07 de Julio de 2015
Noticia

Encuentro de organizaciones en torno al agua y al Cambio Climático

Representantes del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Secretaría de Agricultura Familiar, Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y la Unidad para el Cambio Rural (UCAR) participaron del encuentro sobre el componente agua del proyecto del Fondo de Adaptación al Cambio Climático de las Naciones Unidas. El objetivo fue poner en común el avance de las experiencias que se están desarrollando en el noreste argentino y que tiene como protagonistas a productores de la agricultura familiar.

Compartir
+A -A

El río San Javier, al norte de la provincia de Santa Fe, recibió durante dos días a 70 representantes de las organizaciones nacionales que participan del proyecto “Adaptación y Resiliencia de la Agricultura Familiar del Noreste de Argentina ante el Impacto del Cambio Climático y su variabilidad”.  Contempla acciones en las provincias de Chaco, Santa Fe, Corrientes y Santiago del Estero. Actualmente está transitando la mitad del tiempo total (3 años),  previsto para su ejecución. Por esta razón, directores, coordinadores y técnicos consideraron oportuno en esta instancia evaluar su avance a través del intercambio de experiencias. En este encuentro se sumaron también representantes de Formosa, Córdoba, Salta, San Luis y Buenos  Aires.

Diversidad, articulación, compromiso, capacitación, cooperación, son de alguna manera la ideas fuerza que circularon en el encuentro. En este marco, el director del Centro Regional Santa Fe de INTA,  José Luis Spontón inauguró el evento destacando la importancia de poder visibilizar la problemática de una región con la  que INTA tiene “un fuerte compromiso de trabajo”.  “En la bota que dibuja la  provincia conviven muchas realidades, bienvenidos a la otra Santa Fe”, remarcó.

Para Diego Ramilo,  coordinador nacional  de Transferencia y Extensión de INTA, “la gran convocatoria del encuentro se debe a que la problemática del agua es sentida y hay mucho interés institucional en abordarla”.  Reconoce que  el agua, “es la principal demanda de la agricultura familiar en el país”.  La articulación entre instituciones es la manera que tienen de funcionar,  “todos trabajamos complementando las capacidades de cada uno”, comenta.

De izquierda a derecha: Diego Ramilo, Jose Luis Spontón, Eduardo Belelli, Guillermo Baudino, Guadalupe Meroño y Fernando Fernandez.

Así, mientras UCAR como Entidad Nacional de Implementación es la responsable del seguimiento de las actividades, INTA  ejecuta el proyecto  a partir de las capacidades territoriales en respuesta a las demandas de los actores.  INTI acompaña con asesoramiento técnico y la Secretaría de Agricultura Familiar  trabaja en  articulación de las  demandas y propuestas de adaptación al Cambio Climático con los protagonistas, los productores familiares.

Eduardo Belelli, de la  Secretaría de Agricultura Familiar insistió en que el desafío es  “desde el Estado llegar en forma organizada y articulada”.  En el mismo sentido reconoció,  “que desde los diferentes organismos estemos en la misma búsqueda y trabajando en conjunto es ya un importante avance”.

El encuentro que estaba previsto para 20 o 30 personas convocó a más del doble. Para Belelli, lo que los trajo es “el espíritu de coordinar entre las instituciones; esto motivó a que mucha gente participe”, comentó.

Hubo tiempo para conocer las experiencias, su estado y también para evaluar algunas tecnologías que se están implementando. Los aljibes de placa, otros de membrana o sistemas de riego, formaron parte de una puesta en común que permitió además del debate, dar cuenta del conjunto de herramientas que está desplegando el proyecto y que conforman una base desde la cual se puede ampliar la experiencia.

Por la Dirección Nacional de Asistencia de Innovación de INTA, participó Fernando Fernández quién se acercó para relevar las necesidades del grupo con el objetivo de sumar desde el área de investigación al proyecto. Valoró el trabajo territorial que llevan adelante los técnicos, “es ahí donde se hace la innovación”, dijo.

Guadalupe Meroño, de la Unidad Ambiental y Social de la UCAR, dejó abierta la puerta para la continuación del trabajo en esta problemática “las demandas que hoy nos exceden, podrían vehiculizarse a través de otros fondos que se están buscando y gestionando”, aclara.

Por el INTI participó Guillermo Baudino, quién aportó una mirada técnica del problema. “El desarrollo de tecnologías para el acceso al agua, en especial aguas subterráneas es un área de vacancia a nivel nacional”, comentó.

El especialista comentó que “en los acuíferos, o napas se encuentra el mayor reservorio de agua dulce de la tierra. En general el acceso a esos recursos es complejo, requiere de tecnologías apropiadas a cada ambiente y a su vez a cada sistema productivo”, detalló.  Por eso, “la selección de cada tecnología surge de un diálogo entre los técnicos y los productores”.  El equipo técnico al que hace referencia lo conforman técnicos de INTA e INTI.

Actividades y proyecciones

Además de las charlas y presentaciones  el encuentro contempló la visita al paraje La Brava, cerca de San Javier. Allí se concretaron 13 perforaciones para proveer de agua de riego a las producciones familiares. Está acción se complementa con un trabajo de sensibilización sobre el uso del agua para la producción y el consumo humano que están realizando con estudiantes de escuelas primaras y secundarias. La experiencia está a cargo de los técnicos de la Agencia de Extensión Rural INTA San Javier,  Guillermo Martín y Eduardo Paulón, y cuenta con el acompañamiento de los ingenieros en recursos hídricos Mario Basán Nickish y Luciano Sánchez,  ambos de INTA Reconquista

Según los especialistas convocados el Cambio Climático ya es una realidad a la que no le podemos escapar. Existen mediciones concretas que permiten dar cuenta de las variaciones de temperatura media en el país, por ejemplo. Para Baudino, “los productores de la agricultura familiar son mucho más vulnerables ante las consecuencias de estos cambios. Una sequía o inundación los afectan inevitablemente”. “Lo que buscamos  en este proyecto”, comenta, “es qué estrategias podemos implementar para que este tipo de productores sufra menos estos impactos. Para que la producción sea más estable”.

Todos destacaron la formación de equipos interinstitucionales. En cuanto al encuentro permitió potenciar la capacidad operativa e intercambiar conocimientos específicos, discutir metodologías y herramientas, también planificar a futuro.

Para Ramilo, “hacia adelante, este proyecto es una oportunidad, ya que puso la problemática del agua en primer plano. En este sentido deja armada una plataforma de trabajo muy importante”. Para la institución este proyecto permite introducir la problemática del “Cambio Climático en el trabajo de extensión”, que hasta el momento solo era abordado por investigadores. “Si no podemos parar el cambio por lo menos debemos estar preparados”, concluyó.

El proyecto prevé un presupuesto general para sus 3 componentes de 5.6 millones de dólares. Hasta el momento se ejecutaron en este componente 5 millones de pesos que posibilitó que 300 familias accedieran al agua.