14 de Abril de 2021
Noticia

Diez recomendaciones para un mejor uso y aprovechamiento del Agua en la Huerta

El agua es un recurso indispensable para el crecimiento de los cultivos. En este artículo explicamos distintas estrategias para maximizar sus beneficios y cuidado

Compartir
+A -A
Autores
,
Edición: Área de Comunicación EEA Anguil
, ,

Desde 1992, cada 22 de marzo se conmemora el Día Internacional del Agua, por una disposición de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Este año, 2021, el lema ha sido “Valorar el agua”. Es por ello que, para valorar la importancia del agua en el proceso de producción de cultivos, ofrecemos diez recomendaciones para utilizarla y aprovecharla mejor en la huerta.

 

 

1) Diseñar y ubicar por sectores aquellos grupos de plantas que requieren similares requerimientos hídricos (hidrozonas). Así pueden distinguirse canteros o zonas de baja, media o alta necesidad de agua. A su vez, cultivar sólo aquella superficie que se puede atender adecuadamente según tiempos y recursos disponibles durante todo su ciclo.

 

Por ejemplo:

 

- Bajo requerimiento de riego: aromáticas como romero, tomillo, orégano, comino. Ajo, cebolla, lentejas.

 

- Riegos frecuentes con poca agua: acelga, cebolla, espinaca, frutilla, espinaca, lechuga.

 

- Riego medio-moderado: arvejas, habas.

 

- Alto requerimiento de riego: puerro, apio.

 

Es importante señalar que los requerimientos de riego del cultivo pueden variar con la fenología de los mismos, la estación del año y las condiciones del suelo y ambientales.

 

* El momento crítico para habas y arvejas es cuando se forman las flores y se desarrollan las chauchas.

 

*En cultivos de hoja, como espinacas, acelgas, la mayoría de las coles y las lechugas, el periodo más crítico es entre 10 días y 20 días antes de alcanzar la madurez.

 

* Los cultivos de raíz, como zanahorias, rábanos y remolachas, requieren un riego moderado durante la estación de desarrollo y aumentar cuando las raíces comiencen a engrosarse.

 

Considerar también que las necesidades de riego varían según las estaciones (riegos más frecuentes en verano que invierno) y las condiciones meteorológicas (lluvias, vientos, entre otros factores).

 

 

2) Escoger y priorizar variedades adaptadas a las condiciones agroecológicas del lugar donde se desarrolla la huerta. Aquí también vale animarse a incorporar plantas nativas al espacio huerta. En nuestro caso para La Pampa, suelen requerir poco riego, como Piquillín Condalia microphylla (se consumen sus frutos en fresco y/o se puede elaborar arrope con ellos), Tomillo del monte Acantholippia seriphioides, o la zampa Atriplex lampa para saborizar comidas, o el té pampa Thelesperma megapotamienn, para infusiones.

 

 

3) Mantener especies rastreras o volubles que ofrecen protección al suelo, tanto de la erosión como de la evapotranspiración, y de esa manera contribuyen a mantener la humedad del suelo. En la zona de Santa Rosa, en verano, los cultivos de batata ofrecen muy buena cobertura, y en otoño-invierno el cultivo de arvejas. Especies no hortícolas, como vicia y mostacilla, pueden incluirse para este fin.

 

4) Mejorar la capacidad de infiltración y retención de agua del suelo, fundamentalmente a través de la incorporación de materia orgánica, como estiércol compostado, restos vegetales secos, compost, o la incorporación de abonos verdes.

 

5) Elegir un sistema de riego eficiente. El riego por goteo es una tecnología que se ha vuelto accesible para muchas huertas familiares y ofrece un gran ahorro de agua en el riego.

 

6) Regar en el momento más adecuado, y eso tiene que ver con las condiciones agroecológicas donde está localizada la huerta, así como también el sistema de riego utilizado.

 

7) Aprovechar el efecto de sombras, principalmente en épocas de verano. La proyección de sombra de plantas más altas o estructuras para tal fin, permiten que el suelo no aumente tanto su temperatura y así disminuir la pérdida de agua. Por ejemplo, estructuras tipo sombráculo contribuyen a disminuir la evapotranspiración.

 

8) Evitar el efecto de los vientos fuertes, ya que aumentan la pérdida de agua. Se pueden utilizar cercos vivos o cortinas vegetales como opciones para disminuir el efecto del viento. En invierno, los microtúneles también ofrecen un buen reparo.  

 

9) Utilizar acolchado vegetal o mulching entre las plantas cultivadas, lo que contribuye a retener humedad en el suelo.

 

10) Recolectar agua de lluvia en recipientes y almacenar adecuadamente para utilizar en el riego de los cultivos.

 

 

 

 

Para más información:

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • La Pampa
    • Ciudad de Santa Rosa
Personas mencionadas: