19 de Noviembre de 2013
Noticia

INTA con otro premio bajo el brazo

INTA obtuvo el premio al mejor stand en la 4° edición de Nanomercosur 2013 “Nanotecnología para la Competitividad Industrial”.

María de los Angeles Palacios, Eduardo Favret, Ana Zamit, Sebastián Pappalardo y Jorge E. Carrillo
Compartir
+A -A

El evento desarrollado en el Palais Rouge de la ciudad de Buenos Aires, contó con la presencia de más de 900 asistentes. El encuentro fue organizado por la Fundación Argentina de Nanotecnología (FAN), que depende del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. El acto inaugural fue presidido por el ministro Lino Barañao y el presidente de CONICET, Roberto Salvarezza. Expertos de Argentina, Brasil, Uruguay, Colombia, España, Portugal, Italia y Estados Unidos participaron en las disertaciones.

Por INTA asistieron Norma Pensel de la coordinación nacional de I+D, Ricardo Sager de la gerencia de gestión y desarrollo tecnológico y Cristian Zuchini de la coordinación de integración científico tecnológica, Gustavo De Greef de la dirección del Centro de Investigación en Agroindustria y Jorge E. Carrillo de la gerencia de gestión estratégica de procesos complementarios del Centro de Investigación en Ciencias Veterinarias y Agronómicas.

En el stand institucional se mostraron algunos de los temas sobre los que se está trabajando en materia de nanotecnología, de la mano de los investigadores Eduardo Favret del instituto de Suelos  de CIRN y Ana Zamit, Sebastián Pappalardo y María de los Angeles Palacios del instituto de Virología del CICVyA.

Por otra parte, en el acto inaugural, Zamit además de ser expsoitora, recibió una mención por colaborar con la difusión de la nanotecnología a la sociedad, integrando los 47 investigadores y tecnólogos de diferentes organismos e instituciones distinguidos .

Carrillo expresó que “los resultados más actuales sobre micro y nanotecnología tienen en este evento el espacio para la promoción, y sin dudas estamos más que orgullosos de haber sido galardonados”.

La “revolución Agro-Nano” sigue generando muchas expectativas acerca de las posibilidades tecnológicas para la agricultura, ganadería, los recursos naturales y la agroindustria, así como sus potenciales impactos en la salud y el medioambiente.

Los desafíos para la industria, el comercio, la investigación y la función pública son muy grandes y exigirán a las instituciones un esfuerzo de cooperación sin precedentes.

Los investigadores de INTA Castelar presentaron sus avances en la temática de Bionanotecnología: aplicaciones en diagnóstico y vacunación; biomimetismo y superficies, en el stand premiado.

El equipo de trabajo en red incluye a Carlos Robles, Romanela Marcellino y Agustín Martínez del Centro Regional de Patagonia Norte.

 

La propuesta

Nanovehículos y vacunas

La aplicación de vacunas es uno de los pilares más importantes en la prevención y control de las enfermedades que afectan al ganado. En algunos casos, las vacunas son poco eficientes, con consecuencias para la salud y producción animal, y la salud humana (zoonosis). El objetivo es mejorar la eficiencia de dichas vacunas mediante nanovehículos dirigidos a células centrales del sistema inmune que modulan su respuesta, conocidas como “células dendríticas”. Las nanopartículas llamadas “liposomas” transportan moléculas tales como azúcares, antígenos y genes dentro del organismo para entregarlas a las células dendríticas. En este modelo se desarrolló una molécula que direcciona los liposomas cargados hacia esas células, y fue patentada internacionalmente por INTA en colaboración con la Northesaten University.

Pappalardo explicó que “actualmente se aplica esta tecnología al desarrollo de una vacuna eficaz contra la brucelosis ovina que causa problemas reproductivos en los rodeos del país”.

 

Diagnóstico portátil

Para el diagnóstico de enfermedades de interés ganadero (en ovinos: brucelosis y clostridiosis, en bovinos: diarrea viral y leucosis), muchas veces se requiere del envío de muestras a laboratorios especializados que se encuentran lejos de los establecimientos agropecuarios. Esta situación encarece el análisis y demora la respuesta del veterinario al productor para enfrentar los problemas sanitarios en el campo.

“Mediante el desarrollo de un dispositivo portátil basado en nanotecnologías que permiten integrar muestreo, análisis y resultados al píe del animal, se puede acceder en minutos a los resultados, con bajo costo, alta especificidad, sensibilidad y rendimiento.” Comentó Zamit.

Con un simple procedimiento el veterinario coloca una pequeña muestra de sangre en el dispositivo y un chip reciclable realiza el bioanálisis.

 

Superficies biomiméticas

En el INTA se están estudiando los patrones autolimpiantes característicos de las superficies biológicas para su aplicación en la agroindustria. El estudio de la micronanotopografía característica de las superficies biológicas es de importancia para el desarrollo de superficies tecnológicas con similares propiedades funcionales. Las superficies superhidrofóbicas, llamadas “autolimpiantes”, aprovechan la dinámica de la formación de gotas para maximizar la extracción de suciedad cuando son rociadas con agua. Los animales que habitan el suelo se desplazan sin que el suelo de adhiera a ellos gracias a sus formas geométricas, hidrofobicidad, sistemas micro-electro-osmóticos, lubricación y flexibilidad de su superficie cuticular. Las maquinarias agrícolas no cuentan con esa ventaja y el fenómeno de adhesión aumenta su resistencia, incrementa el consumo de energía y disminuye la calidad del trabajo. Para solucionar estos problemas se están analizando los principios y las características biomiméticas de la fauna del suelo para el diseño de dichas superficies.