17 de Septiembre de 2020
Noticia

Buenas Prácticas Agrícolas: Uso de productos fitosanitarios

Es importante hacer un uso eficiente, seguro y responsable de tales productos. En esta nota se brindan recomendaciones técnicas para tal finalidad

Compartir
+A -A
Autores
,
Edición: Área de Comunicación ProHuerta La Pampa

Los productos fitosanitarios o agroquímicos son sustancias que protegen la sanidad de las plantas, minimizando o impidiendo el daño que las plagas, enfermedades y/o malezas pueden causar a los cultivos afectando el rendimiento y la calidad de la producción. Según qué controlen pueden ser acaricidas, fungicidas, insecticidas y herbicidas, según controlen ácaros, hongos, insectos o malezas, respectivamente.

 

En Argentina, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), es el organismo que luego de un análisis pormenorizado, puede otorgar la autorización para uso y comercialización del producto. Es importante hacer un uso eficiente, seguro y responsable de tales productos. Para tal fin se recomienda algunos aspectos técnicos:

 

En primera instancia, asesorarse con un profesional y seleccionar bien el producto. Es importante efectuar monitoreos para determinar umbrales que determinen el momento más susceptible y así aplicar la menor dosis posible, también utilizar siempre los productos de menor toxicidad, comprobar que el mismo no se encuentre vencido y que los envases estén etiquetados de acuerdo con la legislación vigente. Quien lo aplique debe estar capacitado y leer los marbetes para que estén prevenidos sobre posibles riesgos.

 

¿Qué son las etiquetas o marbetes? Son documentos que deben acompañar al producto e indican: cuál es el producto contenido en el envase, los cultivos donde puede ser aplicado, la dosis y forma de aplicación, las medidas de protección del aplicador y advertencias para el médico en caso de intoxicaciones.

 

La manipulación de los productos debe ser cuidadosa, el transporte se tiene que realizar en su envase original, cerrado e identificado, evitando golpes y caídas de los mismos durante las tareas de carga, transporte y descarga.

 

Es aconsejable establecer un área de preparación que no implique un riesgo para la salud del operario ni el ambiente, dicho sitio tendrá que contar con medidas para la contención de derrames y equipos adecuados con el fin de actuar rápidamente en caso de que suceda uno. Antes de abrir los envases de los productos, el operario deberá colocarse los Elementos de Protección Personal (EPP).

 

Tener en cuenta antes y durante la aplicación las condiciones ambientales, ya que las condiciones ideales de aplicación son: humedad relativa mayor al 50%, temperatura no mayor a 25°C, vientos menores a 10 km/h y se debe aplicar siempre con la dirección contraria a zonas urbanas o viviendas.

 

Es importante considerar que la aplicación de agroquímicos puede afectar a insectos benéficos como: abejas, mariposas y abejorros, los cuales requieren de especial cuidado ya que son responsables de la polinización de la mayoría de los cultivos, mejorando la cantidad y calidad de los mismos.

 

En el caso de las aplicaciones dentro de invernaderos en épocas calurosas, es conveniente realizarlas a primera hora de la mañana o al atardecer y asegurar la ventilación durante el tratamiento. Luego de finalizada la aplicación es importante señalizar las áreas tratadas y respetar el tiempo de reingreso. Al aplicar estos productos se tendrán que respetar las prohibiciones de no comer, beber, ni fumar.

 

Otro aspecto fundamental es la gestión de envases vacíos, ya que se debe garantizar que el manejo y los usos del material recuperado no impliquen riesgos para la salud ni el ambiente.

Por un lado, cada establecimiento tiene que contar con depósitos para su almacenamiento, sectores donde se realice la limpieza de equipos, con sitios preparados para lavarse con agua y jabón.

 

Una vez utilizado el producto se eliminarán los envases vacíos, según el tipo de envase, ya que se distinguen dos clases:

 

- Los envases clase A, son aquellos que pueden ser sometido a un proceso de reducción a partir del “Triple Lavado” debido a que el residuo en su interior contiene sustancias que se diluyen en agua.

 

- Los envases clase B, no puede ser sometido a proceso de reducción a partir del “Triple Lavado” ya que el residuo en su interior contiene sustancias que no se diluyen, no se dispersan o no se mezclan con el agua.

 

Los envases deben ser llevados al Centro de Almacenamiento Transitorio (CAT) autorizado y especialmente dispuesto a tal fin.

 

 

Para más información:

huespe.daiana@inta.gob.ar

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • La Pampa
    • General Acha
Personas mencionadas: