04 de Marzo de 2021
Noticia

Hoja de Ruta. Estrategia de Turismo Rural 2021

Encuentros, generación de conocimiento, articulación con políticas públicas y la construcción de herramientas para acompañar procesos en un nuevo contexto, son algunos de los ejes de la Red de Turismo Rural para este año.

Compartir
+A -A
El 10 de febrero se reunió la Red de Turismo Rural de INTA con el Equipo de Extensión del Centro Regional Tucumán-Sgo. del Estero con el objetivo de intercambiar y construir estrategias de acompañamiento para las experiencias de turismo rural en el territorio de influencia de dicho Centro. En ese espacio se compartieron las líneas de trabajo de la Red a nivel nacional como también regional. 
 
“El objetivo general de la red es contar con un espacio en el que podamos debatir, intercambiar, generar conocimientos y saberes en torno al turismo rural”, explica Marina Guastavino, Coordinadora Nacional de la Red de Turismo Rural de INTA. Y aclara, “Este espacio consolida y legitima el trabajo que se viene realizando desde hace décadas y esperamos poder visibilizar problemáticas, estrategias y generar aportes que contribuyan al desarrollo de políticas públicas para el sector”.
 
Del encuentro virtual participaron: Jorge Miranda - Asistente Regional de Extensión, Andrés N. González - Asistente Regional de Prohuerta, Marcela Robles - OIT Termas de Río Hondo, Marcela Rudelli - UeyEA Valles Calchaquíes, Dino Gómez - Coord. Desarrollo Rural EEA Quimilí, Marcelo Contreas - Coord. Desarrollo Rural EEA Sgo. del Estero, Bernardita Zeballos - EEA Paraná (Eq. Gestión Red Turismo Rural); Marina Guastavino, DNA de Transferencia y Extensión y Coord. Red de Turismo Rural.
 
El Centro Regional Tucumán-Sgo. del Estero, posee una larga trayectoria en el acompañamiento del turismo rural, que continúa en la actualidad y que permite abordar distintas problemáticas y temáticas, incluyendo el agregado de valor y la comercialización de las producciones:
 
o   Cooperativa Huellas de San Francisco, Río Hondo
o   Experiencia Caminos Soberanos en La Banda
o   Turismo Rural en las Sierras de Guasayan.
o   Ruta de la Vitivinicultura.
o   Turismo Rural en el área de influencia del PN Copo.
o   Proyecto de Turismo Religioso en San José de Boquerón, Virgen de Campo Gallo.
o   Laguna Salada.
o   Bajos de la Laguna Mar Chiquita
o   Turismo Comunitario Santa Lucía.
 
Entre los objetivos para este año, “se planteó la necesidad de realizar talleres de Turismo Rural para INTA de manera virtual y retomar, con todos los protocolos necesarios, los encuentros regionales entre productorxs, extensionistas, redes y plataformas”, explica Bernardita Zeballos de la Estación Experimental Paraná (Eq. Gestión Red Turismo Rural).
 
Para Jorge Miranda, Asistente Regional de Extensión, “la pandemia puso en agenda la actividad, en particular, porque es una actividad estratégica para mejorar la calidad de vida de las comunidades, y en este sentido, tenemos que fortalecer el trabajo colaborativo y en red, que nos aporte herramientas innovadoras para la gestión”. En este sentido, “hay mucha necesidad de escuchar y conversar con otros para conocer cómo llevan adelante sus proyectos y procesos, qué estrategias se dan, con quiénes se articula, etc. Esto es fundamental para seguir avanzando”, agrega Miranda.
 
La pandemia COVID-19 ha profundizado las problemáticas pre-existentes del ámbito rural, por lo que es clave la articulación entre los actores del estado y el sector privado, y contar con políticas públicas que fortalezcan el turismo rural como estrategia de desarrollo territorial.
 
El Turismo Rural en INTA 

Para la institución, el Turismo Rural como aporte al Desarrollo Territorial implica un proceso social que se debe acompañar a través de programas, proyectos, estrategias de articulación, redes productivas y de servicios, que encadenen en cada región la producción artesanal, el agregado de valor a la producción agropecuaria, la valorización de los recursos naturales y culturales, sumando servicios de alojamiento, gastronomía y actividades recreativas.
 
Desde el 2004, INTA acompaña a los actores del territorio y a sus principales problemáticas mediante la asistencia técnica, la capacitación, el intercambio de experiencias, la articulación interinstitucional en un contexto de participación y colaboración. Facilitando proyectos y procesos asociativos, buscando financiamiento y canales de comercialización que permitan la diversificación de actividades en el territorio y complemente el ingresos de las familias rurales.
 
El Turismo Rural es abordado desde tres dimensiones: la social, la económica y la ambiental. La dimensión social hace referencia a la inclusión de mujeres, jóvenes, comunidades campesinas e indígenas en el desarrollo productivo y económico, en un contexto respetuoso de los recursos y saberes culturales. La dimensión económica del turismo rural, implica abordarla como una actividad que genera ingresos complementarios,  diversifica las actividades y revaloriza las economías regionales. Desde la dimensión ambiental, se contribuye al cuidado y puesta en valor de los recursos naturales en un marco de sustentabilidad ambiental.
 
Como experiencia asociativa puede incluir a toda la comunidad: productores agropecuarios y de alimentos, escuelas, artesanos, artistas locales, pequeñas agroindustrias, transporte, comedores, casas de campo, guías, Baqueanos, granjas educativas, siempre en vinculación con municipios y comunas.
 
Actualmente el INTA trabaja con alrededor de 100 experiencias de Turismo Rural, en las cuales se involucra el trabajo de más de 700 familias rurales.
 
 

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Buenos Aires
Personas mencionadas: