22 de Diciembre de 2016
Noticia

En La Pampa la producción porcina busca la reactivación

Se presentó recientemente un Plan de Activación porcina provincial, con la participación de funcionarios y el aporte del Dr. Jorge Brunori del INTA Marcos Juárez

Compartir
+A -A

En el salón de usos múltiples de la Municipalidad de Colonia Barón se presentó  el miércoles 7 de diciembre los lineamientos del Plan de Activación Porcina provincial de La Pampa, con el objetivo de fomentar el desarrollo del sector durante el  período 2017-2021.

El  lanzamiento  del  programa  fue encabezado por el gobernador Carlos Verna, quien estuvo acompañado por el ministro de  Producción Ricardo Moralejo, el secretario de Asuntos Municipales Rodolfo Calvo, el  diputado  provincial  Roberto  Robledo,  el  vicepresidente  del  Banco  de  La  Pampa, Alberto  Giorgis,  el  Director  del  Banco  de  La  Pampa  Carlos  Gaccio;  además  de secretarios y directores del Ministerio de la Producción.

También  se  hicieron  presentes  intendentes  y  autoridades  municipales  de  distintos localidades del interior provincial, encabezados por la anfitriona Sonia Luengo. En otro orden,  se  encontraban  presentes  directivos  y  miembros  de  Cooperativas,  del  INTA, SENASA, y de la Universidad Nacional de La Pampa.

Con un importante número de asistentes  el ministro de la Producción de La Pampa, Ricardo Moralejo, explicó en el lanzamiento del Plan de Activación Porcina su interés que  los  frigoríficos  pampeanos  de  carne  porcina  puedan  conquistar  el  mercado patagónico. El stock porcino compuesto por 166 mil cerdos y 28 mil madres posiciona a La Pampa “en un lugar muy importante si miramos a las provincias ubicadas al sur del río  Colorado, que tienen apenas 80 mil cerdos y producen sólo 3,5 kilos/hab/año para una población de 2,5 millones de habitantes, por lo tanto tienen que importar 10 kilos de carne/habitante,  es  decir,  unas  25  mil  toneladas.  Se  abre  entonces  un  mercado excepcional para que nuestra provincia llegue con su producto”.

Esto es posible, consideró Moralejo, “con la resolución 626 del Senasa, que surgió como consecuencia de una lucha muy fuerte que el gobernador lleva adelante para lograr la entrada de asado con hueso al sur del río Colorado y paralelamente esa petición incluyó el pedido para que ingrese carne de cerdo, que es un animal libre de aftosa sin vacunación y no puede haber una barrera que lo impida. Así lo entendió el Ministerio de Agroindustria de Nación y hoy disponemos de esta resolución que nos permite llegar con carne de cerdo fresca, refrigerada y congelada al resto de la Patagonia. Se abre un futuro enorme tanto para la producción como para la industria”. El ministro convocó a los distintos sectores productivos e industriales para lograr el éxito de la iniciativa.

Otro  dato  no  menor  es  que  se  mandan  a  faenar  fuera  de  la  provincia  136  mil animales, lo cual significa que se posee una masa crítica para poner en marcha plantas frigoríficas  de  tránsito  federal  en  La  Pampa.  Por  ello  se  está  en  plena  licitación  del frigorífico de la localidad de Bernasconi. “Esto nos va a permitir vender dentro y fuera de  la  Provincia,  como  contribuir  al  trabajo  que  realizan  las  fábricas  de  chacinados”, agregó Moralejo. “Necesitamos del apoyo de todos los sectores, y por eso agradezco el apoyo de la Facultad de Ciencias Veterinarias, de la Facultad de Agronomía, que con sus  unidades  experimentales  de  cerdo  vamos  a  poder  tener  las  tecnologías  y  las experiencias para poder lograr la mejor tecnificación y mejores procesos productivos de las criadas.

El Plan también contempla la política crediticia que el Gobierno Provincial aplicará para el sector. “Es una producción con futuro, que genera trabajo genuino y permanente. Por eso es un desafío que vamos a acompañar desde el punto de vista financiero a través del Banco de La Pampa con líneas a plazos adecuados, de la Ley de Promoción de las Actividades Económicas y de créditos del CFI que también estarán disponibles para los productores”.

 “No sólo es una actividad que se refleja en lo primario, en la industria frigorífica, en los chacinados: también se refleja en poder proveer de carne porcina a las carnicerías pampeanas. Hay decisión política, tenemos tecnología, tenemos los insumos necesarios, tenemos granos, tenemos experiencia, y tenemos mercados que están demandando. El desafío  está  echado,  y  poderlo  lograr  es  responsabilidad  nuestra”, cerró Moralejo.

Más  tarde  llegó  el  turno  de  la  disertación  del  Médico  Veterinario  del  INTA  de Marcos Juárez, Jorge Brunori quien refirió a la situación actual y a la perspectiva de la producción porcina en nuestro país.

Brunori  destacó  la  expansión  del  sector:  “uno  de  los  factores  que movilizaron el crecimiento del sector porcino fueron el aumento del consumo de carne de cerdo, sobre todo en fresco que alcanzó el 164% en los últimos 20 años”.

En la Argentina, la mayoría de los productores son pequeños y medianos (el 90% de los establecimientos) y según Brunori, logran producir entre 11 y 14  capones por madre cada año, una cifra que está lejos de la que se consigue en las granjas más intensivas (también en la Unión Europea), que llegan a los 24. El  referente  del  INTA  aseguró  que  es  posible  mejorar  la  eficiencia  a  partir  de  dos ejes:  una  gestión  de  los  establecimientos  más  profesional  y  la  incorporación  de  más tecnología.  “La  inversión  para  conformar  un  establecimiento  intensivo  es  importante, pero hay sistemas que logran una eficiencia notable con una apuesta económica viable”.

También  insistió en la importancia del asociativismo como estrategia para incentivar la competitividad de pequeños y medianos productores.

 

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • La Pampa
    • Colonia Barón
Personas mencionadas:
Temas
Palabras clave