16 de Marzo de 2021
Noticia

El INTA Sáenz Peña avanza en el estudio y generación de un rodal semillero de material selecto de prosopis alba “algarrobo blanco”

El algarrobo blanco (Prosopis alba) es una de las especies arbóreas nativas más conocidas y con mayor dispersión territorial del norte argentino. Su madera tiene un alto valor para la industria forestal y es reconocida por su calidad para la industria de los muebles. También es una de las especies nativas más utilizada en forestaciones, motivo por el cual es de gran importancia avanzar en el mejoramiento del material a implantar y en el manejo silvícola adecuado.

Rodal semillero de Prosopis alba, 5 años de edad. EEA INTA Saenz Peña
Rodal semillero de Prosopis alba, 5 años de edad. EEA INTA Saenz Peña
Compartir
+A -A

El INTA a través del programa nacional de mejoramiento genético, durante varios años evaluó el desarrollo de ensayos de distintos orígenes de semillas de Prosopis alba, proveniente de rodales naturales del parque chaqueño. A partir de esos estudios se seleccionó uno de estos materiales por su destacado crecimiento en diversos sitios estudiados. En el año 2015 comienza a instalarse una plantación de 3 hectáreas con el propósito de establecer un rodal semillero puro de este material selecto, que se destaca por rapidez en el crecimiento y buen porte forestal con potencial maderable.

Objetivo del rodal semillero

Disponer de material selecto de origen y calidad conocidas con alto grado de uniformidad, con características destacadas de crecimiento y porte forestal. En el mediano plazo producir semillas para la producción de plantines de algarrobo destinados a plantaciones forestales. En el largo plazo avanzar en la selección y seguir mejorando el rodal instalado.

 

 Medición del rodal a los 3 años

Imagen 2: Medición del rodal a los 3 años de edad.

 

Manejo silvícola

El rodal se implantó con un distanciamiento de 3m x 3 m, es decir con una densidad inicial de 1111 plantas/ha. El manejo silvícola consiste en la aplicación de podas tempranas orientadas a mejorar la calidad del fuste y producir madera de calidad “libre de nudos”. La primera poda de carácter selectiva y con el objeto de mejorar el fuste maderable se aplicó a los 18 meses de edad. La segunda poda es sistemática y aplicada a todas las plantas, se efectúa a los 2 años de edad y a partir allí a intervalos de 2 años se recomienda levantar la poda, al menos en 2 oportunidades más. En el año 2020 se practicó el levante de poda, llegando hasta los 2 metros la altura de fuste y se espera aplicar una tercera poda a los mejores ejemplares hasta una altura de fuste de 3 metros como mínimo. A su vez se llevan a cabo estudios de diferentes combinaciones de podas y momentos de aplicación, a los efectos de encontrar el manejo que brinde los mejores resultados. El primer raleo se realizó a los 3 años de edad con el objeto de disminuir la competencia entre árboles y mejorar la estructura del rodal.