05 de Diciembre de 2020
Noticia

Dia Mundial del Suelo

Producción sustentable. Un futuro distinto es posible

Compartir
+A -A

El Día Mundial del Suelo (WSD) se celebra anualmente el 5 de diciembre como un medio para centrar la atención en la importancia de un suelo sano y abogar por la gestión sostenible de los recursos del suelo (FAO); para este año el lema de la campaña fue “Mantengamos vivo el suelo, protejamos la biodiversidad del suelo".

Este mensaje tiene por objeto crear conciencia de la importancia de mantener los ecosistemas sanos, luchando contra la pérdida de la biodiversidad, aumentando la conciencia sobre la preservación de los suelos y del ambiente.

Mucho se ha investigado, generado tecnologías de conservación y manejo de suelos que apuntan a su uso sustentable; es así que uno de los retos más grandes en este momento es la constitución de sistemas de producción y consumo que disminuyan el impacto sobre los recursos naturales y que contemplen las dinámicas sociales y, en especial, que no pongan en riesgo la permanencia de las comunidades humanas. Los problemas ambientales a los que nos enfrentamos demandan más conocimiento, necesitan una mejor comprensión del funcionamiento de los ecosistemas naturales, incrementando así nuestra capacidad para diagnosticar su estado actual y su “sensibilidad” ante los cambios inducidos en ellos por la actividad humana; también es necesario desarrollos tecnológicos que permitan avances sustanciales en la ecoeficiencia de los procesos sociales y productivos en los que se ve involucrada la naturaleza, así como en la búsqueda de sustitutos para los procesos que implican un mayor impacto en nuestro entorno.

Es muy conocido que el modelo agroexportador argentino en las últimas décadas produjo consecuencias sociales y ambientales negativas; deforestación, pérdida de biodiversidad y de servicios ecosistémicos, pérdida de conexión entre diferentes áreas, ambientes fragmentados y desplazamiento de poblaciones, fueron sus principales consecuencias. A esto hay que sumarle que tenemos nuevos desafíos globales como el cambio climático, pérdida de diversidad, desigualdad social. Todos ellos impactan negativamente sobre la sostenibilidad ambiental y conductas sociales.

En las últimas décadas, desde instituciones tecnológicas como el INTA se trabajó prioritariamente en línea con estos conceptos; recién en los últimos 10-15 años se empezó a tener una importancia sistemática, medios para facilitar la conexión entre la solución y el problema, mejorando nuestra capacidad de “comunicar” los problemas ambientales, informando mejor sobre “buenas prácticas” y alternativas, así como sobre la situación general del medio ambiente. Se empezó a plantear a la comunicación como una herramienta para alcanzar una sociedad sostenible y sensibilizada del cuidado y preservación del ambiente (agua, suelo, aire). Lo que se plantea lograr en términos comunicacionales es ir más allá de la mera tarea informativa: nos ponemos como meta divulgar, concientizar y sensibilizar, para conseguir así un cambio real a nivel comunidad. Es trabajar en el marco de lo que es la comunicación ambiental. Con la comunicación y la educación ambiental se forma a personas participativas e involucradas en lo que sucede en su entorno; se facilita desarrollar un pensamiento crítico, se enriquece la toma de decisiones informada y el paso a la acción, imprescindible para detener el deterioro de los recursos naturales.

La comunicación/educación ambiental debe tratarse como un proceso permanente en el cual los individuos y las comunidades adquieran conciencia de su ambiente, aprendan los conocimientos, los valores, las destrezas, la experiencia y, también, la determinación que les capacite para actuar, individual y colectivamente, en la resolución de los problemas ambientales presentes y futuros.

El deterioro socio-ambiental debe replantear la vinculación de la sociedad con su entorno natural, mediante un desarrollo sustentable, y reconocer la existencia de límites al desarrollo social, al crecimiento económico y a la explotación (abuso) de los ecosistemas, dado el estado actual de la tecnología, la organización social y la capacidad de la biosfera para absorber los efectos de las actividades humanas. Se debe formar una población cada vez más consciente y preocupada por todo aquello que afecte al ambiente y no solo que se preocupe, sino que además lleve a cabo acciones que permitan poner freno a la destrucción del lugar en el que todos habitamos y es que la importancia de la educación ambiental radica en que es factor clave para el desarrollo.

Ante la conmemoración del Día Mundial del Suelo, debemos aprovechar esta fecha para ser conscientes de los efectos perjudiciales  que tienen algunas actividades humanas sobre el complejo ambiental aire-suelo –agua y a la vez actuar en la conservación y remediación del recurso. 

Cárcava generada por una tormenta. Localidad de La Posta, dpto. La Cocha. Tucumán
Para más información:

Ing. Agr. Héctor Sánchez

Esp. Fertilidad de Suelo

Lic. Adriana Ruiz

Esp. Comunicación Ambiental

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Tucumán
Personas mencionadas: