27 de Abril de 2020
Noticia

Abril el mes del compostaje

El Mes del compostaje se celebra en plena pandemia, entre el 22 de marzo, Día del Agua, y el 22 de abril, Día de la Tierra. Cuenta con el apoyo de Ministerio de Ambiente a través de la Resolución 92/2020. La campaña consiste en reflexionar, informar, capacitar y difundir acerca del sistema de reciclaje como parte importante de la gestión de residuos.

Compartir
+A -A

La iniciativa es impulsada por el grupo de Facebook Compostar es una papa. El uso de compost sobre los cultivos resulta estratégico en sistemas agroecológicos y en producciones convencionales con manejo sustentable porque recupera los residuos que genera el propio sistema, permite reciclar nutrientes y regula el stock de carbono en el suelo. 

El compost se puede hacer tanto en hogares como en unidades productivas agropecuarias, un nuevo hábito que aporta al cuidado del medio ambiente y a la reducción de residuos.

El compostaje permitiría disminuir la cantidad de basura orgánica de los hogares, que hoy representa un 50% y que de reciclarse pueden ser devueltos a la tierra en forma de humus para las plantas y cultivos. También, bajar el porcentaje de cultivos que no son aprovechados. Según la FAO se desperdician un tercio de los alimentos, que se producen en el 28% de las tierras agrícolas. Es en este punto en el que el sector agropecuario juega un papel fundamental utilizando sus residuos y transformándolos en fertilizante.

El agro argentino lleva varios años implementándolo en diferentes regiones y tipos de producciones. En 2019 se logró la Resolución conjunta 1/2019 entre la Secretaría de Control y Monitoreo Ambiental y el Senasa y, además, está en proceso de formación la Asociación Argentina de Compostaje (ASACOMP) integrada por científicos del Conicet, INTA, Universidades y profesionales del tema.

Además de ser económicamente viable y ayudar a mejorar la productividad de los suelos, el compostaje en el agro representa un menor riesgo para los cultivos, menor uso de fertilizantes inorgánicos y agroquímicos, y mayor resistencia a la erosión por el viento y el agua. Varios son los ejemplos en establecimientos productivos, entre 80 y 90 plantas industriales transforman residuos agropecuarios y urbanos en enmienda orgánica.

El uso de compost sobre los cultivos resulta estratégico en sistemas agroecológicos y en producciones convencionales con manejo sustentable, porque recupera los residuos que genera el propio sistema, permite reciclar nutrientes y regula el stock de carbono en el suelo.

Experiencias en economías regionales 

En Chaco se trabaja con residuos del deslintado de la semilla de algodón, yerba mate e industria forestal en Corrientes, orujo de vid en Mendoza, de manzana y de peras en Río Negro; en Salta y Tucumán con el bagazo de caña de azúcar y cítricos. 

Recientemente una firma metalmecánica nacional desarrolló un sistema de compostaje a través de unos equipos cilíndricos de acero, una especie de silos horizontales de 7 m³ a 15 m³ que acelera la transformación y lo que se logra al aire libre en 30 días, se obtiene en siete. Se lo llama Rotorbuey, es domésticos y de uso agroindustrial y se utiliza  en Laboulage y Montebuey, Córdoba en criaderos de cerdos. Desde el INTA Hilario Ascasubi se colaboró con la puesta en funcionamiento y análisis físico- químicos y microbiológicos.

¿Qué es y cómo se hace el compost?

Si bien se lo llama tierra negra, aunque no se usa tierra, pero tiene ese aspecto cuando se logra el producto final, que es estable y maduro,.

El compost es la transformación de residuos en abono orgánico, los desechos pasan por un proceso biológico, los componenetes indispensables son el oxígeno, la humedad y una etapa de altas temperaturas (mayores a 55°C) para que se haga de una manera eficiente. Consiste en la mezcla específica de residuos ricos en carbono como aserrines, papel, cartón, cascara de arroz, restos de poda, paja seca- con los ricos en nitrógeno – estiércoles, restos de frutas y verduras, de yerba y té.

Sus principales ventajas son un menor costo en la gestión de Residuos Sólidos Urbanos (RSU), mayor disponibilidad y recuperación de nutrientes, menor cantidad de residuos depositados en rellenos sanitarios o en basurales, menos vectores de enfermedades y ausencia de patógenos en el sitio de disposición final y disminución de gases de efecto invernadero (GEI).

Todo residuo tiene el potencial de hacer una transformación con el compostaje logrando un impacto muy positivo en el ambiente, por lo tanto la responsabilidad es del ámbito doméstico, agroindustrial, entre otros.


Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Buenos Aires
    • Hilario Ascasubi
Personas mencionadas: