09 de Diciembre de 2015
Noticia

Garrapatas y Tristeza bovina: cómo evitar las pérdidas

El jueves 3 de diciembre, en las instalaciones del Liceo Municipal de la ciudad de San Cristóbal, el INTA realizó una charla sobre garrapatas y el complejo de enfermedades que este parásito puede trasmitir a los bovinos

Compartir
+A -A

El Méd. Vet. Atilio Mangold, integrante del grupo de parasitología del INTA Rafaela, fue el encargado de explicar el ciclo de la garrapata del bovino (rhipicephalus microplus), las condiciones naturales que se tienen que dar para que este parásito esté en el ambiente y las zonas del país en las cuales se desarrolla. 
La provincia de Santa Fe presenta condiciones para el desarrollo de esta parasitosis. Si bien hasta el límite norte del departamento San Cristóbal se había logrado erradicar en la década del ´80, en la actualidad se presentaron campos con garrapatas y con brotes de babesiosis hemoparásito. Por ende, se recomendó a los productores que estén atentos, revisen sus rodeos y se asesoren para empezar los tratamientos de erradicación, en caso de tener el problema.
El veterinario explicó que el momento más apropiado para empezar a hacer los tratamientos y erradicar el parásito es al comienzo de la primavera, donde hay pocas garrapatas, ya que en el invierno no se dan las condiciones ambientales para que sobrevivan.
Además de los daños que provoca este parásito, puede transmitir hemoparásitos como Babesia bigemina, Babesia bovis, y Anaplasma marginale, conocidos con el nombre de “Tristeza bovina”. En los tres casos, los síntomas son similares: anemia, fiebre, orina oscura o sanguinolenta, síntomas nerviosos (por la falta de oxigenación), entre otros. 
La Tristeza bovina es una enfermedad de alta mortalidad y morbilidad cuando afecta a animales adultos, generando importantes pérdidas económicas.
En los animales jóvenes hay una resistencia hasta los 9 meses aproximadamente, y el curso de la enfermedad es de tipo subclínico. El animal que estuvo expuesto a la infección (ya sea natural o artificial) genera inmunidad para toda la vida.

Por lo expuesto, lo ideal es que todos los terneros se contagien naturalmente antes de los 9 meses de edad, o que se vacunen contra la babesiosis y/o la anaplasmosis antes de cumplir un año. En base a estos conceptos, Mangold recomendó la utilización de la vacuna y cuando utilizarla. 
La exposición de animales en zonas endémicas de garrapatas no garantiza la adquisición de inmunidad contra este complejo, para ello es necesario que las garrapatas estén infectadas y que todos los animales hayan tenido contacto con las mismas. 

Cuando son animales que provienen de zona endémica se recomienda determinar anticuerpos contra babesia y anaplasma en el 10% de las terneras de 7 a 9 meses de edad. Si los anticuerpos están presentes en más del 75% de los animales, el riesgo es bajo y no haría falta vacunar. Si es menor al 75% es necesario vacunar.
De la charla participaron 40 personas entre asesores, productores, empleados rurales de San Cristóbal y la región, con mucho intercambio de preguntas y conceptos.

 

 

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Santa Fe
    • San Cristóbal