29 de Noviembre de 2016
Noticia

Especialista en agua de INTA expuso en la UBA

En el marco de las IV Jornadas Interdisciplinarias “Ciclo del Agua en Agroecosistemas” realizadas del 16 al 18 de noviembre de 2016 en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA disertó como Conferencista invitado el Ing. en Rec. Hídr. (M.Sc.) Mario Basán Nickisch sobre “Aguadas para Ganadería Bovina de Cría en el norte de Santa Fe según los Ambientes”

Compartir
+A -A

La exposición planteó los principales condicionantes de los sistemas de aguadas para ganadería, tanto naturales como antrópicos, explicando la variación de precipitaciones que se produce con isohietas que superan los 1.200 mm en el este hasta los 850 mm en el oeste, donde los distintos tipos de suelos juegan un rol muy importante en los sistemas ganaderos, conjuntamente con las diferentes situaciones que se presentan respecto a la calidad de agua subterránea.

La calidad química del agua que se brinda a los animales es de gran importancia debido a que puede beneficiar o perjudicar la producción. Se considera clave efectuar mezclas de agua cuando hay condicionantes por excesos de sales y de mineralizar el agua o los alimentos en caso de déficit de las mismas, como es el caso del agua de lluvia

Es muy importante que los animales sean abastecidos con fuentes de agua que no tengan saltos bruscos de calidad ya que se ha comprobado que cuando pasan en un corto periodo de beber agua con déficit de sales a beber otra con exceso, o viceversa, el rendimiento de la producción ganadera se ve seriamente afectado.

En el este de esta Provincia existe el acuífero Puelche, generoso en cantidad,  clasificándolo como deficitario en sales, por lo que se recomienda suplementar con los minerales necesarios para contrarrestar dicha falencia, mientras que en la Cuña Boscosa, Bajos Submeridionales y Domo Occidental sucede lo contrario.

El INTA, articulando con el INA y el Gobierno de la Provincia de Santa Fe ha desarrollado tecnologías inéditas de manejo combinado de agua de lluvia con agua subterránea para disponer de agua en cantidad y calidad durante todo el año, con una escala predial, tanto en campos de INTA como de Productores.

Cuando la permeabilidad del acuífero es baja se trabaja con sistemas “patas de araña” y drenes a las perforaciones para efectuar recarga al acuífero con las lluvias implementando  chupadores flotantes en el caso de haber estratificación de sales en profundidad. Ante la  existencia de variación de concentración de sales en las distintas fuentes es recomendable que todas  converjan a un tanque central de mezcla, para homogeneizar la calidad química del agua que beban los animales independientemente de donde se encuentren pastando.

Para maximizar el coeficiente de escorrentía y aprovechar las lluvias, aún aquellas escasas en cantidad  e intensidad, se  sistematizan terrenos facilitando el traslado del agua a las represas o a los sectores de recarga del acuífero. El diseño apropiado de las represas permite contrarrestar las pérdidas por evaporación, debiendo evaluar los elementos para impermeabilizar los reservorios cuando existen pérdidas por infiltración en el piso y taludes.

Para casos especiales donde el nivel estático se encuentra muy elevado y con problemas de calidad y el perfil del terreno presenta porcentajes de arcilla adecuados, como en los Bajos Submeridionales, se recomienda sistematizar el terreno para eficientizar la cosecha de agua de lluvia y construir depósitos de tierra sobreelevados, para garantizar la conservación del almacenamiento de agua sin contaminarse.

Se promueve la utilización del bombeo utilizando energías renovables, eólica o solar, y la distribución necesaria de agua para que los animales aprovechen las zonas de pastaje de manera eficiente.

Los depósitos de agua deben dimensionarse correctamente teniendo en cuenta el mecanismo de bombeo que se utilice y la demanda diaria. En el caso utilizar molinos se considera adecuada una reserva mínima  de 7 días. Es recomendable que estos depósitos estén tapados, para preservar la calidad del agua y minimizar riesgos de obstrucciones en las cañerías de distribución. La EEA Reconquista está reconstituyendo tanques con problemas de filtraciones importantes en base a diferentes alternativas e implementando cobertores en los mismos para analizar la practicidad de colocación, durabilidad y costos.

Los accesos al agua subterránea se recomienda se realicen con perforaciones bajo normas ingenieriles adecuadas, utilizando filtros y prefiltros acordes al material del acuífero y se encamisen con cañería de PVC Clase 10, donde el diámetro sea como mínimo de 115 mm, especialmente en la zona del acuífero Puelche, para evitar el condicionamiento del nivel dinámico de bombeo en años hidrológicos secos.

Es conveniente que el Productor disponga de un conductímetro para medir y testear la concentración de sales de las diferentes aguadas lo cual le permite controlar y manejar la calidad del agua complementando con análisis químicos periódicos realizados en laboratorios confiables para determinar en detalle los distintos tipos de sales, ya que algunas condicionan y otras favorecen.

Estas tecnologías se pueden adaptar fácilmente a otros ambientes, primando la sustentabilidad ambiental y económica de los Productores, utilizando tecnologías apropiadas y apropiables, capaces de ser instaladas, operadas y mantenidas en el tiempo por los propios usuarios, para lo cual  el INTA periódicamente lleva a cabo junto al Área de Extensión las capacitaciones necesarias.

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Santa Fe
Personas mencionadas: Mario BASAN NICKISCH