20 de Octubre de 2021
Noticia

Cromatografía de Suelos como herramienta para la Agroecología

Se dictó un Taller sobre Cromatografías de Suelos a cargo del Ing. Agr. Maximiliano Níssero., productor y asesor privado especializado en Agroecología.

Compartir
+A -A

La misma se dividió en dos jornadas, durante la primera jornada el Ing. Níssero compartió en forma teórica los antecedentes y fundamentos de la técnica y se realizaron prácticas sobre muestras de suelo. En la segunda jornada del taller, los participantes avanzaron en cuanto a lectura e interpretación de los resultados de las cromatografías realizadas. 

Esta actividad, que contó con la participación de 12 técnicos de INTA y fue organizada por el Proyecto Local “Producción en Transición Agroecológica en Sistemas Extensivos del Centro Este de Entre Ríos" dependiente de la EEA C del Uruguay

¿Qué es la Cromatografía?

Es un método de análisis cualitativo que permite tener una visión general de las relaciones físicas, químicas y biológicas de los suelos.

Se realiza por la separación de mezclas complejas para caracterizarlas siendo un conjunto de técnicas basadas en el principio de retención selectiva, cuyo objetivo es separar los distintos componentes de una mezcla para identificarlos.

La técnica la desarrolló Ehrenfried E. Pfeiffer (1899-1961) y se realiza con una muestra de suelo molido en una solución de Hidróxido de Sodio (NaOH) reposadas durante un periodo de 8 horas, se utiliza papel de filtro tipo Whatman, impregnado en una solución de Nitrato de Plata (AgNO3).

El cromatograma se divide por zonas, que corresponden a diferentes espacios del recorrido de los compuestos presentes en la solución de suelo analizada. Identificándose 4 zonas:

A. Zona central de la oxigenación o de estructura del suelo

B. Zona interna de la presencia mineral.

C. Zona intermedia o de la materia orgánica

D. Zona externa o enzimática.

Los colores que reflejan el buen estado evolutivo y saludable tanto de los suelos son: amarillo, dorado, anaranjado, rojizo o marrón claro y tonalidades verdosas, mientras que las coloraciones que indican condiciones no deseables del suelo son: negro, ceniza, pardo muy oscuro, lilas o violeta, gris y tonalidades azuladas. Estas coloraciones reflejan un mal estado evolutivo y no saludable de los suelos.

La cromatografía ayuda a determinar la vitalidad del suelo, la calidad de vida de ese suelo, y la relación entre la materia orgánica y la mineralización, para lograr la deseada humificación del suelo. 

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Entre Ríos
    • Concepción del Uruguay
Personas mencionadas: Ing. Agr. Maximiliano Níssero