01 de Octubre de 2019
Noticia

El fuego enseña: lecciones aprendidas

Los incendios rurales, sin control antrópico comprenden la propagación del fuego en ambientes agropecuarios con efectos no deseados para los recursos naturales y las mejoras rurales.

Compartir
+A -A

El 29 de septiembre se realizó el III taller sobre incendios rurales del espinal y del monte en el INTA Hilario Ascasubi. Se contó con la participación de 22 asistentes pertenecientes a distintas localidades del Sudoeste bonaerense: Bahia Blanca, Algarrobo, Médanos, Hilario Ascasubi, Pedro Luro, Stroeder y de Lihué Calel, parque nacional de la provincia de La Pampa.

La principal temática abordada en este taller fue sobre las lecciones aprendidas con enfoque en la prevención y la mitigación del fuego. Los profesionales del INTA iniciaron con una breve presentación ubicando las provincias fitogeográficas del espinal y del monte mostrando la distribución y cuantificación de los fuegos ocurridos para el 2017, 2018 y 2019 (enero, febrero y marzo). También se mostró las áreas quemadas que se detectaron en las imágenes satelitales y puntos de calor captados con los diversos sensores satelitales. 

Con las conclusiones de los anteriores talleres se presentó un resumen de las actividades para mitigar los incendios que generó el decálogo de recomendaciones para prevenir incendios. 

El decálogo

1. Mantener alambrados, cortafuegos y picadas libres de vegetación.

2. No arrojar colillas de cigarrillos encendidas.

3. Evitar detenerse en banquinas enmalezadas y sin mantenimiento o transitar huellas sin mantenimiento. 

4. Si se realiza fuego debe apagarse con agua y tierra.

5. No quemar residuos ni pastizales durante los días ventosos.

6. No utilizar el fuego para hacer limpieza de canales o rastrojos.

7. Tener precaución con la utilización de herramientas que produzcan calor y chispas. 

8. No dejar materiales inflamables expuestos a altas temperaturas como, papel, pintura, solventes y/o combustibles.

9. Eliminar vegetación alrededor de zonas de almacenamiento de heno.

10. Realizar tareas de mantenimiento de tractores y cosechadoras (apaga llamas). 

11. Encender fuego sólo en zonas y épocas autorizadas.

12. Alertar a las autoridades del aumento de la vegetación en vías de comunicación.

13. Es fundamental contar con todo el apoyo del dueño del establecimiento cuando se produce el incendio.

Para finalizar la presentación se expuso el mapa de peligrosidad de incendios generados por SEPA, herramienta satelital para el seguimiento de la producción agropecuaria del Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar donde se destaca que la provincia de La Pampa y el partido de Villarino están en condiciones de riesgo alto a muy alto, más que el partido de Patagones para la 2da quincena de septiembre 2019. Este índice se calcula a partir del análisis temporal del índice de vegetación, asociado a la cantidad y estado de la vegetación acumulada en superficie.

Los representantes de los distintos cuarteles expusieron sus problemáticas y experiencias en el ataque y combate del fuego, resaltando las dificultades vividas en el combate del fuego.

Durante la tarde los participantes se distribuyeron en grupos zonales. Cada uno trabajó en cartografía social (producción de mapas sociales colectivo, horizontal y participativo) a través de la representación en dibujos de las experiencias de los distintos eventos en situaciones de abordaje, peligro, limitantes y factores que favorecieron a dicho suceso. 

La realización del mapa a través de la cartografía social implicó una tarea compartida, con intercambio de ideas, un debate sobre acciones, objetivos, conflictos y finalmente consensos.

Los grupos reiteraron el tema de la seguridad para todo el equipo de combate y la necesidad de contar con:

a) Guía dentro del establecimiento para que no ocurran pérdidas tanto de equipos como de vidas humanas. Estos temas conductores dieron la posibilidad de profundizar e insistir en el manejo de información para el monitoreo preventivo y seguimiento de los siniestros rurales. 

b) La importancia de remarcar la realización de los trabajos de corta fuegos o mantenerlos sin cubierta vegetal. Recordar que el ancho no debe ser menor a 8 m de cada lado del alambrado, tanto con vegetación verde como seca. Los alambrados se deben mantener lo más limpios posibles, estos son los de mayor costo para el establecimientos, en caso de incendios. Mantener las banquinas de los caminos y vías férreas sin vegetación. Ajustar la carga animal en potreros donde predomina los pastizales y arbustales abiertos. 

b) Alertar a los bomberos con 72 horas si se va a iniciar una quema controlada de los potreros. Extremar los cuidados si se inician fuegos, asegurarse de extinción total y no retirarse del lugar si no se está verdaderamente seguro de que no quedaron cenizas con temperatura o brazas. Alertar a las autoridades del aumento de la vegetación en vías de comunicación. 

En caso de producirse el incendio contar con un guía o persona que pueda indicar el acceso transitable a los bomberos y poder desempeñar dicha labor. Es fundamental contar con el apoyo del dueño del establecimiento.

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Buenos Aires
Personas mencionadas: