23 de Julio de 2020
Noticia

Comenzó un plan de mejoras en el suministro de agua para riego, largamente esperado en la Colonia Fiscal Sarmiento

Como resultado del trabajo integrado entre los productores de la zona, el INTA San Juan y el Departamento de Hidráulica, los regantes de esta tradicional zona vitícola del sur de San Juan podrán controlar los volúmenes de agua requeridos y utilizados. Buscan lograr eficiencia y diversificar su producción.

Canal matriz en la Colonia Fiscal Sarmiento, en el sureste de San Juan
Compartir
+A -A

Plano general de la Colonia Fiscal Sarmiento y anteproyecto de modernizaciónLa Colonia Fiscal Sarmiento (CFS) está ubicada en el sureste de la provincia de San Juan y fue creada en 1926 sobre terrenos fiscales ubicados en el Departamento Sarmiento. Tiene una población de aproximadamente 600 habitantes, cuyo principal medio de vida es la agricultura. Los saberes de sus colonos, mayoritariamente inmigrantes españoles, consolidaron su desarrollo mediante el cultivo de la vid, que sigue siendo el mayoritario, alcanzando el 90 % del área cultivada. El resto se distribuye entre horticultura y pasturas (alfalfa). La CFS está compuesta por 372 parcelas de 5 ha cada una, sumando un total de 1.860 ha hectáreas, con derechos de riego.

La Colonia presenta algunas particularidades que limitan su diversificación agrícola. El agua de que disponen para riego está concedida a partir de la cola del Canal Justo Moya, que abastece al distrito de Carpintería, en el departamento Pocito. Al ser cola del sistema de riego, recibe un caudal con grandes fluctuaciones, a lo que se suma el diseño y mal estado de sus canales y acequias internas, que no son adecuados para distribuir el caudal recibido.

El agua que llega está administrada por la Cooperativa Vitivinícola Cerro de Valdivia Ltda., en acuerdo con dos consorcios de aguas subterráneas creados durante la década de 1970 (uno para cada sección de la Colonia: Norte y Centro-Sur), momento en que se financiaron varias perforaciones. Esta forma organizativa, si bien ha dinamizado la zona, resolvió parcialmente los problemas de agua. El aumento de las tarifas eléctricas ha hecho que disminuyan las solicitudes de horas de pozo, llegando a comprometer la viabilidad del servicio, que debe ser soportado por menos productores.

Desde el año 2016, el INTA San Juan viene trabajando para mejorar las condiciones de riego de la CFS, a través de varias herramientas programáticas propias (y presupuesto propio), como así también mediante la articulación interinstitucional. De una encuesta realizada ese año, en el marco de uno de los 4 proyectos que el INTA desarrolló en la zona, surgió que había gran interés de la mayoría de los productores consultados, en contar con una estación de aforo y monitoreo de los caudales entregados por la Junta de Riego. También manifestaron la ventaja que aportaría la construcción de un reservorio colectivo en la cabecera, a continuación de la estación de aforo.

A partir de esta información se contrataron consultores de San Juan y Mendoza para elaborar un anteproyecto que determinara la viabilidad técnica e institucional de las obras acordadas. El mismo incluye los siguientes aspectos:

-              Estación de monitoreo y registro de los caudales recibidos a través del canal Colonia Fiscal, en cabecera de la CFS, con sistema SCADA y envío remoto de datos para su tratamiento.

-              Reservorio en terrenos aledaños, sobre la Ruta 40, aguas abajo de los aforos y con capacidad para almacenar 120.000 m3, pudiendo abastecerse tanto del canal como de los pozos comuneros.

-              Conexión por tubería de los pozos comuneros al reservorio.

-              Entubamiento y/o revestimiento de los canales internos existentes para minimizar pérdidas y flexibilizar los caudales distribuidos por sectores.

-              Impermeabilización de las acequias internas existentes.

-              Diseño de nuevos turnados de riego más flexibles y sectorizados, delimitando las agrupaciones para dimensionar los canales a impermeabilizar en cada caso.

-              Factibilidad operativa del nuevo diseño para implementar un riego a la Demanda Acordada.

-              Planta de producción fotovoltaica de 40 kW para abastecer de energía eléctrica a los pozos comuneros y otras demandas en la CFS, convirtiendo el distrito en usuario/generador de energías limpias renovables.

Este anteproyecto fue aprobado por los regantes y otros actores, y ya se está avanzando en la instalación de la obra central: una estación de aforo en la cabecera del sistema para la medición y monitoreo de los caudales recibidos. Para ello se cuenta con fondos gestionados en 2019 ante el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD-ARG/14/G55 “Manejo Sustentable de Tierras en las Zonas Secas del Noroeste Argentino y Cuyo”), implementado a través de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Construcción colectiva

Pruebas para calibrar medición. En rojo, onda radar de velocidad superficial y en azul, radar de altura del tirante de agua

En todo este proceso cada avance es fruto de una construcción colectiva donde el INTA desempeña un rol principal como articulador entre el Estado y el sector privado. Los artífices del escenario deseado son los productores de la CFS, representados en los dos consorcios de aguas subterráneas, poseedores de los pozos comuneros; y el Departamento de Hidráulica (DH), a través de la Junta de Riego de Pocito. Cumple un rol destacado la cooperativa local Cerro de Valdivia, que además de sus servicios productivos vitivinícolas, opera la provisión de agua subterránea a los productores, tanto a los asociados como los que no lo son. Es por este rol de proveedora de servicios hídricos, que la cooperativa fue elegida como la entidad ejecutora de un ANR por $2.400.000, otorgado por el PNUD y que es el que se está ejecutando actualmente para las obras de mejora.

A su vez, todo el proceso, desde que el INTA San Juan empezó a trabajar en la Colonia Fiscal S

armiento, se lleva adelante con fundamento en la Gestión Integrada de los Recursos Hídricos (GIRH). Sobre este encuadre, y puntualmente en la Modernización de los Sistemas de Riego, la FAO entiende que se trata de: “la mejora del servicio de suministro, con el objetivo de incrementar la productividad del agua y el valor económico de la producción, mediante cambios institucionales, organizacionales y tecnológicos”.

Esta obra primaria del proceso de GIRH, que está en plena ejecución, con fondos del PNUD, tiene por propósito el monitoreo de los caudales conducidos y entregados a la Colonia Fiscal Sarmiento y otros dos regantes dentro de la zona en estudio, sumando un poco más de 2.000 ha de derechos de riego. El objetivo del monitoreo es, por el lado de la demanda, poder registrar los caudales de manera continua y entregar el agua con arreglo a volúmenes asignados de manera equitativa. Y por el lado de la oferta, poder contrastar el agua de entrega programada por la Junta de Riego con la recibida en cabecera por los regantes, gestión que realiza la cooperativa. Esto, que parece sencillo, ha sido motivo de conflictos históricos y es lo que se intenta solucionar, más allá de la eficiencia buscada. En la Colonia, el proceso de GIRH ligado a la modernización del sistema colectivo de riego se propone: (1) mejorar el desempeño socioeconómico y ambiental del distrito, (2) servir como modelo de intervención de política pública en GIRH a nivel regional, (3) contribuir con el sector agroalimentario en agro-ecosistemas tipo oasis de regadío e (4) integrar la gestión del agua para riego con la del secano que forma parte de las mismas cuencas, de manera sostenible para los ecosistemas y sus servicios ambientales.

 

Ventajas que traerá la estación de aforo en la cabecera del sistema:

              Interactuar mejor con la Junta de Riego y acordar caudales diferenciales a lo largo de la temporada.

              Contar con el total del volumen anual asignado en función del pronóstico hídrico que realiza el Departamento de Hidráulica.

              Detectar los cambios de caudal no programados (pulsos) y poder determinar las causas que los provocan aguas arriba del sistema.

              Actuar conjuntamente con la Junta de Riego y el Departamento de Hidráulica en la mitigación de dichos pulsos de caudal no programados.

              Conocer los caudales y volúmenes entregados a cada regante, tanto en función del agua recibida del canal como la suministrada por los pozos comuneros, en uso conjunto.

              Ordenar los turnos de riego en función de los caudales y volúmenes entregados, de manera más equitativa y eficiente a la actual.

              Adecuar las entregas a las necesidades de los cultivos implantados, ajustando las curvas de oferta y demanda.

              Prorratear de manera más equitativa los costos de bombeo, pudiendo este servicio llegar a la totalidad de los regantes que lo demandan.

 

 

 

 

 

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • San Juan
Personas mencionadas: