09 de Octubre de 2020
Noticia

Docencia Remota: Enseñar y formar en una nueva realidad

En el marco del ciclo de capacitaciones virtuales, Gabriel Morici, junto con otros docentes del Área de Parasitología, dicta clases de Enfermedades Parasitarias a los alumnos del cuarto año de la Universidad del Salvador.

Compartir
+A -A

Las clases se desarrollan utilizando diferentes plataformas digitales (Blackboard Collaborate, Zoom, YouTube), con el fin de lograr la integración del alumno mediante presentaciones en vivo y el intercambio de contenidos digitales en tiempo real. Todo esto permite tener una llegada importante a la gran mayoría de los alumnos anotados en la materia, haciendo posible a su vez alcanzar a aquellos que poseen limitantes en relación con la conexión de internet. De la misma manera se procede con las instancias de evaluación, realizando exámenes mediante teleconferencia y el intercambio de formularios digitales.

 

A continuación, Gabriel Morici nos cuenta su experiencia respecto de la modalidad de trabajo y su percepción como docente/disertante durante este tiempo de cuarentena.

 

¿Cómo te sentís trabajando en la coyuntura que nos toca, no yendo de forma presencial a tus tareas?

La virtualidad de la cursada exige un fuerte compromiso por parte de los docentes y los estudiantes. En las clases presenciales se logra generar un vínculo docente-alumno que es irremplazable, y la cursada virtual intenta continuar con esa línea. Es por eso que debimos adaptar las clases y los contenidos a la nueva realidad. Para esto contamos con un importante apoyo de parte de la Universidad del Salvador a través de sus constantes capacitaciones en relación con la nueva modalidad de enseñanza. La materia que dictamos incluye actividades prácticas de laboratorio y de campo que lamentablemente no se pueden llevar a cabo, por lo que intentamos centrar la cursada en la adquisición de los conocimientos teóricos para que, cuando sea posible realizar las prácticas, el alumno pueda aplicar lo aprendido.

 

¿Qué te genera sostener tus actividades en estas circunstancias?

Ante todo es un nuevo desafío, que requiere de compromiso y responsabilidad. Es una oportunidad más de aprendizaje y superación para el cuerpo docente. La experiencia del cuatrimestre anterior nos dejó una satisfacción muy grande al ver que el ida y vuelta con los alumnos fue tan fluido como esperábamos.

 

¿Por qué es importante que sostengas este tipo de acciones remotas vinculadas a la educación?

Hoy, que nos toca vivir esta situación totalmente atípica, tenemos la enorme suerte de contar con los recursos tecnológicos necesarios para llevar adelante el proceso educativo de la mejor manera. Debemos —y lo venimos haciendo— adaptarnos para seguir brindándoles a los alumnos los conocimientos necesarios para su futura profesión. Aunque no sea fácil e implique un esfuerzo mayor, la formación académica como herramienta transformadora debe continuar.

 

Como docente remoto, ¿cómo ves el rol y/o el aporte de INTA en su vínculo con la comunidad educativa?

Creo que la relación que se establece entre las instituciones educativas y los organismos de ciencia es sumamente enriquecedora. El INTA, desde sus diferentes áreas, cuenta con excelentes profesionales y especialistas con gran vocación docente. En esta interacción los alumnos, más allá de obtener los conocimientos básicos de la materia, pueden informarse de manera actualizada, lo cual se suma a la posibilidad de acceder a la realización de las prácticas correspondientes en los laboratorios de la institución.


Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Buenos Aires
    • Hurlingham
Personas mencionadas: Gabriel Edgardo MORICI