes y localizadas en parte del territorio provincial, que se fueron extendiendo provocando anegamientos importantes en algunos lugares y de menor gravedad en otros pero que imposibilitan el transito por caminos y potreros.

Hay zonas como el norte de la provincia, en las que si bien la cantidad de lluvias durante los meses de diciembre y enero fue inferior, habían sufrido abundantes precipitaciones durante el mes de octubre afectando las floraciones de monte, principalmente la de algarrobo, haciendo que la recolección de miel sea inferior a lo esperado.

La Cooperativa de Provisión Apícola Cosar Ltda ha realizado un diagnóstico de situación de sus asociados, distribuidos en gran parte del territorio centro, norte, este y oeste de la provincia. Si bien la cantidad de apicultores muestreados es baja respecto a la totalidad de las regiones, la distribución de sus apiarios hace que la representatividad de la problemática sea muy alta, con lo cual el diagnóstico realizado a partir de los aportes brindados por la cooperativa resulta extrapolable a la realidad del sector en toda el área mencionada.

Para realizar el muestreo, INTA y el Departamento Técnico de Cosar,  elaboraron en forma conjunta una planilla adaptada de la que la utiliza la Provincia a modo de declaración jurada ante situaciones de emergencia y que incluye la siguiente información:

  • Lluvia caída durante los meses de diciembre y enero.
  • Cantidad de apiarios.
  • Distritos donde se encuentran los apiarios.
  • Cantidad de colmenas de cada apiario.
    • Colmenas perdidas: durante el fenómeno.
    • No se sabe: esta situación se produce cuando no se puede acceder a los apiarios por caminos cortados, anegamientos de distintos niveles, inundaciones.
    • Colmenas afectadas: colmenas que si bien estuvieron afectadas por el fenómeno siguen vivas.
    • Sin afectar: aquellos lugares donde el fenómeno fue débil o bajo.

NOTA: los apicultores también aportaron algunas fotos. Ver ANEXO 1, al final del documento.

La totalidad de muestra solicitada arrojó la siguiente información general:

  • Total de apicultores que brindaron información: 66
  • Total de apiarios: 350
  • Total de colmenas: 19451
  • Total de distritos/parajes donde están ubicados los apiarios: 98
  • Total de Departamentos: 12

Los gráficos de las FIGURAS 1, 2, 3 y 4, muestran la cantidad de lluvia registrada en los diferentes distritos/parajes en el periodo de diciembre de 2016 hasta el día 16 de enero de 2017. A su vez, la información se dividió en cuatro gráficos relacionados con los milímetros caídos en los que se ubican los apiarios informados.

FIGURA 1:

Fig 1

FIGURA 2:

Fig 2

FIGURA 3:

Fig 3

FIGURA 4:

Fig 4

 

También se realizó una división de la lluvia caída por Departamento, mostrando los valores máximos y mínimos FIGURA 5:

FIGURA 5:

Fig 5


En la FIGURA 6 se muestran los datos generales obtenidos divididos por Departamento:

FIGURA 6:Fig 6

Sobre las consultas realizadas específicamente sobre la situación de las colmenas, si bien las pérdidas de colmenas no es elevada, existe desconocimiento por no poder llegar a los apiarios que hacn pensar que pueden ser mayores. FIGURA 7:

FIGURA 7:

Fig 7

 

Las 485 colmenas perdidas a raíz del fenómeno (2,5% del total), se distribuyen por distrito como lo muestra la FIGURA 8:

FIGURA 8:

Fig 8

La producción de miel se vio afectada en valores que van desde un 30 a un 50%, o incluso más.

La diferencia se explica por las características de las diferentes zonas; en aquellas donde los principales flujos de néctar ocurren en noviembre y diciembre fue del alrededor del 30% y en las que el mismo depende de las praderas fue igual o superior al 50%.

A manera de resumen hay que mencionar que el sector apícola en la provincia tuvo un período invernal  complicado por el fenómeno anterior. Una primavera en la que el apicultor hizo esfuerzos importantes para recuperar el estado de las colmenas y las colmenas perdidas, con precios bajos de la miel, de los que sin embargo ha sabido sobreponerse apostando a una cosecha que se presentaba como buena e incluso muy buena en algunos lugares, momento en el cual se produce el fenómeno actual.

 

RECOMENDACIONES:

Por lo mencionado y por la variabilidad de situaciones que se pudieran dar en adelante, se evaluaron las diferentes prácticas de manejo que el apicultor deberá realizar en diferentes escenarios, y a partir de ahí las acciones  en cada una de ellas:

Bajada a cámara de cría:

  1. Ingreso sin problemas a los apiarios:
    1. Bajar a principios de febrero a más tardar.
    2. Monitorear para ver la prevalencia de varroa en abejas adultas y realizar los tratamientos contra varroa con productos habilitados por SENASA.
    3. Monitorear nuevamente cuando se retiran los tratamientos según el marbete del producto utilizado.
  2. Imposibilidad de ingreso con vehículo:
    1. Durante el mes de febrero acceder al apiario caminando, realizar los monitoreos para ver la prevalencia de varroa en abejas adultas y realizar los tratamientos contra varroa con acaricidas orgánicos autorizados por SENASA.
    2. En el caso que se pudiera cosechar la miel más adelante es posible hacerlo por el uso de productos orgánicos.
    3. Monitorear nuevamente cuando se retiran los tratamientos según el marbete del producto utilizado.

 

Bloqueo de las cámaras de cría:

  1. Ingreso sin problemas a los apiarios:
    1. Realizar el bloqueo durante los meses de marzo y abril en las colmenas que sea necesario con jarabe de azúcar al 66% suministrando la mayor cantidad en el menor tiempo posible.
  2. Imposibilidad de ingreso con vehículo:
    1. Ni bien se pueda ingresar suministrar jarabe como en el punto anterior, pero en el caso de que hayan comenzado los primeros fríos solo hacer refuerzo de alimento con jarabe al 66% periódicamente para que las colmenas no se mueran de hambre durante el período invernal.

 

Insumos:

En este escenario es importante disponer con anticipación a su aplicación los tratamientos sanitarios habilitados por SENASA y la cantidad de suplemento energético necesario para todas las colmenas.

Ante la posible situación de poca disponibilidad de miel para vender para hacer frente a los gastos de los mencionados insumos, se recomienda realizar las gestiones en forma grupal para tratar de conseguir mejores precios o incluso financiación de los mismos. Se recomienda no esperar a la mejora en las condiciones de tiempo y estar preparados para realizar los trabajos apenas se pueda. A esto se suma que monitoreos realizados en la zona afectada han arrojado valores de prevalencia de varroa en adultas superiores al 15%, por lo tanto hay que planificar bien las acciones y cuando se pueda realizarlas, para evitar el atraso por inacción.

 

TOMATE UN MOMENTO MÁS, VOLVÉ A LEER LAS RECOMENDACIONES Y TENÉ EN CUENTA:

En situaciones como estas es normal la toma de decisiones en forma rápida y en muchos casos desacertadas, como por ejemplo las basadas en la búsqueda por bajar los costos.

En este marco, lo primero que el apicultor piensa es reemplazar los productos HABILITADOS POR SENASA por los de producción casera o incluso aquellos NO HABILITADOS QUE ESTÁN EN EL MERCADO, por ser cualquiera de las dos opciones más baratas que la legal.

Muchas veces también se piensa en ahorrar en la suplementación energética, y se alimentan las colmenas con menor cantidad de la que corresponde. Las abejas son seres vivos que necesitan energía, y si no las alimentamos de la manera correcta seguramente generaremos deficiencias que serán irreversibles o sobre las que habrá que gastar mucho más para recuperar las pérdidas.

Por eso, es importante evaluar en qué se puede ahorrar, dado que si bien es importante, más lo es no perder eficiencia y eficacia en lo que hacemos.

Pongamos por encima de todo a nuestras abejas y la calidad de lo que producimos, siendo conscientes de que lo barato termina saliendo más caro.

PARA PODER LOGRAR BENEFICIOS COPIEMOS A NUESTRAS ABEJAS EN SU FUNCIONAMIENTO COMO COLONIA. Esa es la forma de lograr beneficios y ahorrar.

 

AUTOR:

Tec. Masciangelo, Germán

 

PNAPI – PROAPI

 

EQUIPO DE APICULTURA DEL CENTRO REGIONAL SANTA FE DE INTA

  • Tec. Germán Masciangelo: Referente Territorial del Programa Nacional de Apicultura de INTA (PNAPI-PROAPI) para el Centro Regional Santa Fe.
  • Ing. Agr. Hernán Pietronave (NORTE)
  • Med. Vet. (M. Sc.) Ezequiel Bertozzi (SUR)

AER INTA ceres:

 

EEA INTA Rafaela:



Está disponible para descargar la versión PDF de este documento (abajo)

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Santa Fe