15 de Mayo de 2017
Noticia

Al rescate y conservación del raulí y el roble pellín

El INTA Bariloche incluye entre sus líneas de trabajo a esas dos especies forestales que forman parte del ecosistema de bosques templados andino patagónicos y que, por la calidad de su madera, han sido especies sobreexplotadas en el pasado.

Azpilicueta y Marchelli en el programa radial "El INTA en la Patagonia", que se emite por Radio Nacional Bariloche
Compartir
+A -A

Con el objetivo de conservar los bosques nativos de la región patagónica el Área Forestal de la Estación Experimental de INTA de Bariloche apuesta al estudio de sus especies nativas para llevarlas a cultivo. En particular, las investigadoras María Marta Azpilicueta y Paula Marchelli ponen el foco en el raulí y el roble pellín, dos especies emblemáticas de nuestra región, que también crecen en Chile. Las mismas forman parte del ecosistema de los bosques templados Andino Patagónicos, y por la calidad de su madera han sido sobreexplotadas en el pasado. Actualmente, en Argentina, ambas especies están protegidas ya sea dentro de Parques Nacionales o de reservas provinciales, espacios donde presentan la mayor superficie de su distribución.

Paula Marchelli, investigadora de CONICET en INTA Bariloche, explica que “como estas especies tienen una calidad de madera muy alta, se hace un aprovechamiento de sus bosques, siendo este el principal motivo de incluirlas dentro del programa de estudios, además de los servicios ecosistémicos y de belleza del paisaje que producen”.

Por su parte, María Marta Azpilicueta del Área Forestal del INTA Bariloche reconoce que “hay distintos factores que afectan a la regeneración del bosque, como por ejemplo la existencia del ganado, y a partir de ello se busca identificar cuál es la mejor población, el bosque más adecuado para extraer semillas y asistir a su regeneración, es decir ayudar al bosque a mantenerse en el tiempo”.

Las investigadoras son editoras de la publicación “Zonas Genéticas de Raulí y Roble Pellín en Argentina, Herramientas para la Conservación y el Manejo de la Diversidad Genética”. En el manual, difundido recientemente y escrito junto a otros investigadores, se agregan nuevos registros a la distribución de dichas especies forestales, dado que según explicaron, “a medida que se recorren zonas se descubren nuevos parches boscosos”. Es así, explica Azpilicueta,  que “por ejemplo los guardaparques dan aviso de que hay robles aislados en  Epulafquen entonces los incluimos, viajamos a la zona y así se van incorporando nuevos registros”. 

El trabajo da cuenta también de un procesamiento de datos moleculares de laboratorio, generados con el fin de agrupar las poblaciones que se asemejan genéticamente. Con toda la información reunida se definen zonas genéticas. Así, si hubiese que hacer una restauración en un bosque se debería colectar semillas de la zona genética que conforma, dado que ya están adaptadas a ese ambiente. Dicha acción permite mantener la estructura original de ese bosque. Además de conservarlo se espera que esas variantes genéticas ayuden al bosque a enfrentarse, por ejemplo, a los cambios ambientales que ocurren e a lo largo del tiempo.

Los estudios realizados permiten conocer también cuál es la diversidad genética que existe en las distintas poblaciones, es decir en cada uno de estos bosques. Cuanta mayor diversidad genética se pueda aportar en una restauración, más chances tendrá esa población de sobrellevar los cambios ambientales, dado que la variabilidad genética es la que brinda las opciones para adaptarse a dichos eventos. Asimismo, los niveles de diversidad genética de los bosques ayudan a identificar aquellos que resultan prioritarios para la conservación, en el marco del ordenamiento de los mismos (Ley Nacional de Bosques 26.331)[a1] .

El raulí y  el roble pellín, son  dos especies muy parecidas. Las hojas de ambos se distinguen mejor en otoño, el roble tiene tonos amarillentos y el raulí tonos rojizos; también hibridan y se encuentran hojas intermedias; cuando pierden su follaje, el roble pellín tiene placas en su corteza y el raulí presenta  grietas longitudinales en la misma.

La cuenca de mayor distribución de estas especies se ubica en  el circuito de los Siete Lagos, principalmente en el lago Lácar, en cercanías a San Martin de los Andes. En esa zona coexisten las dos especies y ocupan distintos nichos altitudinales: el roble pellín crece en la ladera por debajo de los 800 m y el raulí entre los 800 y los 1000 m sobre el nivel del mar. En la franja de superposición se produce hibridación natural entre las especies.

Paula Marchelli explica que como parte de la investigación se hizo una modelación de la distribución potencial a futuro con las dos especies en función de los informes de cambio climático a nivel mundial.  De la misma surge que el Raulí sufriría más el cambio climático en la mayor parte de su distribución, debido a la predicción de temperaturas más altas y a la menor precipitación a las medias históricas. El roble sería más afectado  en las zonas ubicadas  hacia el este y el norte de su área de distribución, que son más extremas desde lo climático. Aclara que “si bien estas son predicciones se observa que en muchas zonas se regenera más roble pellín que raulí, lo que ratificaría en parte tal predicción”. El roble pellín,  tiene también más tolerancia a condiciones de menores precipitaciones. El raulí se ubica a mayor altura, sobre los 800 metros y es más resistente a bajas temperaturas, con lo cual el incremento de la temperatura lo dejará en desventaja.

Frente al escenario descripto las posibilidades que se manejan y se han ensayado para el resguardo de las especies es llevarlas a otros sitios donde hoy naturalmente no crecen, o implementar bancos de semillas; es decir aprovechar períodos de mucha producción de semilla, recolectarla y conservarla en frío durante años, acondicionamiento totalmente posible.

Para más información:

Dra. Paula Marchelli
marchelli.paula@inta.gob.ar
CONICET - INTA Bariloche

Dra.Maria Marta Azpilicueta
azpilicueta.maria@inta.gob.ar
INTA Bariloche

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Neuquén
    • Argentina
    • Río Negro
Personas mencionadas: