22 de Junio de 2016
Noticia

Implantan forrajera nativa en una estancia de Tierra del Fuego

Las Agencias de Extensión Rural de INTA Río Grande y Ushuaia evalúan la implantación y revegetación de una gramínea resistente a las condiciones climáticas fueguinas, Poa flabellata. El Ing. Agr. Enrique Livraghi, de la AER Ushuaia, explicó que “se está haciendo una prueba de revegetación con poa flabellata, una gramínea nativa del archipiélago austral”.

En la Estancia María Behety se desarrolla el “ensayo de implantación y revegetación con poa flabellata”
Compartir
+A -A

En la Estancia María Behety, Tierra del Fuego, las Agencias de Extensión Rural de Río Grande y Ushuaia desarrollan una serie de experiencias enmarcadas en el “ensayo de implantación y revegetación con Poa flabellata”, una planta resistente a las condiciones climáticas fueguinas mediante la cual se busca recuperar la productividad de los suelos.

En el terreno donde se realiza el ensayo se encuentra el murtillar, un sitio degradado en el cual predominan subarbustos nativos que no son consumidos por los animales y, además, ahogan el resto de la vegetación. El Ing. Agr. Enrique Livraghi, de la AER Ushuaia, uno de los responsables de la actividad, explicó que “lo que se está haciendo es una prueba de revegetación con poa flabellata, una gramínea nativa del archipiélago austral”. “Los plantines que estamos implantando son producto de la recolección de semillas en la Isla de los Estados, además de un largo proceso de germinación y tratamiento hormonal”, agregó.

En un intenso trabajo interinstitucional, Junto a la Escuela Salesiana “Nuestra señora de la candelaria”, se trabajó en el desarrollo y cuidado de los plantines. Posteriormente, se alcanzó un acuerdo con la Estancia, que cedió el espacio físico para poder implantarlos. Además, este trabajo se desarrolló con alumnos de las Escuelas EPEIM y Agrotécnica Salesiana. Por último se realizará una prueba de pastoreo.

Al respecto, Enrique Livraghi explicó que “la idea fue plantar diez hectáreas y, una vez que las plantas estén establecidas, mantener un semillero local para no tener que ir a la Isla de los Estados con todos los gastos de traslado que eso implica”.

“Esta planta –agregó el extensionista- tiene la virtud de estar verde y palatable en invierno, cuando todas las demás están prácticamente muertas”. “Por eso, al mantener su calidad en invierno, la idea es tener áreas reservadas para el pastoreo ocasional-invernal, sobre todo en épocas criticas como sucedió el año pasado”.

Consultado sobre el trabajo junto a los pasantes, Livraghi respondió que “la experiencia es muy positiva porque en Río Grande creemos que este tipo de escuelas (haciendo referencia a la Escuela EPEIM y a la Agrotécnica Salesiana) son sitios de preparación de jóvenes que luego ejercerán, en su mayoría, labores en el campo o ingresarán en carreras afines a la agronomía o veterinaria”. En tal sentido, destacó: “con este trabajo de pasantías, buscamos que los chicos vayan viendo cómo es el trabajo en organismos como el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria para despertar o encaminar la vocación en estos lugares”.

Asimismo, Livraghi recordó que este ensayo de la poa flabellata se desarrolló junto al Ingeniero Enrique Frers, quien se contactó con científicos de otras partes del mundo que ya venían trabajando en el tema. “De ahí en más, la idea fue avanzar en el conocimiento de esta especie  y por ese motivo tenemos también un convenio con la Universidad de Magallanes (UMAG de Punta Arenas, Chile) para repartirnos las tareas: ellos trabajan en la parte de fertilización y mejoramiento genético y nosotros en la implantación y ensayo de pastoreo, para después poder intercambiar la información que vayamos obteniendo”.

 

Visita del Instituto Nacional de Semillas

 

Otra de las responsables de las acciones es la extensionista de Río Grande, Tec. Susana Aressi, quien remarcó que “a través de este proyecto, surgió muchísimo interés de otras instituciones que articulan continuamente con este tipo de ensayos y productores de todo el país”. “Hace poco tuvimos el agrado de recibir a investigadores del Instituto Nacional de Semillas (INASE) que siempre están acompañando y viendo qué tipo de aportes o mejoras se pueden hacer en los ensayos, y ellos se fueron muy entusiasmados con nuestro trabajo”.

Por otra parte, la provincia, a través del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, ha firmado un convenio con el INASE y allí se formulan y planifican  actividades ligadas a mejorar el potencial forrajero de la isla que involucran también al INTA. Sobre este punto, Livraghi detalló que “desde el Ministerio Provincial de Agricultura, Ganadería y Pesca se busca avanzar en la certificación para lograr el ingreso de una alfalfa, que es utilizada exitosamente en el espacio fueguino chileno, y constituirá un aporte fundamental para el desarrollo y mejoramiento de nuestro potencial forrajero”.

El desarrollo de los murtillares es una problemática que afecta gran parte de la isla de Tierra del Fuego: hay miles de hectáreas ocupadas por este tipo de suelos degradados, lo que convierte a esos campos en improductivos desde el punto de vista ganadero. “Es por esto que tenemos mucha expectativa de que esta planta, la poa flabellata, sirva para incorporar esos sitios al pastoreo, como sucederá en la Estancia María Behety donde próximamente se comenzará con la multiplicación”. “La idea del INTA es que, una vez concluido este ensayo, los establecimientos tomen la posta y hagan sus propias experiencias contribuyendo así al mejoramiento del potencial que tiene este ámbito en cuanto a producción de pasto en cantidad y calidad para después transformarlo, también, en carne y lana”, concluyó Livraghi.

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Tierra del Fuego
Personas mencionadas: Enrique LIVRAGHI, Susana ARESSI