07 de Junio de 2013
Noticia

Bombas de soga: tecnología de bajo costo a la que acceden cada vez más familias santiagueñas

Un poco de ingenio, una simple soga y materiales en desuso suelen consolidar un equipo que supera en eficiencia y sustentabilidad a todos los mecanismos conocidos para el bombeo manual de agua: la bomba de soga. En el Este santiagueño, los técnicos del INTA trabajan para difundir y aplicar esta tecnología y generar grandes beneficios para las familias de productores.

La familia Moreno, en el Lote 8, ya disfruta los beneficios del práctico sistema.
Compartir
+A -A
Autores
, ,
Juan Marcelo Lagos
Unidades

Cada vez son más las familias del interior santiagueño que adoptan las bombas de soga en sus hogares para satisfacer la demanda de agua para distintos usos. Se trata de un sistema de captación de agua de pozos de distintas profundidades y que posee como ventajas su fácil construcción, bajo costo, mínimo esfuerzo y alta eficiencia.

Ingenio, economía, asesoramiento técnico y voluntad para adoptarlas son algunas de las posibilidades que facilitan la apropiación de esta tecnología entre las familias. La misma puede ser operada manualmente con poco esfuerzo y generalmente se  utiliza para extraer agua de pozos subterráneos para uso doméstico, para riego de huertas y pequeños cultivos o para abastecer de agua al ganado.

A través del financiamiento del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a nivel provincial el ProHuerta pretende instalar 400 bombas de soga en todo el territorio provincial. Cada A.E.R. perteneciente a la E.E.A. del Este de Santiago del Estero lleva adelante la tarea de difundir la tecnología y acompañar a grupos de pequeños productores o familias en la construcción de las mismas.

“Aquí en la zona de Los Juries ya tenemos funcionando unas 7 bombas y la idea es llegar a 20”, explicó el Ing. Agr. Raúl Willy. Por su parte el técnico Manuel Linch, de la A.E.R. Añatuya, indicó “Si bien es una tecnología muy conocida entre la gente pero estamos probándola con algunos grupos de productores, con quienes estamos realizando capacitaciones previas a la instalación”.

“Se ha buscado de instalarlas en los lugares donde las familias más las necesitan y un poco equidistantes unas de otras para que sirvan de modelo para que otras familias interesadas las puedan construir. Además tomamos en cuenta el impacto social de la bomba, por ejemplo instalamos una en el Lote 40 en un aljibe de agua muy grande que está ubicado en una posta sanitaria. Allí es usado por varias familias”, indicó Willy.

Uso beneficioso

En el Lote 8, a pocos kilómetros de Los Juries, la familia de Don Tito Moreno instaló una bomba y cuenta su experiencia. “Da buenos resultados por lo que estamos comprobando. Nosotros la armamos con la ayuda del INTA. Antes de la bomba teníamos que baldear el agua y era una tarea peligrosa, especialmente para los chicos y las mujeres de la familia. Ahora con esto no hay peligro y tranquilamente los chicos pueden extraer el agua que usamos para consumo nuestro”. En el caso de este pequeño productor el líquido es extraído de 8 metros de profundidad.

“Que la familia conozca cómo funciona, como se construye y que puedan ellos hacerles el mantenimiento periódico son parte de los resultados esperados”, agregó Willy. En este caso puntual son seis familias que habitan el predio y tienen las huertas que riegan con el agua extraída con las bombas.

El ProHuerta entrega los materiales para la construcción, brinda asistencia técnica y la mano de obra la aporta la familia beneficiada.

En el Lote 4, Diego y su familia hacen uso de la bomba instalada en agosto del 2012, siendo una de las primeras en instalarse en el territorio provincial. “Es una herramienta muy útil para hacer más liviano el trabajo de extraer agua. Solo requiere que le hagamos los mantenimientos correspondientes. No es ni costoso y difícil tenerla y menos cuando el asesoramiento de los técnicos esta. Aquí usamos un cuadro de bicicleta viejo como principal parte”, contó.

Características

“Este sistema debe adaptarse a cada realidad que presenta el lugar desde el cual se extraerá el agua. Un elemento básico a tener en cuenta es la profundidad del pozo subterráneo o aljibe y también el uso que se quiere dar al líquido. Ese cuadro de situación nos permitirá saber con precisión que materiales usaremos en la construcción”, explicó el referente del proyecto Pablo Cejas.

Construir esta bomba implica reciclar la mayor cantidad de elementos necesarios para su armado,  usando materiales de la casa en desuso, como por ejemplo: cuadro de bicicleta vieja, rueda trasera de bicicleta con piñón, cubierta de ciclomotor o moto, cámara de bicicleta, alambre y postes.

Los materiales necesarios para su armado son caños de materiales duro como pvc, polipropileno o galvanizado de una pulgada y en menor cantidad otro caño de una pulgada y media. Otro elemento es la soga, que debe ser de material fuerte y durable. Tanto caños como soga dependerá de la profundidad del lugar donde se desea extraer el agua.

Este sistema permite extraer agua mediante pistones de goma, a modo de arandelas, insertados y asegurados a una distancia que varía entre 50 y 70 centímetros, constituyéndose en los elementos claves del sistema debido a que son los que levantan el agua y la llevan por el tubo plástico hasta el vertedero. La capacidad de bombeo manual es de 60 litros por minuto.

La fuerza motriz es básicamente humana, pero la baja potencia requerida la hace apta para otros medios alternativos. Los principales beneficiarios son personas de bajos ingresos que obtienen el agua para beber y usos sanitarios con balde o bombas que deben ser reemplazadas y pequeños agricultores que obtienen el agua de pozos, para riego y bebida de animales.

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Santiago Del
    • Añatuya
Personas mencionadas: Raul Alberto WILLI, Manuel Angel LINCH