30 de Julio de 2018
Noticia

Agua para la agricultura familiar

Organismos provinciales y nacionales promueven la construcción de soluciones apropiadas y sustentables para la región patagónica. El foco está puesto en la gestión y el acceso a este recurso básico, que constituye a la vez un derecho y un bien común.

Vital y estratégico. El acceso al agua es indispensable para las zonas rurales.
Compartir
+A -A

En el vasto territorio de la Patagonia conviven más de doce mil familias de agricultores familiares que desarrollan actividades productivas de relevancia para las economías locales. Crianceros, productores, comunidades de pueblos originarios y pobladores rurales, residen y producen hasta en los lugares más alejados de este territorio, afrontando las dificultades climáticas, de infraestructura, financieras, de estacionalidad y por el cambio climático para acceder con estabilidad a los recursos hídricos necesarios para la producción y la vida.

La región presenta múltiples escenarios donde el acceso y manejo del recurso agua adquieren diferentes características.

En las áreas de secano (sin sistemas de riego) lo más importante es garantizar la captación y el almacenamiento del agua, que proviene de fuentes muy diversas: vertientes, ríos, arroyos, pozos, lluvia.

Para los grandes valles con sistemas de riego estabilizados, la sustentabilidad se basa en la gestión y el drenaje junto al manejo de los suelos, mientras que en los pequeños valles se suele requerir la estabilización de los sistemas con obras de infraestructura y organización de los modos de gestión.

Por su parte, las áreas periurbanas y urbanas presentan grandes desafíos en cuanto a la preservación de las tierras de regadío, la salud de las cuencas y la producción de alimentos.

Completan la caracterización del territorio los desafíos que genera el cambio climático, en tanto agudiza situaciones extremas como sequías prolongadas y precipitaciones torrenciales.

Los proyectos de agua para la agricultura familiar implican siempre abordajes diferentes y obras de infraestructura que puedan dar soluciones en estos escenarios tan diversos.

Las experiencias se centran en resolver el acceso al recurso con fines múltiples (consumo domiciliario, riego y ganadero) mediante obras para utilizar aguas superficiales y subterráneas como captaciones de vertientes, perforaciones y jagüeles, obras de almacenamiento de conducción por canales y tuberías, almacenamiento en tanques, cisternas, tajamares, y distribución y priorización de usos.

En todos los casos la gestión en las diferentes etapas del proceso es fundamental para concretar los objetivos.

Las instituciones trabajan junto a organizaciones de la agricultura familiar, desarrollando capacidades a través de asistencia técnica y procesos de extensión e investigación, con el objetivo de garantizar el derecho a este recurso básico por parte de cada familia productora. El aporte de soluciones estructurales resulta en capacidades instaladas y en obras sustentables que logran atenuar los efectos del cambio climático.

En general, se trabaja en forma articulada con proyectos que benefician a una comunidad o a un grupo de familias. Cuando se logra bombear y conducir el agua desde una toma, arroyo, río o vertiente hasta un puesto en medio de la estepa; cuando se puede almacenar agua para los animales y regar huertas y chacras; cuando las mujeres no necesitan acarrear el agua en baldes para el consumo familiar, se ha logrado mejorar la capacidad productiva y la calidad de vida de la población rural. Esto va más allá del desafío técnico superado: significa arraigo, vivir de la tierra y un futuro productivo.

Gana fuerza entonces la política que entiende al agua no solo como recurso, sino como derecho y bien común.

Estas y otras experiencias se compartirán en las “Primeras Jornadas Patagónicas de Acceso y Gestión del Agua en la Agricultura Familiar-Trabunco”, del 27 al 28 de noviembre en Plottier, Neuquén, en la sede del Instituto para la Pequeña Agricultura Familiar (IPAF).

Se espera que participen instituciones, universidades, organizaciones de productores, profesionales y estudiantes.

En la organización de este evento, de carácter gratuito, trabajan el Ministerio de Producción e Industria de Neuquén, la Secretaría de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial de la Nación; el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Programa ProHuerta (INTA-Ministerio de Desarrollo Social), la Universidad Nacional del Comahue y el Instituto de Tierras, Agua y Medio Ambiente (Itama). Los interesados en participar pueden escribir a jornadaspatagonicasdeagua@gmail.com

Artículo publicado en el Suplemento PULSO del Diario Río Negro, el domingo 29 de julio de 2018.
Para más información:

Contacto para notas de prensa:

  • MAIRA GUIÑAZÚ - INTA Sede IPAF Patagonia, Tel: 11 3063 8379
  • VICENTE BUDA - Coordinador de ProHuerta en Río Negro y Neuquén, Tel: 294 2596881
  • AMALIA SAPAG - Subsecretaria de Producción, Ministerio de Producción e Industria de Neuquén, Tel: 299 4 519585
  • DANIEL GÓMEZ - Subsecretaría de Agricultura Familiar, Ministerio de Agroindustria de Nación, Tel: 299 6 319317

Contacto de prensa:

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Neuquén
    • Plottier
Personas mencionadas: