21 de Julio de 2016
Noticia

Biomasa como recurso energético: una experiencia conjunta

Técnicos del Instituto de Clima y Agua fueron convocados por la Empresa Cementos Avellaneda del partido de Olavarria, para realizar un reconocimiento de los suelos.

Compartir
+A -A

En el mes de diciembre de 2015, técnicos del Instituto de Clima y Agua fueron convocados por la  Empresa Cementos Avellaneda del partido de Olavarria, para realizar un reconocimiento de los suelos en los campos de la misma, con el objeto de determinar su capacidad para la implantación de especies forestales. Esto se debió al interés de  utilizar biomasa como recurso para incrementar la sustentabilidad de su matriz energética. La idea es desarrollar  bioenergía a partir de residuos biomásicos zonales. Para ello, el trabajo  propone, dentro de la superficie actual  disponible,  la implantación  de  forestaciones dedicadas.

El empleo de pellets producidos a partir de biomasa herbácea y leñosa, usando máquinas trituradoras o chipeadoras instaladas in situ,  pueden dar un valor agregado a los procesos de forestación como por ejemplo su uso bioenergético para la generación de energía eléctrica. En la elección de las especies a implantar, se ha tenido en cuenta los diferentes ambientes edáficos y las características climáticas de la región en que se ubica el establecimiento. 

La primera etapa del trabajo se realizó en gabinete, utilizando imágenes del satélite Landsat para  el análisis multitemporal, contemplando periodos de fuertes excesos hídricos y sequías con el objeto de determinar la capacidad de uso de los suelos de las áreas que se dispondrían  en forma definitiva o por plazos superiores a 20 años. 

Una vez obtenida la información, la segunda etapa consistió en el relevamiento a campo. Esta tarea coordinada por el Ing. Agr. Francisco Damiano, radicó en la toma de muestras de agua e identificación de los suelos in situ, quien luego realizara  análisis completo de toda la información y el diagnostico orientado, entre ellos determinó el nivel de fertilidad del horizonte superficial, la disponibilidad y calidad de agua, profundidad de roca para inserción de raíces, riesgo de erosión hídrica por pendientes elevadas y degradación por anegamiento superficial. 

Finalmente con todos los datos obtenidos, se efectuó una toposecuencia típica de “Paisaje-ambiente-suelo” del partido de Olavarría que quedó plasmada por la Lic. Stella Carballo en el  “Informe de avance para el relevamiento de los recursos biomásicos disponibles para bioenergía”. 

Expertos de las Estaciones Experimentales de INTA Concordia, 25 de Mayo, AER  Tandil, AER 9 de Julio, INTA Oliveros y EEA Delta del Paraná concluyen: “que es de gran interés para el sector que se ensayen especies de maduración  temprana, que permiten un aprovechamiento forestal sostenible apenas en unos pocos años”. 

El Programa 20-20-20  exige para el 2020  una reducción de reducción de gases de efecto invernadero  en diferentes porcentajes,  tanto en las emisiones producidas por el uso de combustibles líquidos  como  por la generación de energía, por lo que  los países  que integran la EU acumularon  una importante experiencia en cultivos o plantaciones bioenergéticos  aplicadas a este fin. 

En la Argentina existen muy pocas experiencias en plantaciones dedicadas, tal el caso de  Mendoza o Bella Vista, INTA Concordia, Entre Ríos, por ejemplo, lo que plantea un desafío interesante para el INTA  participar en esta experiencia tanto a nivel local como provincial.

 

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina