18 de Abril de 2018
Noticia

“Contribuimos a mejorar la gestión del agua de riego en el territorio”

Lo destacó el Ing. Luis Bravo, Jefe de la Agencia de Extensión Rural Trancas del INTA, en el marco de una recorrida con productores y miembros de comunidades de los Valles Calchaquíes.

Compartir
+A -A

Los Proyectos Especiales (PE) del Programa Pro Huerta tienen como objetivo el desarrollo de actividades, obras y adquisición de equipamientos que favorezcan las producciones locales, contribuyendo con el mejoramiento de la calidad de vida y la reproducción social de pequeños productores, minifundistas, campesinos, colonos, miembros de pueblos originarios, puesteros, feriantes, artesanos rurales, agricultores familiares, entre otros de las distintas regiones del país. Los fondos para el financiamiento de estos proyectos son aportados por el Ministerio de Desarrollo Social (MDS) de la Nación.

En este marco, el Ing. Agr. Luis Bravo, jefe de la AER Trancas, y el Ing. Agr. Jorge Morandi, investigador de la EEA Famaillá, analizan los últimos avances de los proyectos especiales que se vienen ejecutando desde 2017 en las comunidades de los Zazos, El Tío y Ampimpa.

Bravo se refirió a la relevancia que tiene el uso del riego para la producción agrícola, contribuyendo a lograr una productividad elevada en un marco de sustentabilidad. “En los Valles Calchaquíes no se puede hacer ninguna producción agrícola sin el uso del riego. Desde hace bastante tiempo, distintas instituciones venimos trabajando para acercar soluciones. El agua como insumo agrícola impone conocer las necesidades y nivel de respuesta en cada una de las etapas de los cultivos, además de contar con métodos para su aplicación eficiente y herramientas prácticas para el manejo del riego. Un problema grave y de larga data es la variable disponibilidad de agua para riego en el tiempo y espacio, lo que pone en riesgo a las diferentes producciones agrícolas que se realizan”.

Estas etapas de acompañamiento a los productores de la zona buscan constituirse como un espacio para el intercambio de experiencias sobre tecnologías de manejo, promoviendo la discusión sobre iniciativas para mejorar la gestión del agua.

Para poder aportar agua al suelo reponiendo el nivel de humedad hasta que quede disponible para los cultivos es necesario que el agua infiltre hasta una profundidad necesaria en el perfil del suelo. Esto debe ocurrir de la forma más homogénea posible en toda la superficie que se riega. Para ello, existen diferentes métodos de riego, cada uno con sus ventajas y desventajas. En la zona de los Valles Calchaquíes, particularmente, se trabajó con sistemas de riego presurizado, donde el agua es conducida con presión por tuberías hasta llegar a los lotes a regar. No existe un método de riego mejor que otro, sino un método que se adapta mejor a cada situación o zona”, indicó el especialista.

Y, en cuanto a las convocatorias de proyectos 2017, señaló que “presentamos tres proyectos de riego y estamos en el punto culminante de todas las acciones que se vinieron llevando a cabo. En esta etapa se están instalando equipos en fincas de productores de las localidades de Los Zazos, Ampimpa. En el paraje El Tío, se instaló una red de distribución principal con entrega en cada finca que sustituye las acequias excavadas en el terreno natural”.

Finalmente, el Ingeniero definió a estos proyectos como una herramienta fundamental que permite resolver las problemáticas del territorio, aprovechando las oportunidades y articulaciones del medio. También, destacó que durante la ejecución de estos proyectos se capacitó a los comuneros y personal de irrigación en lo referente al diseño y elaboración de proyectos de riego en finca y la instalación de los mismos, por lo que la comunidad cuenta con los conocimientos, capacidades y destrezas para continuar completando los sistemas.

Por su parte, Jorge Morandi valoró el trabajo que se viene implementando desde hace varios años conjuntamente con colegas del medio que colaboran e interactúan aportando asistencia técnica y mejoras en los servicios de riego y administración del agua para la producción agrícola, consumo humano y bebida animal.

En esta oportunidad, y en el marco de los proyectos especiales, la tecnología que se está tratando de promover es la de riego presurizado, aprovechando los desniveles topográficos de la zona que permiten utilizarlo sin gasto de energía, simplemente con carga hidráulica. Es decir, por un lado, no se gasta energía para presurizar el agua y, por otro, se eficientiza su uso ya que se logra una mayor eficiencia de conducción, distribución y aplicación en relación al riego tradicional por inundación o manto”, aclaró el investigador.

Estos trabajos que estamos realizando son financiados por el Ministerio de Desarrollo Social a través de los Proyectos Especiales de Pro Huerta. Durante el año 2017 se han instalado equipos de riego, infraestructura y accesorios para riego, beneficiando a aproximadamente 80 pequeños productores de la zona de Ampimpa, Los Zazos y El Tío. Para desarrollar estas acciones no se ha partido de cero, sino que se ha tratado de potenciar el uso de una infraestructura construida en años anteriores por la Junta de Regantes de Los Zazos con aportes financieros privados y gubernamentales, mediante los cuales se instaló una red troncal en un área de alrededor de 60 hectáreas. Actualmente, estamos implementando servicios de riego intrafinca que van a cubrir unas 13 hectáreas, con lo cual se estaría completando un 40% del total potencial que tiene la red de riego de Los Zazos”, aseguró.

Morandi dijo que esto es una gran articulación interinstitucional porque involucra a la Cooperativa Los Zazos, el Consorcio El Tiu y a un grupo de Cambio Rural de la localidad de Ampimpa. También, remarcó que es sumamente destacable el aporte de la Dirección de Recursos Hídricos de Tucumán, que es la institución encargada por ley de administrar el recurso agua en la provincia. Lo mismo sucede con el apoyo y aval de la comunidad indígena de Amaicha del Valle, que no sólo brindó su apoyo institucional sino que, además, participó activamente en la organización; y los comuneros beneficiarios, que participaron aportando la fuerza de trabajo necesaria para la instalación de los equipos.

“Se ha realizado instalación de cañerías por aproximadamente tres mil quinientos metros, sin contar con los Zazos y Ampimpa. Si los incluimos, han sido más de catorce mil metros de cavado de zanjas en zonas muy complicadas por la pedregosidad presente en los suelos y por cuestiones de relieves abruptos. En este orden de cosas, los comuneros han tenido una participación muy importante. Por otro lado, estamos tratando de vincular el tipo de tecnología con el tipo de producción que se realiza en cada finca porque son distintas las alternativas tecnológicas para riego por goteo en vid, frutales o nogales; o lo que es el riego por aspersión en forrajes y verdeos de invierno o en el caso de la alfalfa. En este momento, estamos terminando las actividades previstas dentro de los proyectos especiales realizados en el 2017 y presentando propuestas para continuar a través de la cartera 2018”, concluyó.

Para más información:

Ing. Agr. Luis Bravo - bravo.luis@inta.gob.ar

Ing. Agr. Jorge Luis Morandi - morandi.jorge@inta.gob.ar

INTA EEA Famaillá

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Tucumán
    • Amaichá del Valle