11 de Enero de 2021
Noticia

Decisiones productivas: modelos emergentes para la sustentabilidad

En un campo ganadero del sudoeste bonaerense el productor Mario Schwindt disminuye el uso de insumos químicos e intensifica la producción ovina. El INTA lo acompaña con herramientas de manejo mediante la extensión y la investigación. Aquí se presenta resumidamente, el programa de evaluación de alternativas multicriterio trabajado con Mario. En qué consiste y cómo se puede replicar la experiencia en campos ganaderos familiares de la región pampeana.

Compartir
+A -A

Mario Schwindt es un típico productor familiar de la región pampeana, dedicado a la producción de terneros y corderos. Hasta hace un tiempo, trabajaba las 100 hectáreas heredadas de su familia siguiendo un modelo productivo basado en el uso de agroquímicos para el recurso forrajero. Pero la experiencia le mostró que ese modelo aumentaba la degradación de sus potreros, y le restaba calidad y cantidad a los cultivos.  Por otro lado, cada vez tenía que invertir más dinero para subsistir. “En una economía tan chiquita, valores tan altos de herbicidas y fertilizantes iban a hacer que dejase de trabajar”, explica Mario. 

Como sucede en los pueblos y ciudades del interior de la Argentina las superficies familiares se reducen y las alternativas tecnológicas también. Pero Mario se puso como objetivo vivir de la producción del campo sin degradar los recursos naturales. Por ello, analizó alternativas y emprendió un camino de disminución de uso de insumos químicos y de intensificación de la actividad ovina.

Desde el INTA contamos con distintas herramientas para acompañar a los productores que, como Mario, resisten la presión constante del avance de cultivos extensivos como la soja y la falta de infraestructura habitacional y de provisión de servicios en general (luz eléctrica, caminos transitables, movilidad, centros educativos y de salud, comunicación, conectividad). En muchos casos, estas situaciones hacen que las familias productoras no puedan seguir viviendo en los campos de manera permanente. A veces, deben trasladarse a localidades urbanas cercanas y la realización de tareas prediales se dificulta y disminuyen los índices productivos. Muchos de ellos terminan dejando la actividad.

Mario es emprendedor, investiga, golpea puertas. Encontró en el INTA local asesoramiento y prestó su campo para numerosos ensayos, pruebas y visitas de productores, técnicos y estudiantes. Darío Morris, jefe de la agencia de Coronel Suárez nos dice: “Es muy importante contar con productores como Mario Schwindt ya que es una persona proactiva. Además, es observador, innovador y con una gran capacidad para el trabajo. Es un referente en los sistemas de producción de bajo insumos  dentro de la región. Desde la Agencia y EEA INTA Naredo trabajamos con una visión sistémica. Revalorizamos los sistemas integrados (agricultura y ganadería), utilizamos tecnologías de procesos, tenemos en cuenta las rotaciones, el manejo integrado de malezas y plagas, el ciclado de nutrientes, los cultivos de servicios . En el trabajo de Investigación y extensión, valorizamos el trabajo y los saberes del productor, pieza clave de los procesos productivos."

Mario Schwindt INTA IPAF Pampeana

Programa de Evaluación de alternativas

Desde el proyecto Evaluación de Impacto de Tecnologías y del Cambio Tecnológico de la actual cartera de proyectos del INTA aprendimos a usar el programa de evaluación de alternativas multicriterio: Visual Promethee. Ensayamos alternativas pensadas para mejorar la situación predial de productores como Mario: la tendencial (todo sigue igual), utilizar insumos biológicos en lugar de químicos, disminuir el uso de insumos químicos y reemplazar sus efectos por tecnologías de procesos, intensificar la producción ovina, pasar a un sistema silvopastoril. Los criterios de evaluación fueron económicos, ambientales y sociales. La información se puso en el software diseñado para ello. Según sus objetivos y racionalidad, Mario otorgó valores a cada uno de los criterios en el programa de computación. Valoró como importante el cuidado de los recursos naturales de su campo y en segundo lugar el ingreso económico y aspectos sociales. Con esas ponderaciones el programa ordenó las alternativas planteadas según sus fortalezas, debilidades.

Se obtuvieron los siguientes resultados:

 IPAF Pampeana - productor Mario Schwindt

El programa también presenta las alternativas en distintos gráficos, como el de redes que se muestra a continuación:

IPAF Pampeana - productor Mario Schwindt

Este gráfico muestra cada alternativa en nodos, las flechas indican la preferencia de una alternativa sobre las demás. Disminución gradual de insumos es la alternativa preferida completamente sobre las demás.

Silvopastoril es preferida completamente sobre bioinsumos y tendencial pero no sobre intensificación ovina (ya que tiene mas fortalezas pero también mas debilidades) y esta última es preferida completamente sobre la alternativa tendencial y bioinsumos.

Como conclusión encontramos que las alternativas basadas en técnicas de procesos (amarillas) son preferidas a las que utilizan insumos (azules). Así, Mario valora el cuidado de los recursos naturales, sin dejar de considerar los aspectos económicos y sociales, pero sabiendo que la base para producir es mantener y mejorar la fertilidad del suelo y la biodiversidad predial.

Estela Cristeche, coordinadora del proyecto comenta: “El análisis multicriterio discreto facilita procesos de toma de decisiones informados permitiendo comparar y ordenar diversas alternativas de acuerdo a su desempeño integral, considerando criterios de tipo económico, social y ambiental. Mediante un enfoque de aproximaciones sucesivas se va perfeccionando la definición de las alternativas y los criterios, así como también la valoración de estos últimos a partir de distintas estrategias de recolección de datos que permitan contar con modelos más precisos y robustos. En este sentido, contempla la integración del trabajo de profesionales de distintas disciplinas.”

En el caso específico de Mario, el sistema permite que un productor preocupado por la degradación de recursos naturales asociada a su sistema de producción, evalúe otras alternativas tecnológicas y productivas. La integración de información técnica permite identificar y contemplar conflictos y sinergias entre criterios de evaluación económicos, sociales y ambientales. Es una herramienta de apoyo a la toma de decisiones del productor a la hora de optar por realizar cambios en su sistema productivo. 

Si bien se trata de un ensayo con el software, los resultados coinciden con la elección de alternativas que Mario decidió realizar en su campo utilizando cada vez más tecnología de procesos. El productor nos cuenta que al trabajar en rotaciones de parcelas diarias, la bosta y el orín quedan en el lote, y la pezuña rompe la maleza y se asegura de dejar remanente para el rebrote. También realiza resiembras escalonadas de avena, vicia, cebada; así logra tener el suelo cubierto y, además, trata de producir su semilla, resultando ahora su principal gasto, el gasoil. 

En el IPAF región Pampeana, se analiza este tipo de modelos productivos por ser la base para zonas de amortiguamiento y para la promoción del arraigo rural. Además de las mejoras ambientales y sociales, encontramos en el análisis con Mario, que logró mejorar su margen bruto y la relación margen bruto/costo directo a partir de comenzar a comprender el funcionamiento del agroecosistema. Los criterios de valoración de su sistema concuerdan con los que propone la agroecología, y le permiten su emergencia para producir y contribuir a un medio rural con productores que ocupan y cuidan el territorio.

Historia de vida

Mario Schwindt

IPAF Pampeana - productor Mario Schwindt

Pone su sello personal y se desmarca allí, donde la estandarización productiva, marca las reglas. Tiene 63 años, dos hijos, un campo heredado junto a su hermana y un planteo de suplementación de corderos y manejo con bajos insumos, cuyos rindes, estudian los expertos. Tiene también un pasado de tres décadas como carpintero ebanista y otro pasado más próximo como diseñador y fabricante de juguetes didácticos para la Cooperativa Obrera (preparó incluso muestras para exportar a 17 países) hasta que, a la Made In Argentina ingresaron sin piedad los productos chinos: “quedé hecho pelota; salí a vender mis últimos 100 dólares y decidí cambiar de rumbo”. El rumbo de Mario fue la vuelta al campo de su infancia, donde sus padres, ahora grandes y con problemas de salud, habían tenido que pasar por esa transición tan típica de la región pampeana: de productores a rentistas.

Cuando se hizo cargo de esas 100 hectáreas familiares, se encontró un campo ganadero con mala rotación de trigo, que había estado en manos de un contratista. Así que cuando la soja cotizaba a 600 dólares la tonelada, Mario, a contrapelo del commodity, y mediante un análisis económico “a lo paisano” arrancó con 3 hectáreas de alfalfa, 5 vacas y 50 ovejas. De ahí, tenían que vivir dos familias. Ya estamos en 2006 y entonces decide sumarse a un grupo de Cambio Rural, del INTA Bordenave. Comienza a probar otras alternativas, siembra cebada para autoconsumo.  Pica, embolsa y prueba, a ensayo y error. Ya estamos en 2008 y la seca le arruina la cosecha. Persiste igual y en 2013 muere su padre. La unidad productiva familiar se achica con la sucesión, los insumos son carísimos y lo que hace Mario es prestar más atención a los cultivos, a las malezas. Integra un nuevo Cambio Rural Ovino, planifica un mejoramiento y se anima a diseñar otro manejo. El resto es presente: con un sorgo de 11 mil kilos de materia seca, avena con vicia, recuperación del suelo sin fertilizantes “ya que las pezuñas en el lote, hacen lo demás”. Lo demás es todo lo que hace Mario alrededor de su producción ganadera: brinda capacitaciones en la zona a productores y estudiantes universitarios, incorpora indicadores y metodologías que diseña junto a investigadores y técnicos del INTA, abastece 50 semanas al año con corderos a una carnicería de la zona y abre un nuevo círculo con una fábrica de pastas que ofrece ravioles de cordero braseado, como plato gourmet. “La locura hay que mantenerla latente y alimentarla todos los días”, dice Mario Schwindt. Lo dice en perspectiva, lo dice mirando hacia atrás, con la misma rigurosidad con la que antes diseñaba sus juguetes didácticos, con la misma obsesión del ebanista que fue.  Lo dice con el convencimiento del ganadero familiar, en el que se convirtió, a puro desafío innovador.

Por Cora Gornitzky (IPAF Región Pampeana)

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
Personas mencionadas: