06 de Octubre de 2020
Noticia

Innovar: un camino colectivo

Investigadores y técnicos de Institutos y Área de Investigación de la región, Cuyo, NEA, NOA, Pampeana y Patagonia reflexionan sobre los desafíos de la innovación en el desarrollo de cinco tecnologías diseñadas para la agricultura familiar.

Compartir
+A -A

El desacople de las agendas de investigación con los problemas locales, resulta recurrente en la Argentina. Para la ciencia, una pasteurizadora, un elevador, una trilladora, por ejemplo, son tecnologías de larga trayectoria socio-técnica, artefactos de tecnología madura, ya explorados, que no requieren de mayores aportes científicos.

Existe una mirada hegemónica en torno al desarrollo tecnológico, muy evidente en las energías renovables, que indica, con una buena dosis de racionalidad, que los artefactos deberían tender a resolverse, por ejemplo, con energía solar. Bajo esta concepción existe lo que se conoce, en el debate sobre las renovables, como una escalera energética: comienza en el fogón y debería terminar en un artefacto eléctrico. Todos los programas internacionales tienden a reforzar esta concepción científica: si se asciende en esta escalera, lo anterior queda perimido. Sin embargo, la práctica cotidiana desmiente esta percepción.

Aquí se presentan resultados de procesos de investigación y desarrollo impulsados por organismos de I+D, acompañados por organizaciones de la agricultura familiar y empresas metalmecánicas que participan en estrategias conjuntas de co-diseño. El foco de estas experiencias consiste en destacar las estructuras de sostén frente a la innovación y el rol del Estado frente a problemáticas invisibilizadas, que involucran a múltiples actores. Las tecnologías, los procesos de innovación y los artefactos que se comparten, reúnen en este resumen objetivos multidimensionales.

El INTA, a través del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar (CIPAF) realizó el seminario virtual "Innovar: un camino colectivo-Desafíos de la innovación en el desarrollo de maquinarias con la agricultura familiar". El encuentro, moderado por Diego Ramilo, director del CIPAF, tuvo como protagonistas a investigadores de los IPAF y Áreas de Cuyo, NEA, NOA, Pampeana y Patagonia. Raquel Ariza, especialista en innovación y directora de Industria 4.0 del INTI, realizó las reflexiones finales.

VC Innovación un camilo colectivo

En exposiciones de 10 minutos, los investigadores de las cinco regiones presentaron sus tecnologías desarrolladas con la agricultura familiar e hicieron especial hincapié en las diferentes dimensiones del proceso de producción de las maquinarias. Cada uno de ellos trató de explicar en detalle el origen del diseño, su relación directa con la demanda de los agricultores familiares, su interacción con el territorio y el impacto de su puesta en marcha.

La convocatoria reunió de forma virtual a más de 150 participantes entre profesionales, cámaras, escuelas agrotécnicas e investigadores de todas las regiones del país, tanto de Argentina como de otros países de América latina como México y Colombia.

"Desde el año 86, el INTA ha patentado 23 máquinas o mejoras en máquinas existentes y el 50% corresponde a desarrollos en los que ha participado el CIPAF", destacó Diego Ramilo, director del CIPAF. "El impacto de los institutos y de este conjunto de investigadores jóvenes es enorme y ya se puede ver con total contundencia su participación en las creaciones que hizo el INTA en los últimos 35 años". 

Raquel Ariza, experta en diseño industrial e innovación y directora de Industria 4.0 reflexionó sobre el proceso de diseño de las tecnologías y destacó la importancia de la construcción colectiva de procesos de innovación en territorio. "Es interesante señalar cómo trabaja el CIPAF con soluciones distribuidas. La necesidad a veces está clarísima. Pero para que funcione el sistema y el producto hay que incorporar a todos los actores para armar un ecosistema que lo haga viable. Esto es lo que se denomina innovación abierta: involucrar a todos los actores que puedan ayudar con sus capacidades y saberes en el desarrollo de esas propuestas".

Estas son las tecnologías presentadas por los investigadores y técnicos de las cinco regiones:

* Área IPAF CUYO : Carro elevador de VID

Técnicos de Área IPAF Cuyo trabajaron en el diseño y construcción de un prototipo de mecánica sencilla y bajo costo para mecanizar la cosecha de vid. A diferencia de otras maquinarias disponibles en el mercado, el Carro Elevador y Volcador de uva funciona sin la necesidad de un tractor y mejora la calidad del trabajo de la vendimia, aliviando la tarea del cosechador y haciéndola más segura. Habitualmente, un cosechador corta, acarrea, y vuelca alrededor de dos toneladas de uva por día, recorriendo 10 kilómetros con 20 kilos al hombro y subiendo 80 veces a un “banco” de cosecha.

El Ing. Agr, Nicolas Serafini contó a los panelistas y al público participante que la cosecha de la vid para los pequeños productores es un período crítico porque el producto es altamente perecedero y la oportunidad de cosecha es muy corta. Serafini relató que, en este contexto, detectaron que las maquinarias disponibles en el mercado no servían para la lógica de estos itinerarios de circuitos cortos y estables de cosecha. Los investigadores decidieron focalizarse entonces en la mecanización de la etapa de la carga de la uva al camión, que es la tarea que más desgaste físico requiere. La tecnología que se utiliza habitualmente es la del banco tradicional, que permite que el cosechador suba la escalera y vuelque la producción en el camión. 

El diseño del prototipo llevó unos tres años y se hizo posible gracias a diferentes alianzas, entre las que se destaca la de participación de un grupo de productores del departamento San Martín en la provincia de San Juan que abrieron sus fincas y aportaron su experiencia al diseño. “El prototipo todavía se puede mejorar pero después de dos campañas de cosecha pudimos hacer itinerarios completos y la máquina funciona muy bien”, aseguró Serafini. En términos cuantitativos el reemplazo del banco tradicional por el carro elevador y volcador de uvas implica un aumento de la productividad de la mano de obra entre un 12 y un 15%. Y en términos cualitativos los cosechadores, lo valoran de forma muy positiva por el hecho de no tener que hacer el esfuerzo de subir la escalera tradicional de cosecha.

* IPAF Pampeana - FADU - Ensachetadora y pasteurizadora

Esta máquina desarrollada por el IPAF Pampeana junto a la UBA permite la pasteurización directamente en sachet. De este modo, las familias de agricultores familiares pueden vender leche fluida de forma segura en circuitos cortos, cumpliendo con las normas del Código Alimentario Argentino. El sistema aumenta la renta de las familias, mejora las condiciones de trabajo y produce leche fluida de calidad para los consumidores, promoviendo la seguridad alimentaria y el arraigo rural.

El diseñador industrial Sergio Justianovich contó a los participantes que el proyecto comenzó en 2011 y que se trabajó en principio con los pequeños tamberos de siete municipios que componen la cuenca Abasto de la provincia de Buenos Aires. El dato que despertó el interés por la pasteurización a baja escala fue la comprobación de que 15% de la leche producida circula por mercados informales y que, en muchos casos, ese producto no pasteurizado es un vector para el contagio de enfermedades como la tuberculosis.

La innovación de este sistema consiste en que alterna los pasos: primero envasa y luego pasteuriza dentro del sachet”, explicó Justianovich. El equipo está compuesto por tres módulos que envasan, pasteurizan y enfrían sucesivamente, y tiene una capacidad de procesamiento de 100 litros en poco más de 6 horas.

Recientemente, 13 ensachetadoras y pasteurizadoras se financiaron vía el Ministerio de Desarrollo Social y con esta compra se beneficiarán a 92 productores y productoras de seis provincias y a 78 mil consumidores de todo el país. (Ver nota ensachetadoras)

Es una tecnología que mejora la seguridad alimentaria, disminuye el impacto ambiental, permite la reorganización de los procesos productivos y comerciales y habilita circuitos de producción y consumo formales”, afirmó el investigador. “Sumando un pequeño costo el productor puede ganar hasta 400% más y el consumidor pagar 40% menos por la leche

Por su parte, la diseñadora industrial Edurne Battista destacó que los procesos de innovación se aceleran en la medida en que participan las familias productoras y se forma una red entre los diferentes actores involucrados. “Es necesario, además, incorporar la mirada de los consumidores”, afirmó.

 * Área IPAF NEA "Prototipo de trapiche móvil"

El "Prototipo de trapiche móvil" permite la producción de miel de caña - conocida en el mercado como melaza- en el mismo predio de los agricultores familiares formoseños. Se trata de un equipo móvil que incluye un trapiche accionado por un motor naftero, una paila para cocinar el jugo y transformarlo en miel, y un brasero para quemar la leña.

El investigador Arauco Schifman reveló que para la puesta en marcha del proyecto partieron de una oportunidad. “La producción de caña de azúcar se fue perdiendo a través del tiempo en la región NEA y se limitó -en Chaco y Formosa- a la alimentación animal”, contó Schifman. “Sin embargo en el último tiempo, surgió de los productores el interés de volver a recuperar un saber ancestral como el de la elaboración de la miel de caña para alimentación humana. La producción está destinada al autoconsumo, a la venta en ferias o a su introducción en mercados regionales o nacionales”.

El principal desafío fue lograr que los productores volvieran a producir caña y que no tuvieran que trasladarla a los lugares de acopio para tener que transformarla en miel. “Los productores familiares pueden hacer la miel en sus propios predios y en el mismo dispositivo logran extraer jugo de caña y cocinarlo. Asimismo, una vez que el productor finaliza la producción, puede prestar el carro móvil a otro vecino productor”, explica Schifman. El equipo es capaz de procesar 400 kilos de caña por hora, que se transforman en 200 litros de jugo. Esos 200 litros que recibe la paila se cocinan a lo largo de ocho horas obteniendo unos 50 litros de miel diarios.

El proyecto se realizó con participación de los productores de la zona y con la de un herrero local de Laguna Blanca. Además, fue presentado en el Programa Consejo de la Demanda de Actores Sociales (Procodas). La continuación de las pruebas entre los productores se iba a realizar este otoño e invierno, época de zafra en la zona, pero la pandemia del COVID-19 retrasó el proceso.

*IPAF NOA “Trilladora de Quinua” 

La Trilladora de Quinua ya está accesible para 200 productores de Salta, Jujuy, Catamarca, La Rioja y San Juan. Esta tecnología reduce 80% del tiempo de trilla y un 70% de los costos operativos. Con las máquinas diseñadas y desarrolladas por IPAF NOA se montó la Planta Piloto de Valor Agregado de Quinua y Cultivos Andinos. La construcción y comercialización de estas tecnologías se realiza en convenios con el sector privado. Hasta el momento, se vendieron más de 30 equipos bajo licencia de INTA.

El Ing. Mecánico Pablo Gerbi contó a los asistentes del conversatorio que el proyecto se generó ante la escasa presencia de tecnologías para el desarrollo del cultivo de la quinua en la región andina del NOA.  La tecnología desarrollada consistió en un sistema modular para la poscosecha de quinua, compuesto por dos módulos: el primero de trilla y el segundo de limpieza y clasificación.

Gerbi destacó que el proceso de fabricación local del dispositivo involucró el diseño de la tecnología y de una red de soporte de innovación en el territorio. La red de soporte involucró a diferentes organizaciones de productores, a técnicos del IPAF NOA y a la empresa palpaleña FLAMA. El Complejo Quinua Jujuy fue también un clúster que favoreció a la adopción de la tecnología. En este sentido, el investigador Eduardo Orcasitas agregó que, gracias a las líneas de acción de este clúster, se avanzó con procesos de agregado de valor como la escarificadora en seco.

La trilladora tiene un rendimiento de entre 150 y 300 kilos/ hora (dependiendo de la pericia del operador y del acondicionamiento previo del material), y la limpiadora una capacidad de 150 kilos/hora.

“Estamos avanzando ahora en la utilización de estas tecnologías en los procesos de poscosecha de otros cultivos como el comino, el anís y la mostaza”, señaló Orcasitas. El desarrollo del IPAF NOA provocó, además, el interés de productores de agencias de desarrollo de Chile, Bolivia, Colombia, Vietnam, Egipto, Marruecos y España.

* Área IPAF Patagonia - Disecador Híbrido

El disecador híbrido diseñado por Área IPAF Patagonia funciona con energía solar primaria y con apoyo eléctrico para garantizar el funcionamiento durante las jornadas nubladas y frías de los valles patagónicos. El sistema tiene un colector solar de 4,5 metros cuadrados de superficie, con potencia solar de 2000 W. Asimismo, incluye un apoyo eléctrico de 1200 W, compuesto por dos resistencias y controlado por una termocupla regulable que permite varias modalidades de uso.

Lucas Zanovello del IPAF Patagonia contó que la historia del deshidratador híbrido arranca en 2016 frente a la problemática planteada por las Agencias de Extensión Centenario y Cipolletti respecto a la estacionalidad de la producción frutihortícola del Alto Valle y el cuello de botella que representa la comercialización de sus productos a lo largo del año.

Trabajar el procesamiento por deshidratado permite generar una ventana de comercialización más prolongada, con una oportunidad de agregado de valor”, explicó Zanovello.

El disecado natural en la zona patagónica tiene una ventana muy corta -entre diciembre y febrero- que no coincide con la gran oportunidad de poder procesar los excedentes”, describió Zanovello. “Deshidratar una tanda de tomates al viento y al sol tarda 15 días mientras que con la tecnología achicamos ese tiempo a solo dos días. El equipo tiene una capacidad de carga de 30 kilos de tomates

El dispositivo que se montó fue un co-diseño, con el aporte y saberes de diferentes productores, técnicos y extensionistas. “El año pasado, en conjunto a con la Universidad de Río Negro, le hicimos algunas modificaciones. Este es todavía un proceso abierto, con diferentes instancias para mejorar, sobre todo pensando en dar respuesta a un gran abanico de productores”, aseguró el investigador.

Para más información:

Más información: cipaf@inta.gob.ar

Mirá todo el Seminario aquí

Catálogo de Maquinarias y Herramientas para la Agricultura Familiar:

Catálogo de MyH

https://inta.gob.ar/documentos/agricultura-familiar-catalogo-de-maquinarias-y-herramientas

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
Personas mencionadas: