20 de Julio de 2012
Noticia

Desertificación en Argentina: el problema de las 60 millones de hectáreas

La desertificación es la degradación de las tierras en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas derivada de un conjunto de factores, como las variaciones climáticas y las actividades humanas que inducen a la pérdida del potencial biológico, productivo y económico de los suelos.

En la Argentina las zonas áridas, semiáridas, y subhúmedas secas representan el 75% de la superficie
Compartir
+A -A
Autores
Unidades

La desertificación no constituye un problema aislado, sino que está relacionada con el cambio climático, la conservación de la biodiversidad y la necesidad del manejo sustentable de los recursos naturales. Los vínculos entre estos aspectos y los socioeconómicos son cruciales, pues implican un desequilibrio entre el sistema de recursos naturales disponibles y el sistema socio-económico que los explota.

En la República Argentina, las zonas áridas, semiáridas, y subhúmedas secas representan el 75% de la superficie total del país. En este contexto geográfico y ambiental, el Gobierno Nacional suscribió en 1994 la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, ratificada en 1996 por el Congreso de la Nación, mediante el dictado de la Ley 24.701. La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (SAyDS), es la autoridad de aplicación en materia ambiental de dicha Ley y en consecuencia constituye el Órgano de Coordinación Nacional (OCN) a través de la Dirección de Conservación del Suelo y Lucha contra la Desertificación.

Como elemento fundamental en el diseño de una Estrategia de Desarrollo Sustentable, se concibió el Programa de Acción Nacional (PAN) de Lucha contra la Desertificación. Según los datos del mencionado Programa en el año 2002, de los 270 millones de hectáreas que componen el territorio nacional, 60 millones estaban afectadas por distintos procesos y grados de desertificación.

Recientemente, a fines del año 2011, por iniciativa del Instituto Argentino de Investigaciones de las Zonas Áridas (IADIZA), dependiente del CONICET, la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA), se iniciaron actividades en el marco de la creación del Observatorio Nacional de la Degradación de Tierras y Desertificación, promoviendo un gran esfuerzo a nivel nacional, para su prospección y evaluación.

 

Sequía y aridez

Un factor relevante en los cambios de uso y cobertura del suelo y sus implicancias, lo constituye la variabilidad interanual de las precipitaciones, que requiere la diferenciación de dos conceptos básicos: sequía y aridez.

La sequía, expresa una situación meteorológica prolongada, caracterizada por la falta de lluvias en un territorio, donde las precipitaciones son  normales en cantidad y oportunidad. Como fenómeno meteorológico natural, recurrente y de difícil predicción, la sequía supone ausencia prolongada o déficit acusado de precipitación, implica variaciones de magnitud en el balance precipitación-evapotranspiración y constituye un componente muy importante de la desertificación.

El término aridez es empleado, en cambio, para señalar un estado habitual de déficit hídrico que implica períodos persistentes de sequía (varios años consecutivos) con déficit en el balance de agua, alternando con irregulares ciclos de lluvia. Expresa precipitaciones insuficientes para mantener una adecuada cobertura vegetal y un balance humedad-evapotranspiración negativo todo el año, o la mayor parte del mismo.

Debe comprenderse que la aridez  (fenómeno estructural climático), difiere de la sequía (fenómeno coyuntural); mientras esta última se manifiesta en el tiempo (períodos secos),  la aridez constituye un fenómeno espacial representado en las regiones áridas. El término desierto, se reserva para identificar un paisaje denudado a causa de la sequía y la aridez.

 

La situación en San Luis

En el  caso concreto de la Provincia de San Luis los factores de riesgo están dados por diversos motivos entre los que destacan la degradación de la cubierta vegetal, la erosión hídrica y eólica, la salinización y la compactación de los suelos entre otros desencadenantes.

Con la expansión de la frontera agropecuaria, adquiere importancia en regiones como la provincia de San Luis, el régimen de tenencia de la tierra. La irrupción de productores foráneos procedentes de la pampa húmeda en regiones semiáridas ó subhúmedas secas, constituye un verdadero factor de riesgo, respecto de la degradación de tierras y desertificación.

La existencia de suelos con limitaciones físico-químicas situados en áreas condicionadas por el clima, constituyen factores que explican la primera acepción de tierra marginal, por lo que debe restringirse la utilización de las mismas a su capacidad de uso.

La marginalidad, en un segundo sentido, puede también derivar de una sobre explotación del suelo durante varios años, o referirse a las tierras que se han utilizado tradicionalmente con fines productivos, pero que dejaron de cultivarse en un momento determinado por motivos socioeconómicos o de mercado. El laboreo de estas áreas con restricciones biofísicas, constituye un factor decisivo en la manifestación de los procesos degradativos y el posterior abandono de las explotaciones.

Por estos motivos descriptos entre otros, adquieren relevancia los procesos de concientización y el impulso de políticas sustentables.

 

Día mundial de lucha contra la desertificación y la sequía

El 17 de junio de 1994 se firmó la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación y la Sequía (United Nations Convention to Combat Desertification -UNCCD). El 19 de diciembre de ese año, la Asamblea General de la ONU proclamó el 17 de junio como el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía (Resolución 49/115) e invitó a los Estados a que dedicaran ese día a la sensibilización de la opinión pública y el impulso de la cooperación internacional para combatir sus efectos.

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
Personas mencionadas: