19 de Abril de 2021
Noticia

Evaluación clínica reproductiva en el chivo y el carnero

Por lo general al momento de iniciar los servicios la mirada está dirigida a la condición de las hembras (edad, estado corporal, sanidad, etc.), dejando muchas veces de lado el control de los machos que serán utilizados en cada temporada reproductiva.

Compartir
+A -A

Hay que tener en cuenta que, en un manejo tradicional de las majadas, se asigna un macho cada 25 a 30 hembras. Esta relación macho/hembras a simple vista evidencia que los caracteres aportados por un macho en la próxima generación son 25 a 30 veces mayor que los aportados por una hembra, a lo antes mencionado se le suma que un macho durante su vida como reproductor dejará un promedio 195 corderos/cabritos, mientras que una hembra producirá 7,8 corderos/cabritos en promedio. Esto nos obliga a ser más estrictos al momento de elegir los machos que formarán parte del plantel de reproductores. Tanto los caracteres deseables (peso al nacimiento, ganancia de peso diarias, conformación de la canal, calidad y cantidad de lana, producción de leche, etc.), como los indeseables (prognatismo, mala conformación de ubres, problemas de aplomos, etc.) son heredables, es por ello que debemos hacer una muy buena selección. A continuación, se presenta una guía para realizar control de machos previo a la entrada de servicio.

 

Fuente: https://www.campoparatodos.com.ar/2020/06/25/evaluacion-clinica-reproductiva-en-el-chivo-y-el-carnero/

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Catamarca
Personas mencionadas: