05 de Enero de 2016
Noticia

Entrevista a Miguel Ángel Juárez, un apasionado por las plantas aromáticas y los aceites esenciales

Miguel ingresó al INTA en el año 1970, con 45 años de trayectoria nos cuenta sobre su pasado, presente y futuro en su área de conocimiento: las plantas aromáticas y los aceites esenciales. En esta entrevista recorremos un parte de la historia del Instituto de Recursos Biológicos y del estudio de esta temática en particular.

Compartir
+A -A

¿Cómo fue tu formación de joven y cómo llegaste a INTA?

Tuve mi infancia en Avellaneda, hice allí la escuela primaria y secundaria. Elegí una tecnicatura en química para el secundario pensando que eso me abría un futuro interesante en esa disciplina. Era el momento en que las escuelas de educación técnica tenían un nombre importante.  Lo realicé cursando 6 años turno mañana y tarde, con química desde primer año y una fuerte carga horaria. La escuela  (ENET Nº1) se especializaba en industrias químicas (I.Q.) y éramos todos varones.

Después del secundario trabajé un año y medio en una fábrica de jabones y a los 20 años me tocó hacer “la colimba” o la conscripción. Mi destino para el servicio militar fue Colonia Sarmiento, Chubut, y allí me enamoré de la Patagonia

En el año `70 me comentaron que había una vacante de técnico químico aquí en Castelar, fue así que teniendo 22 años ingresé al INTA Castelar. En 1970 se crearon los Centros de Investigación en Castelar tal como ahora los conocemos. El Instituto de Recursos Biológicos llevaba entonces el nombre de “Botánica Agrícola” (I.B.A.)

¿Y cómo era el trabajo en ese entonces?

En ese momento ya existía un Programa Nacional de  Plantas Aromáticas(P.N.12),  que estaba a cargo del Ing. Agr. Antonio M.Collura y el Ing.  Agr. Arturo E.Ragonese. En el predio del I.B.A, había más de 100 parcelas de las principales  especies  aromáticas  y también varias especies medicinales. Con una planta piloto de obtención y separación de los aceites esenciales – a cargo del Dr. Qca. Isaac Mizrahi-, que incluía: caldera a full-diesel (70:30), alambiques, refrigerantes , decantadores y todo el instrumental necesario para este fin.

En las parcelas trabajaban 5 peones full time que las mantenían. Cada parcela tenía una especie con cartelería especial indicando su nombre vulgar y nombre científico de la planta. Era un lote demostrativo ejemplar, venían visitas del exterior a verlo.

Luego  de las cosechas y oreado de cada parcela, se obtenían los aceites esenciales en la planta piloto , que contaba además con equipos de vidrio de laboratorio (balones, trampas clevenger, refrigerantes, mecheros calectores a gas), para destilar muestras  de menor peso, 1-2 kg oreados. El análisis físico y químico nos indicaba los primeros datos de cada aceite esencial, además del olfativo, para valorar su calidad. Esta metodología normalizada según NORMAS IRAM-SAIPA , desde 1964, evolucionó bastante con el transcurso del tiempo, siendo actualmente la cromatografía  en fase gaseosa  (CG-MS), la  que nos permite  conocer la composición cuantitativa de los aceites esenciales obtenidos de las plantas aromáticas.

El grupo de trabajo entregaba ejemplares de las especies estudiadas que teníamos aquí para otros INTA (EEA  de Catamarca, Córdoba, Sgo. del Estero, Salta, San Juan), de ese modo se podían repetir los ensayos en otros ambientes y comparar los resultados en rendimiento y calidad de los aceites esenciales.

¿Cómo ha ido cambiando el trabajo en tu área a través del tiempo?

Y hubo muchos cambios: cambios en los métodos de estudio, en el instrumental  del laboratorio  y en la organización del trabajo con los Programas Nacionales de INTA  desde el 2006.

Con la cromatografía gaseosa pudimos estudiar y saber desde el primer año (la primer cosecha) laspropiedades del aceite esencial y así seleccionar las mejores plantas. Un ejemplo muy útil fue utilizado para las distintas especies del genero Lavandula ( L.vera, L. hybrida y L. latifolia), destilándolas planta x planta y mediante la composición determinar su calidad y que ejemplares selectos convenía multiplicar,  por estacas de las plantas,  ganando así años calendarios de cultivo.

En estos años, además de la destilación de aceites, sabemos que desarrollaste muchas otras capacidades como tus habilidades especiales para distinguir las especies a través del olfato

La habilidad de reconocer las especies a través del olfato la adquirí con la práctica. Cuando uno huele una planta la compara con un patrón, ese patrón está guardado en la heladera para que no se afecte con el tiempo. A lo largo de los años mi olfato pudo ir registrando esos  aromas, además ir conociendo los compuestos puros. Un aceite esencial a veces tiene 60 compuestos, de los cuales se destacan solamente algunos como aroma principal. Cuando uno puede distinguir esos aromas de los compuestos puros y los compara con otros aceites esenciales puede entonces inferir de qué especie se trata.

¡Sos como una base de datos olfativa viviente!

Sí, se llama catalogación perfumística, pero creo que es demasiado para mí. Puedo reconocer algunos aromas en el aceite esencial, los comparo con los aromas y notas de los compuestos puros y así identificar componentes del  aceite  en estudio.

Esta habilidad es muy importante en las salidas de campo. Parte de nuestro trabajo es reconocer las propiedades de las plantas aromáticas nativas, por eso hacemos salidas de recolección especialmente en Córdoba, San Luis y todo el NOA. Estudiamos el poleo, la peperina, té de burro, cedrón, tomillo andino. Cuando se colectan especies a campo poder reconocerlas con el olfato es de gran ayuda, porque la mayoría de estas tienen varios quimiotipos, - o sea aromas distintos en la misma especie botánica-.

¿Y actualmente cómo está organizado el grupo de Aromáticas del Instituto de Recursos Biológicos?

Actualmente en el grupo está el Ing. Agr. Miguel Elechosa, colaborando como profesional asociado, porque ya se jubiló y se completa con Alejandro Martinez y Valeria Rosselot, que se incorporó últimamente.

En el 2009 pudimos hacer una publicación  muy importante, “Manual de recolección sustentable de plantas aromáticas nativas de la región central y noroeste de la Argentina” junto a la Dra. Molina que nos aportó toda la parte de botánica.

Aromáticas nativas hay más de 60, incluidas muchas  con usos aromáticos y medicinales. Nosotros estudiamos las 10 - 12 especies principales, para profundizar aquellas de mayor interés comercial, entre ellas peperina, poleo, cedrón, burrito, incayuyo, marcela, tomillo andino, muña muña, peperina de las lomas, arcayuyo.


¿Y en estos 45 años podes identificar algún hecho o persona que te haya marcado el rumbo?

Sí, claro, el  Dr. Isaac Mizrahi, el Ing. Antonio Collura, el Ing. Angel Marzoca y en los últimos años, mi compañero y amigo personal, Miguel Elechosa. Son personas que me marcaron, me enseñaron, tanto en temas de química, como de botánica y los  cultivos. Me siento agradecido con ellos porque desde el año 1974” mi primera publicación en IDIA, sobre el aceite esencial de Pelargonium  graveolens, me han incluido en las publicaciones científicas más importantes, algo poco común con los  profesionales, no investigadores, y por eso soy coautor en mas de 70 publicaciones nacionales e internacionales.

Algunos hechos importantes para mí también han sido la organización de los Congresos SAIPA- INTA  desde 1978 en San Luis-Córdoba, (se han hecho  mas de 20 Congresos Nacionales y uno Mundial en 1997 en Mendoza), donde SAIPA -Sociedad Argentina de Investigación en Productos    Aromáticos- convocaba a todos los que estudiábamos las aromáticas,  a los productores y a las empresas,  para poder poner los conocimientos en disponibilidad del sector que mejor los podría aprovechar. Se visitaban cultivos, alambiques industriales, a veces los congresos duraban hasta 5 días. Estos congresos daban pie a los Anales de SAIPA donde el 99 % eran trabajos de ensayos que se hacían en el país sobre plantas aromáticas y aceites esenciales. Ahora SAIPA se disolvió hace algunos años y nosotros hemos heredado esos  Anales como un patrimonio de los conocimientos que se vienen desarrollando en el país en materia de plantas aromáticas.

Este recorrido más que interesante tiene un corolario relacionado a la divulgación que vos generosamente hacés de tus conocimientos adquiridos. ¿Querés contarnos?

Bueno, desde siempre hemos recibido demandas ya sea a través del teléfono,  por carta y ahora a través del email que no las podemos responder de manera sencilla, porque se trata de consultas que van desde la producción de las plantas aromáticas, la cosecha, tratamiento poscosecha y destilación. Por eso, el grupo del IRB, comenzó  en 1996 la realización de los “Seminarios de Producción de Plantas Aromáticas y Obtención de aceites esenciales”.  En junio 2015 se ha realizado  el 34º Seminario en el  IRB-INTA Castelar. Siempre tratamos de hacer una destilación práctica, para que los asistentes vean como se obtienen los aceites esenciales, eso es muy atractivo para quienes  participan de los Seminarios.

Desde el año 2000 también tuvimos demandas para  dictar estos Seminarios en otros lugares del país, tal como Lobería (pcia. de Bs. As.), Entre Ríos, Tucumán, Trelew, Bariloche, Jujuy, Catamarca.

El Seminario es muy completo, y les permite a los cursantes tomar una idea certera de la producción de las principales especies aromáticas y sus aceites esenciales, incluido un análisis económico.

Sabemos que has recibido una distinción por la dedicación y esfuerzo al estudio de las aromáticas, contanos

La Universidad de San Luis, donde se dicta una tecnicatura en plantas aromáticas y aceites esenciales  junto al INTA de Concarán, me han otorgado una plaqueta distinguiéndome por la dedicación y esfuerzo, y la verdad es que han sido las palabras exactas, porque lo que siento es una pasión por las plantas aromáticas. A mí me entusiasma mucho cada vez que vamos al campo poder reconocer las especies y sus quimiotipos y organizar los seminarios. En mi vida tuve que hacer muchas elecciones, porque para poder desarrollar las habilidades relacionadas con el reconocimiento de especies por el olfato tenés que tener perseverancia, experiencia, y no fumar, para que tus órganos receptores funcionen al 100 %.

Siento que hay un reconocimiento a mi tarea de tantos años en el tema y me entusiasman los planes que ya tenemos para trabajar en conjunto con nuevos ensayos en San Luis, con nuevas Jornadas de Aromáticas en Tucumán, en Catamarca y con la FI UNJu  y la Universidad WARMI SAYAJSUNQO  de Abra Pampa,  Jujuy,  con quienes hemos firmado recientemente un   “Acta Compromiso, de participación colaborativa, en un proyecto con los lideres de las comunidades”

Y no sé si serán los aceites esenciales o qué, pero a mí ni la altura me amedrenta, por el contrario siento mucho entusiasmo por seguir haciendo lo que hago, o sea difundir todos los conocimientos adquiridos en la temática durante los 45 años en el INTA.

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
Personas mencionadas: Miguel Angel JUAREZ