04 de Julio de 2018
Noticia

El INTA potencia la restauración de los bosques nativos

En el marco de la plataforma ForestAr 2030 del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, el INTA ganó seis proyectos en la primera convocatoria del Plan Nacional de Restauración de Bosques Nativos. Uno de ellos beneficiará a la provincia de Mendoza.

Para el proyecto con sede en Mendoza se instalarán dos viveros de algarrobo.
Compartir
+A -A

En el concurso por fondos del Plan, el INTA ganó seis proyectos: uno de la EEA Esquel, tres de la EEA Bariloche, uno de la EEA Junín y EEA Rama Caída en conjunto, y uno de la EEA Famaillá. Los proyectos son de 3 años y se inician en el corriente mes de julio.

Junín y Rama Caída

En el proyecto "Restauración del Monte Nativo Mendoza-INTA" se plantea la producción, plantación y establecimiento de especies forestales nativas, especialmente Algarrobo (Prosopis spp.), a fin de lograr la reforestación de áreas ganaderas de secano, en sistemas silvopastoriles.

Para esto se establecerán dos viveros que producirán la flora nativa, uno en el Campo Anexo La Forestal, de la EEA Junín y otro en la base de incendios del Plan Provincial de Manejo del Fuego, en el sur provincial. Para concretar el proyecto, se identificaron dos campos ganaderos afectados por incendios en 2016 y 2017, en donde se llevará a cabo el trasplante de 10.000 ejemplares en una superficie de 50 hectáreas durante 3 años. Para la ejecución del primer año se obtuvieron $1.850.000.

Los responsables de este proyecto son Gaby Quagliariello, de la EEA Junín, y Sebastián Mora, de la EEA Rama Caída. Cuentan con el acompañamiento de Sebastián Melchor y Mariano Bourguet, de la Agencia de Cambio Climático (Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Gobierno de Mendoza) y de Natalia Naves, del Área de Extensión Forestal (Dirección de Desarrollo Foresto Industrial, Ministerio de Agroindustria de la Nación).

Bariloche

El primer proyecto corresponde a la restauración de dos sectores del bosque de lenga en la ladera sur del Cerro Otto de Bariloche, afectados por sendos incendios de los años 1995 y 2013. En él participan, junto con el INTA, la Tecnicatura en Viveros de la UNRN, la Secretaría de Ambiente de la Municipalidad de Bariloche, el Ministerio de Ambiente de Río Negro y la Subsecretaría de Bosques de Río Negro. Cuenta con un presupuesto de $ 1.178.350 para su primer año de ejecución. Las tareas de restauración activa incluirán la plantación de lengas, cipreses, ñires, maitenes y coihues.

El segundo proyecto es liderado por el Área Forestal del Parque Nacional Nahuel Huapi e intervendrá en la Península de Quetrihué, procurando la erradicación de una extendida invasión de arces, y en la Isla Victoria, reforestando con especies nativas áreas antropizadas desde la primera mitad del siglo XX. Cuenta con un presupuesto de $ 786.774 para el primer año.

Y el tercer trabajo de la EEA Bariloche fue la presentación del Proyecto de Restauración de ambientes ribereños patagónicos con Salix humboldtiana (Sauce Criollo), donde participa como coordinador, Leonardo Gallo.  El Sauce Criollo, único sauce nativo de América del Sur, es la especie arbórea más amenazada de la Patagonia. El monto aprobado es de 1.723.000. La administración de los fondos las realizará la UFLO (Universidad de Flores, sede Neuquén) y participan: INTA Bariloche; INTA Esquel; INTA Zapala; UFLO; Áreas Protegidas provincia de Chubut; Dirección de Bosques de la Pcia Neuquén; Dirección Bosques Pcia. de Río Negro; Municipalidad Plottier y Municipalidad Cipolletti.

Los sitios a restaurar son: General Conesa (Río Negro); Isla Jordan (Cipolletti, Río Negro); Reserva natural Plottier (Neuquén) y Reserva natural Piedra Parada (Chubut), que representan un total de 51 hectáreas.

Esquel

Por su parte, Axel Von Muller, de la EEA Esquel, participa en el proyecto "Contribución al proceso de restauración de áreas de bosques nativos degradadas, en las localidades de Atilio Viglione y Trevelin (Chubut) mediante plantación, protección y provisión de platines de especies forestales nativas". El mismo tiene por finalidad la restauración activa de áreas degradadas por incendios y ganadería, garantizando la provisión de platines de especies forestales nativas al territorio (lenga, coihue, ñire y ciprés de la cordillera). Cuenta con un presupuesto para el primer año de intervención de $ 1.304.000. Participan de este proyecto productores de Aldea Las Pampas y Río Pico y técnicos de Cambio Rural, además de los técnicos de la EEA Esquel INTA.

Famaillá

En el proyecto presentado por la EEA Famaillá participa el Dr. Luis Fornés y lleva por título: "Generación, propagación y provisión de material genético apropiado para la restauración y recuperación de las funciones ecosistémicas del bosque en diferentes situaciones de disturbio de la Cuenca Salí-Dulce". Este proyecto busca la restauración de diversos bosques degradados en esa importante cuenca fluvial, mediante la propagación y provisión de las principales especies arbóreas de los ambientes afectados. Para el primer año cuenta con un presupuesto de $ 480.000. Los actores involucrados en este proyecto son cinco: la Fundación ArgenINTA (INTA-Centro Regional Tucumán-Santiago del Estero-EEA Famaillá, Tucumán); la Escuela Agrotécnica Alberdi de la provincia de Tucumán y las ONG´s Proyungas, Fundefma y Sustentarnos.

El Gobierno Nacional se propuso para el año 2030 alcanzar una deforestación neta cero, lo que implica continuar reduciendo la deforestación y también restaurar los bosques nativos degradados. Esta iniciativa del Ministerio de Ambiente es impulsada junto con los ministerios de Desarrollo Social y Trabajo con el objetivo de alcanzar 20.000 hectáreas anuales restauradas para el año 2023, estimando la creación de 5 mil puestos de trabajo en los próximos años, derivados de la inversión pública y privada.

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Mendoza
    • Junín
    • Argentina
    • Mendoza
    • Rama Caída
Personas mencionadas: Roxana Gaby QUAGLIARIELLO, Sebastian MORA