22 de Abril de 2016
Noticia

Aves y mamíferos del Chaco semiárido y su relación con las prácticas agropecuarias

Un estudio realizado entre el INTA, el Instituto de Zoología de Londres y la Universidad Imperial College London (UK), relaciona la respuesta de las aves y los mamíferos a los diferentes usos del suelo en el Chaco semiárido.

Muestreo de aves en la región del Chaco semiárido
Compartir
+A -A

Conversamos con la Dra. Julieta Decarre, investigadora del Instituto de Recursos Biológicos

 

Julieta, ¿por qué eligieron trabajar en la región Chaqueña?

La región Chaqueña sudamericana es la segunda región boscosa más extensa del continente, luego de la selva amazónica. El 60% de su distribución se encuentra sobre territorio Argentino y el resto se reparte entre Paraguay, Bolivia y una pequeña porción en Brasil. Representa un sitio muy importante para la conservación, dada su alta diversidad de flora y fauna, como así también por su acerbo cultural ya que más de 25 etnias originarias mantienen su territorio dentro de esta región. Los cambios recientes en el uso del suelo han generado grandes modificaciones en el hábitat natural que queda disponible para la fauna silvestre. Esta situación nos motivó a plantear varias preguntas relacionadas a los posibles efectos que esta pérdida y modificación tan repentina de las condiciones ambientales tendrían sobre la biodiversidad y por ello seleccionamos esta zona como área de estudio.

 

¿Cuál fue el objetivo general que te planteaste? y ¿cómo se realizó el estudio?

El objetivo general del trabajo fue entender cómo las comunidades de aves y mamíferos silvestres responden a la intervención humana y cómo se distribuyen en el mosaico productivo. Para ello se seleccionaron cinco tipos de ambientes que incluyeron sitios naturales y ambientes manejados por el hombre, como ser: lotes de agricultura y potreros silvopastoriles, cortinas naturales de monte dispuestas entre lotes de cultivo y parches de monte nativo. En estos sitios se llevaron adelante muestreos de aves y de mamíferos durante los años 2011 a 2013 haciendo uso de diferentes metodologías y tecnologías apropiadas para cada grupo de estudio. Las aves, más fáciles de detectar e identificar a simple vista o por medio de sus cantos, se estudiaron en puntos de conteo donde se las identificaba y asociaba a un ambiente en particular. Mientras que los mamíferos, más elusivos y de hábitos crepusculares o nocturnos, se estudiaron utilizando trampas-cámara. Este dispositivo consta de una cámara de fotos digital adaptada con un sensor de calor y movimiento el cual se activa cada vez que un objeto con distinta temperatura pasa caminando por delante y captura una foto que queda como registro.

 

¿Cuáles fueron los resultados más destacados?

Algunos puntos interesantes que surgen de esta investigación son:

  • Las aves responden de manera clara y definida frente a la intervención y modificación del hábitat, observamos que el número de especies e individuos disminuye de manera abrupta en ambientes muy alterados y despojados de vegetación natural.
  • Los ambientes con manejos intensivos, como los lotes de cultivo, presentan una comunidad de aves de hábitos terrestres, que consumen principalmente granos, insectos y otros pequeños vertebrados que recolectan del suelo, como por ejemplo varias especies de palomas, el tero y el pirincho.
  • En los sistemas de producción silvopastoril, el ambiente natural se encuentra menos modificado que en la agricultura y por ello la diversidad y abundancia de aves aumenta significativamente. Varias especies características del monte nativo chaqueño fueron registradas haciendo uso de este ambiente, por ejemplo, numerosas especies de carpinteros y trepadores. Este efecto se registra gracias a que los lotes silvopastoriles conservan, en mayor o menor medida, algo de la estructura vertical que posee la vegetación del monte y ello resulta en una buena oferta de sitios de alimentación y de refugio para las aves.
  • Los ambientes con baja o nula intervención humana, como las cortinas forestales o los parches de monte, albergan una alta diversidad de especies y mayor cantidad de individuos respecto de otros ambientes. Estos sitios presentan una gran oferta de recursos a la cual las aves responden haciendo uso de variadas formas. Encontramos así diferentes especies insectívoras que se alimentan mientras realizan vuelos cortos, buscando entre el follaje de árboles y arbustos, o debajo de la corteza de los árboles, o directamente del suelo, como la tacuarita azul, el batará estriado o la palomita yerutí.
  •  Por otro lado, la diversidad y abundancia de mamíferos aumenta más gradualmente a medida que disminuye la intervención y la alteración del ambiente natural. De esta manera, y al igual que para las aves, los ambientes más empobrecidos fueron los lotes de agricultura. Allí se registraron algunas especies muy abundantes que están adaptadas a los disturbios y los manejos productivos, como el zorro gris, el zorrino y el peludo.
  • La comunidad de mamíferos en los lotes silvopastoriles es más rica en especies y presenta mayor abundancia de individuos que los campos de cultivo. Aquí habitan especies con requerimientos más específicos y que prefieren ambientes donde la vegetación les proporcione refugio y protección, como el oso hormiguero, la corzuela parda y el gato montés.
  • Las cortinas forestales y los parches de monte representan un hábitat muy importante para la comunidad de mamíferos que utiliza estos ambientes para trasladarse. Aquí se registró la comunidad más diversa y también especies características y con importancia de conservación como el tapir, el hurón mayor y el puma, entre otros.
  • Algunas especies de mamíferos amenazadas, como el Tatú carreta, el Pecarí labiado y el Pecarí Quimilero, solo fueron observadas dentro del Parque Nacional Copo. Este resultado indicaría que especies con requerimientos específicos de hábitat para reproducción, alimentación y refugio encuentran muy dificultoso el acceso a estos recursos fuera de sitios protegidos.

 

4 fotos en una Chaco Semiarido ambientes aves y mamiferos

 

¿Cuál es la importancia de este estudio en la región?

Este estudio es uno de los primeros realizados en la zona donde se comparan, por un lado, ambientes productivos y ambientes naturales tratando de determinar los efectos que la intensidad del manejo y la modificación del hábitat generan sobre la biodiversidad. La información derivada de este trabajo permitirá delinear recomendaciones de manejo de los ambientes productivos y facilitará el acceso a información de base para generar procesos de toma de decisiones. Por otro lado, es uno de los únicos trabajos realizados para dos grupos de fauna diferentes (aves y mamíferos) que fueran estudiados en la misma zona durante el mismo período. Esta característica es de suma importancia ya que la información permitirá delinear estrategias y recomendaciones unificadas que beneficien a ambos grupos teniendo en cuenta los requerimientos particulares que cada uno posee.

 

¿Cuál es la importancia de este estudio a escala global?

 

A nivel internacional existe información que nos impulsa a mirar en profundidad cuál es nuestra realidad local. Según un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, Living Planet Report), las poblaciones de vertebrados terrestres han disminuido alrededor de un 50% entre 1970 y 2010. Las principales causas de esta drástica disminución se relacionan con la explotación de las especies (caza y pesca) y con la degradación y pérdida de hábitat, siendo esta última una consecuencia del avance de las actividades productivas sobre los ambientes naturales. Nuestro estudio apunta a generar información de calidad que permita orientar a los tomadores de decisiones para lograr sistemas productivos amigables con el ambiente, que conserven y efectivicen el aprovechamiento de los recursos naturales y alcancen el objetivo de producir de manera sustentable.

Para más información:

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Chaco
Personas mencionadas: Julieta DECARRE