11 de Abril de 2018
Noticia

El trabajo del INTA en el territorio se vio en Expo APRONOR 2018

La megamuestra se realizó entre el 5 y 7 de abril en la Ramada de Abajo, Burruyacu, Tucumán.

Compartir
+A -A

La Estación Experimental Agropecuaria Famaillá participó con un stand institucional donde se mostraron las principales líneas de acción que desarrolla en el Este de Tucumán.

El acto de apertura, realizado el día jueves al mediodía, contó con la presencia del Gobernador de Tucumán, Dr. Luis Manzur, junto a autoridades gubernamentales de la provincia y representantes de las instituciones y empresas que formaron parte de la expo. Entre ellos, asistieron las autoridades del Centro Regional Tucumán-Santiago del Estero y la Estación Experimental Agropecuaria Famaillá del INTA, encabezados por el Presidente del Consejo Regional, Sr. Luciano Pinello; el Representante de la Dirección Regional, Ing. Agr. Aldo Arroyo; y el Director de la EEA Famaillá, Ing. Agr. Roberto Sopena.

En cuanto a los aportes de la Institución, Sopena señaló que “en esta tercera edición de la muestra, la propuesta institucional fue exponer las principales líneas de trabajo en producción vegetal y otros sistemas agro-productivos. También, nos acompañó el Instituto de Investigación Animal del Chaco Semiárido (IIACS) con producción ganadera y cultivos de poroto y el SENASA con materiales sobre plagas y enfermedades como langosta y HLB”.

Específicamente sobre lo expuesto, el Director explicó que “dentro de caña de azúcar, mostramos los productos del programa de mejoramiento genético con las 4 variedades que estamos difundiendo desde el año 2015. También, algunas líneas de producción de alta biomasa, es decir, con potencial de uso para cogeneración de energía”.

Los 4 cultivares son L91-281, INTA (NA) 89-686, INTA (NA) 91-209 e INTA (CP) 98-828. Se trata de materiales genéticos que superan pisos productivos cuantitativos y cualitativos, brindan mejor adaptación a diversos sitios de producción y permiten sobreponerse a barreras relacionadas con la aparición de plagas y enfermedades de fuerte incidencia en la provincia.

En materia de forestales, “presentamos los sistemas de plantación de alta densidad para producción de bioenergía con eucaliptus. También, sistemas agroforestales pensando en consociaciones entre especies de valor florícola, ornamental y de uso como productos forestales no madereros para el monte nativo y enriquecimiento del monte. Y contamos con una muestra de las líneas de trabajo en floricultura, enmarcadas en el Programa Nacional de Hortalizas, Flores y Aromáticas del INTA”, indicó el Ingeniero.

En este sentido, es importante destacar que la EEA Famaillá cuenta con un semillero de Eucalyptus camaldulensis (eucalipto colorado) certificado por INASE en plena producción, constituido principalmente por materiales genéticos procedentes de Perford (QLD, Australia). Además, la Asociación Cooperadora de la Unidad dispone de semillas y plantines de pinos, eucaliptos y salicáceas para uso industrial (chips, postes, envases y madera estructural) y de especies nativas de alto valor comercial y maderas nobles como cedro, lapacho y algarrobo para la producción sustentable en “zonas amarillas” donde no es posible el cambio de uso del suelo.

Con respecto a la exposición de los distintos componentes del Pro Huerta, Sopena destacó “el trabajo en cultivos locales de hortalizas y frutales y en granja”. Mediante estos componentes, el programa del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y el INTA busca mejorar y diversificar la alimentación de las familias, escuelas, instituciones y organizaciones de la comunidad; promover la participación comunitaria en la producción de alimentos; incentivar la formación y difundir tecnologías apropiadas para la producción de cultivos; multiplicar alternativas de comercialización que puedan integrarse en un mercado de economía social; y mejorar el ingreso familiar.

Uno de los puntos más atractivos del stand fue la producción de cultivos en sistemas hidropónicos. “Son líneas muy demandadas como inquietud pero, también, como emprendimientos comerciales que se están llevando adelante en Tucumán y provincias vecinas por su utilidad o viabilidad para forraje verde en zonas con inviernos muy crudos y baja oferta de agua”, planteó el Director de la Unidad.

La propuesta institucional es esta alternativa de producción en sistemas intensivos que hacen un uso eficiente del espacio físico y el agua. Es una técnica de producción agrícola en la que se cultiva sin suelo y los elementos nutritivos son entregados en una solución liquida. Según el medio donde se desarrollen las raíces, los sistemas pueden ser: semihidropónicos en sustratos (para tomate, pimiento, berenjena, zapallo, coreano, melón, sandía, entre otros) e hidropónicos en agua (para lechuga, acelga, apio, espinaca, achicoria, rúcala, puerro, cebolla, albahaca, perejil, entre otras).

También se puede producir forraje verde hidropónico para ser utilizado como complemento en la dieta animal de vacas, caballos, cerdos, cabras, ovejas y animales de corral como gallinas y conejos. Se obtiene a partir de la germinación y crecimiento temprano de las plantas, que pueden ser gramíneas o cereales como avena, cebada, maíz, alfalfa y otros.

El Grupo de Agroindustrias de la EEA Famaillá mostró el trabajo que viene realizando de valor agregado en la cadena apícola y otros alimentos, polinización y cría de polinizadores. En este sentido, presentó la caracterización sensorial, fisicoquímica y biológica de miel, propóleos y polen de acuerdo a sus características naturales para agregarles valor por diferenciación, producción bajo protocolo y/o vínculo con el territorio. También, el desarrollo y evaluación de nuevos productos por transformación; la extracción de antocianinas para usar como colorante natural de alimentos; la determinación de esteviósido y rebaudiósido A en Stevia; la tecnología para la utilización de abejas polinizadoras en diferentes cultivos; y la multiplicación de polinizadores en biofábrica a escala piloto.

Otra de las atracciones del stand fue la plaza de plantas ornamentales de origen nativo, ya que la Institución trabaja en la diversificación de los productos que se ofrecen en el mercado a partir de la flora nativa, en el marco del programa de mejoramiento genético de ornamentales. El gran potencial ornamental que ofrece la flora nativa argentina permitió que este programa obtuviera variedades nacionales a partir de los géneros Calibrachoa, Nierembergia, Mecardonia, Glandularia, Handroanthus y Tecoma. Existen diferentes géneros de helechos nativos que se domestican y evalúan para ser usados en maceta, cantero, como follaje o jardines verticales. Actualmente, el mercado dispone de una diversidad de variedades nacionales INTA con diferentes colores de flores y aspecto de las plantas, además de plantas nativas registradas para follaje.

Por último, “tuvimos un espacio institucional donde sumamos al Programa Cambio Rural del Ministerio de Agroindustria de la Nación, que está relanzando nuevas convocatorias para la formación de grupos”, concluyo el Ing. Sopena.


Para más información:

Comunicaciones

INTA EEA Famaillá

eeafamaillá.comunica@inta.gob.ar