26 de Abril de 2016
Noticia

En busca de conocer, preservar y valorar nuestro “Paisaje Vitícola”

Con el fin de concientizar acerca de la importancia de la “preservación del paisaje vitícola”, y en el marco de los festejos del Día del Malbec 2016, el Centro de Desarrollo Vitícola Maipú – Luján de Cuyo entrevistó a algunos referentes locales en la temática.

Paisaje vitivinícola mendocino
Compartir
+A -A
Autores

Georgina SANTINON

En la actualidad, la “conservación del paisaje” se ha convertido en una actividad de valor e interés creciente ya que, bajo el abrigo de la “sustentabilidad”, despierta conciencia en relación al cuidado del paisaje como “patrimonio intangible” de cada territorio. Además, esta práctica fomenta la conservación del medio ambiente, de las prácticas culturales de cada comunidad y genera un mayor apego de sus habitantes al territorio, a través del fortalecimiento de la identidad local y de la creación de empleo.

En este sentido, la conservación del paisaje vitícola, es en nuestra provincia, además, una forma de poner en valor nuestra principal actividad productiva, y el trabajo de nuestros productores, actores claves de nuestra cultura. Asimismo, y en este contexto, los viñedos centenarios mendocinos, sobre todo de Malbec, ubicados especialmente en zonas de Maipú y Luján de Cuyo, demandan la necesidad de ser preservados y apreciados para preservar y perpetuar también nuestra cultura de la vid y el vino.

Por su parte, a nivel internacional, algunos paisajes vitivinícolas han sido reconocidos como paisajes culturales “Patrimonios de la Humanidad”  por la UNESCO, ya que para este organismo muestran una construcción humana singular y característica de un territorio con gran diversidad de estilos y variantes.

Atendiendo a lo expuesto, y para difundir y generar conciencia acerca de la importancia de la preservación del paisaje vitícola, el Centro de Desarrollo Vitícola Maipú – Luján de Cuyo realizó una serie de entrevistas a referentes locales en la temática, a saber, Dr. Liliana Girini, docente y directora de Investigaciones de la Facultad de Diseño, Urbanismo y Arquitectura de la Universidad de Mendoza; Dr. Gabriela Pastor, investigadora del CONICET y profesora en la Carrera de Arquitectura de la Universidad Nacional de Cuyo y María del Rocío Torres, Bióloga e Investigadora en el área de Recurso Genético y Mejoramiento de la Vid de la EEA INTA Mendoza. 

 

A continuación, reflejamos los principales fragmentos de las entrevistas realizadas:

 

De qué hablamos cuando hablamos de Paisaje hoy

“El paisaje como noción ha ido evolucionando, adquiriendo matices e incluyendo perspectivas de disciplinas muy diversas. Lo que en principio estaba circunscripto al campo del arte, hoy es objeto de atención pluridisciplinar. Al mismo tiempo, el objeto al que se refiere el concepto paisaje, también ha ido cambiado. La convención europea del paisaje del año 2000 define al paisaje como “cualquier parte del territorio, tal como es percibida por las poblaciones, cuyo carácter resulta de la acción de factores naturales y/o humanos y de sus interrelaciones”. A partir de esta definición que fue acordada con el fin de generar consensos para las actuaciones a favor del paisaje cultural en Europa, se sucedieron diversas convenciones.

Algunas asociaciones y grupos preocupados por el paisaje de América Latina intentaron hacer sus propias definiciones procurando reflejaran las particularidades que los paisajes de estos territorios expresan. Como ejemplo la LALI (iniciativa latinoamericana del paisaje) lo define “…como un espacio/tiempo resultado de factores naturales y humanos, tangibles e intangibles, que al ser percibido y modelado por la gente, refleja la diversidad de las culturas”. El Prof. Urbanista Dr. Gómez Orea en su libro Ordenación territorial, afirma que el paisaje es “la imagen externa del sistema territorial, el paisaje, es el reflejo del estilo de desarrollo y de la escala de los valores sociales”. “En lo personal, me inclino por esta definición ya que muestra que el paisaje da cuentas de las sucesivas intencionalidades y valoraciones subyacentes e incluso también de las emociones que las acciones y procesos de la construcción del territorio conllevan asociados.” Dra. Arq. Gabriela Pastor.

La Importancia de Conservar el Paisaje Vitvinícola

“El paisaje es un campo fascinante para explorar. Más allá de la cuestión estética, la empatía con un lugar se establece a través del paisaje. El paisaje se encuentra mediando entre el territorio y la gente; da cuentas del territorio construido y al mismo tiempo, de las miradas, valoraciones, interpretaciones que los seres humanos han sabido dar sobre ese espacio. Si lo pensamos en los términos en que definimos paisaje antes, estamos hablando del paisaje derivado de varios estilos de desarrollo que se han sucedido particularmente en el campo de las economías regionales extrapampeanas y que permite comprender un aspecto de la cultura territorial, particularmente y en nuestro caso, de Mendoza.” Dra. Arq. Gabriela Pastor.

“Postales inolvidables, albergan recursos genéticos genuinos que conservan una parte de las vides más antiguas de nuestra historia vitivinícola. Para América del Sur, la vid no es un cultivo autóctono sino introducido; fue traída desde Europa y la mayor influencia fue la de Francia y España, dado el importante vínculo de inmigraciones que hubo entre Argentina y estos países. En Maipú y Lujan hay lotes de plantas que datan de fines del 1800 y principios del 1900.

Podríamos decir que esos viñedos tienen un valor tangible y otro además potencial. Son valiosos porque silenciosamente han albergado y protegido un reservorio de plantas de variedades no tradicionales, minoritarias y variedades emparentadas no documentadas que han crecido mezcladas en los viñedos de Malbec o de otras Uvas francesas, así como eran llamadas genéricamente estas cepas ya que en aquel entonces la idea de variedad era más amplia que la que tenemos actualmente. Esos lotes mezclados fueron el producto del azar en algunos casos y en otros, de la voluntad de los viticultores que desde el viñedo diseñaban las combinaciones de uvas que luego pasarían a la bodega.

En cuanto al Malbec, estos sitios conservan poblaciones que por más de un siglo han interactuado con ese ambiente, superando las inclemencias del tiempo y los avatares de las épocas y actualmente son una importante fuente de variabilidad intravarietal que se habría generado por la acumulación de mutaciones somáticas azarosas, susceptible de ser explorada.

Estos sitios son importantes porque testimonian la estrecha vinculación entre la sociedad, la tierra y la historia en las que se apoya la cultura de Mendoza ya que esas explotaciones pertenecen principalmente a pequeños productores locales que históricamente han conservado y explotado esos viñedos. La protección del patrimonio genético, como bien natural activo y con capacidad de coadyuvar en la sostenibilidad de los pequeños viticultores implica mantener vivas y activas las unidades de producción que lo han gestado y protegido a lo largo del tiempo. Sin embargo, es evidente que estos viñedos están sufriendo una acelerada retracción debido a la fuerte crisis que viene afrontando el productor primario de uva frente al avance de lo urbano sobre las poblaciones rurales, como consecuencia de la alta rentabilidad que ofrece el mercado inmobiliario.” Ing. Agr. María Rocío Torres.

La Conciencia de nuestras Comunidades

La toma de conciencia de nuestras Comunidades acerca de esta concepción de paisaje, “sirve para comprender la riqueza del territorio, para poder tomar decisiones mejor fundadas, para comprender y poner en valor sus propias acciones y saber que se trata de un patrimonio común y que por tanto las responsabilidades son compartidas. También para pensar que cuando una persona, una institución, una empresa toma decisiones que implican acciones que van a cambiar transformar alguno de los factores concurrentes a la caracterización de su paisaje, sepan que están también incidiendo en el derecho al paisaje de otros ciudadanos. Tanto a favor, con acciones positivas como también las negativas”. Dra. Arq. Gabriela Pastor.

Por ejemplo desde la perspectiva agronómica, “conocer el valor patrimonial de cada lote de plantas, como recurso genético genuino y exclusivo modifica la mirada que tenemos hacia esos lugares y nos lleva a pensar que además del valor tangible e inmediato, esas tierras tienen un valor potencial, incluso intangible, que merece ser preservado y explorado. Nos ayuda a valorar el paisaje por lo que se ve y por lo que no se ve a simple vista, por lo que conserva y por el valor de ser irremplazable e irreproducible.” Dra. Arq. Gabriela Pastor.

El Marco Normativo Necesario y Existente

“El paisaje es un bien común, que constituye un patrimonio compartido que como tal es objeto de disputas y de allí que requiera de normas, aunque no necesariamente incentivos económicos. Por ese motivo lo que se haga de él constituye una actuación sobre bienes que no son o no deberían ser de uso, apropiación o sujeto a determinaciones de sólo algún sector, empresa o institución.

(….) La normativa y reglamentación debería orientarse a la protección a los elementos y prácticas que les han dado y dan sentido en la actualidad, que eviten la homogeneización, se protejan las diversidades los modos trabajar, de producir, que privilegien el trabajo humano y los saberes decantados que hoy forman pequeños relictos de paisajes “tradicionales”… incluso evitar la configuración banal de la tematización de los paisajes, particularmente los asociados a la producción vitivinícola simplificados para uso y consumo turístico. A nivel provincial, según la ley de patrimonio de la provincia el paisaje sería un bien protegido.” Dra. Arq. Gabriela Pastor.

“La implementación de una normativa jurídica sentaría las bases para promover la salvaguarda y protección. Hay países que han avanzado mucho en esto como España, Francia, Italia, entre otros. Estos países han logrado establecer distintas instancias de protección a nivel local, regional, nacional o incluso a nivel mundial, habiendo logrado para algunos de sus paisajes el reconocimiento de la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.” Arq. Liliana Girini.

De la Conciencia a la Acción

 “Este tema requiere un abordaje integral y participativo de todos los actores, las ONG, el estado, las instituciones académicas, las instituciones ligadas a la actividad, los empresarios, los productores, que trabajen mancomunadamente, porque la salvaguarda del paisaje es responsabilidad de todos.” Arq. Liliana Girini.

“Todos los que forman de una u otra manera el paisaje pueden trabajar a partir de comprender que el paisaje es patrimonio común y que para que realmente forme parte de las señas de identidad compartidas que se quieran conservar, éstas deben ser inclusivas de la diversidad de actores, que contengan la vida cotidiana de la gente que vive y usa esos paisajes”. Dra. Arq. Gabriela Pastor.

 

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Mendoza
Personas mencionadas: Maria Del Rocio TORRES Arq. Liliana GIRINI; Dra. Gabriela PASTOR