11 de Diciembre de 2018
Noticia

El proyecto ganador de ProHuerta Innova es...regador renovable

Uno de los 12 ganadores de ProHuerta Innova fue el proyecto de Joaquín, Francisco y Javier de 4to año de la Escuela Rural Secundaria N° 5 de Colonia San Adolfo del partido de Villarino, sur de la provincia de Buenos Aires.

Joaquín, Francisco y Javier de 4to año junto a la profesora Gioventu de la Escuela Rural Secundaria N° 5 de Colonia San Adolfo y los técnicos del INTA H. Ascasubi.
Compartir
+A -A

Lorena Tonín, directora de la Escuela Secundaria N°5, resumió sobre los fundamentos del proyecto del regador renovable que se presentó en Pro Huerta Innova.

"Ante esta problemática, los alumnos decidieron fabricar un regador económico que utiliza energía renovable y funciona en forma autónoma, mientras se realizan otras tareas en la huerta. Funciona con la presión del agua, se conecta la manguera al regador y se desplaza por el surco regando la siembra y puede cubrir un metro cuadrado de riego. Este sistema permite un uso eficiente del agua, pero se debe contar con buena presión. Algunas ventajas del equipo son: imita el riego de la lluvia, aporta humedad ambiental y agua asimilable para las hojas, regula la temperatura de toda la planta, limpia el polvo de las hojas y permite regar zonas desniveladas", explicó Lorena Tonín.La escuela tiene, hace tres años, una huerta agroecológica que realizan con acompañamiento del programa Pro Huerta del Ministerio de Desarrollo Social y el INTA Hilario Ascasubi. Durante la época escolar la huerta se encuentra bajo el cuidado de alumnos y docentes, pero en el período de vacaciones es muy difícil concretar el riego", relató.

"Se cuenta con un prototipo y están convencidos que si logran construirlo de forma eficiente, no solo solucionarían su propia dificultad, sino que podrían replicarlo para otros cultivos y lugares del país", concluyó la directora Tonín. 

Fernanda Gioventu, profesora  de físico química y preceptora de la Escuela de San Adolfo, relató el desarrollo de la experiencia desde el inicio. 

"La huerta escolar la realizamos con el asesoramiento de los técnicos Martin Barrera y Julián Pérez Pizarro del INTA Hilario Ascasubi que acompañan junto con  la profesora de biología de Florencia Poeto. También la escuela es beneficiaria del proyecto para escuelas rurales PROMER  de la provincia de Buenos Aires que permitió adquirir herramientas para la huerta y ahora la construcción de un invernáculo", contó Fernanda Gioventu.

“El proyecto del regador renovable y autónomo comenzó con el profesor de física de 4to año Diego Cabrera para la Feria de Ciencias en Mayor Buratovich, luego me sume en la parte teórica. Los chicos investigaron sobre las formas de riego, el prototipo y los materiales reciclables”, explicó la profesora de la escuela N°5.

La propuesta -dijo Gioventu- surgió ante la necesidad dar continuidad durante todo el año a la producción de la huerta porque con sus productos abastecen el comedor escolar, al que concurren 60 alumnos de secundaria y 20 de primaria de una amplia zona rural, funciona hasta el 30 de diciembre y luego reinicia en febrero. En  el receso del verano o los fines de semana se dificulta el riego y en enero, la época de mayor producción de la huerta, a pesar de los turnos para regar no es suficiente y se trunca el trabajo de todo el año. 

“Nos anoticiamos de ProHuerta Innova con el folleto que la profesora Florencia Poeto presentó a los alumnos y Joaquín,  uno de los alumnos más inquieto, propuso inscribir en la plataforma online de Pro Huerta el proyecto, ya que contábamos con el prototipo del regador. El profesor Cabrera acompañó la idea y los chicos en sus casas lo construyeron, empezaron con la forma de un karting y de a poco lo fueron modificando. Continuamos con las mejoras del prototipo se avanzó mucho y  la idea es que sea autónomo”, prosiguió. 

El INTA, al mes informó que habían sido seleccionados, en la primera instancia se presentaron 195 proyectos de todo el país y fueron seleccionados 18, luego viajaron a Buenos Aires para capacitarse e interactuar con los mentores que ayudaron con ideas de cómo mejorar el regador y nuevamente fueron seleccionados dentro de los 12 participantes.  

“El 21 y 22 de noviembre fuimos convocados a Buenos Aires nuevamente, para presentar el proyecto ante un jurado. Previamente los participantes fueron entrenados en oratoria y el proyecto fue uno de los 6 ganadores de todo el país”, agregó Gioventu.

Para la escuela rural, que por  primera vez se presentó en un proyecto fue muy gratificante y movilizador.

“Los chicos querían hacer algo de utilidad para la escuela y eso fue de gran motivación para toda la comunidad de San Adolfo e Hilario Ascasubi que apoyaron el proyecto con su adhesión a la plataforma virtual. Ser seleccionados en este certamen fue muy motivante, también para los demás compañeros de la escuela para animarse a presentar nuevas propuestas de la mano del INTA que comprometidos desde hace tanto tiempo, semanalmente se acercan a la escuela para guiarnos y apoyarnos a lograr nuestras metas”, finalizó la profesora Fernanado Gioventu.

Joaquín Contreras, 18 años, 4to año de la Escuela Secundaria N° 5. 

Inquieto y creativo, así describió su profesora a Joaquín, contó que desde el año pasado vive en el campo de sus abuelos y asiste a la escuela rural. 

“Vivía en Bahía Blanca, cuando era chico siempre venía a la casa de mis abuelos pero me mudé porque quería conocer algo más del campo”, contó Joaquín.

Cuando el profesor de física convocó a participar en la Feria de Ciencias Joaquín y Javier, su  compañero con quién -“siempre juntos”- propusieron crear un auto con paneles solares tipo karting.

“Hablé con Javier y le  dije -hagamos algo nuevo que nos guste- lo ideamos y se lo presentamos al profesor pero él nos indicó que tenía que ser algo nuevo, innovador. Entonces, propusimos encontrar alguna problemática de la escuela, y la huerta lo era porque durante los fines de semana o las vacaciones se dificulta realizar el riego”, explicó.

Los creativos investigaron sobre riego por aspersión o por goteo y así, el regador renovable que funciona con la presión del agua surgió pensando en dejar algo de creación propia para la escuela. 

“Le pedimos a Francisco nuestro compañero que realice el diseño, nos reunimos después de la escuela y los primeros dibujos fueron un regador tipo karting. Al principio la estructura que construimos se tambaleaba, luego le incorporamos materiales reciclables con más estabilidad que rescatamos de los galpones del campo. Con la combinación de bolilleros, ejes, y engranajes logramos que se movilice con la presión del agua. Lo armamos  y con la ayuda del mentor Martin Barrera del INTA, trabajamos juntos luego de ser seleccionados entre los 12 mejores del ProHuerta Innova”, relató el alumno. 

La presentación en Buenos Aires fue intensa, un coaching los entrenó para que en un minuto capten la atención del público, luego en 2 minutos desarrollar el proyecto y por último el cierre.

“Estaba muy nervioso pero lo hice y me gusto, mostrar el trabajo fue muy lindo, estaba emocionado y muy contento. Después fue muy emocionante escuchar el nombre de nuestro proyecto: el regador renovable, no me lo esperaba para nada, pero tuvimos la posibilidad. Lo primero que hice fue mandar el mensaje a los compañeros. La escuela era la primera vez que participaba en un concurso, además soy nuevo, hace un año que asisto y representar a la escuela en esta instancia y ser parte de esto me dio mucho orgullo”, compartió el creativo. 

Participar de estos concursos -relató Joaquín- es muy bueno, te permite conocer muchas experiencias y personas, se “te abre mucho la cabeza” con las ideas que te cuentan otras personas y uno también a ellos.  Intercambié ideas con un hombre de 60 años, no importa la edad de la persona, lo bueno es que cada uno comparte y se nutre con el otro.

“Quienes  tengan  la posibilidad de presentarse y participar en estos concursos hay que hacerlo. Además, fuimos los únicos alumnos de la provincia de Buenos Aires y tuvimos mucho apoyo de la escuela y la familia”, concluyó. 

Javier Eckerman, 16 años, 4to año de la Escuela Secundaria N° 5.

Primero -contó Javier- pensaron que le hacía falta a la escuela y acordaron que era algo para regar, anotaron en papel las ideas y un equipo de riego con movimiento, que permita a las personas sembrar y hacer otras tareas mientras el regador hace su trabajo por sí solo,  fue la elegida.

“La idea del karting surgió cuando nos  juntamos a charlar con los profesores, fue un debate y avanzamos con el dibujo. Nunca habíamos participado de otro grupo y tampoco en la construcción de otro invento. Armamos la base de la estructura con 4 ruedas que mediante el flujo del agua que choca en una paleta las hace girar y avanzar, además de distribuir el agua a más o menos 10 cm”, explicó Javier. 

Una dificultad a superar es la escaza presión de agua, como el recorrido de la planta de agua a la escuela es extenso la presión disminuye.

“Una alternativa es incorporar una bomba de agua, que le dará mayor fuerza. Otra dificultad es mejorar el prototipo para que pueda doblar, recorrer la superficie de la huerta y una sola persona pueda regarla mientras realiza otras tareas”, prosiguió.

Javier relató sobre el viaje a Buenos Aires fueron con Joaquín, conocieron a otras personas y se capacitaron sobre oratoria para explicar,  como empresarios el invento al jurado. Contaron sobre los materiales que necesitaron, la cantidad y el costo. Al principio estuvo muy nervioso y de a poco charlando con las  personas se soltaron y disfrutaron de la instancia. 

“Para mí es muy importante ayudar a la escuela pero también a las huertas familiares e incluso a personas con capacidades diferentes que se ven limitados en algunas labores  de la huerta", expreso el alumno innovador.

Para la escuela es importante –explicó Javier- porque se podrá regar la huerta en el verano de un modo simple y así contar con los productos para el comedor. Además, se están sembrando aromáticas para realizar un emprendimiento y juntar fondos para la escuela para comprar mapas, hojas para fotocopias y otros insumos para la huerta.

“La experiencia la logramos con el apoyo de los maestros que nos cedieron las horas y gracias a ellos pudimos juntarnos, estamos muy distantes uno de otros Joaquín, Francisco y yo, y los caminos a veces con la lluvia se complican bastante. Me gustó mucho participar y también motivó a otros a interesarse por estas propuestas. Fuimos los primeros de la escuela en presentarnos al concurso y tal vez el año que viene los otros compañeros se animen y lo concreten, es un ejemplo para motivar y demostrar que es posible ganar  un concurso”, finalizó Javier Eckerman.

Francisco Espejo, 15 años, 4to Escuela Secundaria N° 5. 

Con las ideas de todos Francisco plasmó el dibujo en el cuaderno de campo.

“Hice el diseño, me gusta dibujar también, traía los materiales, varillas y tuercas que recolecté de las cosas que teníamos en el campo. Lo construimos en el taller de nu

“La exposición ante el jurado fue un experiencia increíble. Primero fueron Joaquín y Javier que se presentaron al concurso de ProHuerta Innova y  después en la segunda instancia presentamos el proyecto con Joaquín, estaba nervioso al ver tantos proyectos pero me gusto la experiencia conocí Buenos Aires, personas y  proyectos nuevos”, relató el alumno creativo.estras casas y también nos juntábamos en la escuela. Javier y Joaquín se encargaron de la construcción y lo soldaron con la autógena", explicó Francisco.

El regador es un gran invento más allá que haya ganado –expresó Francisco- es importante para la escuela y además los otros chicos se motivaron a preparar otros proyectos. 

“El riego es muy importante porque hay muchas siembras y huertas, en la escuela o las familias de esta zona y de otros lugares del país, que no cuentan con suficiente agua para regar, este invento permite un manejo eficiente del agua y además, se abre la canilla y funciona solo”, aclaró. 

“El equipo lo probamos en la casa de Javier y funcionó bien porque en su casa tienen buena presión de agua, pensamos en incorporarle una bomba para que funcione en cualquier situación”, anticipó Francisco Espejo.

“Me siento orgulloso por mis compañeros que me acompañaron en todo momento y que el proyecto siga creciendo para que sea de utilidad a muchas personas”, finalizó.




Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Buenos Aires
    • Hilario Ascasubi