28 de Junio de 2017
Noticia

Intercambio internacional sobre conservación y uso de los recursos genéticos

El Instituto de Recursos Biológicos (IRB) junto al Labintex de Francia, organizaron una video-conferencia con la participación del Dr. Nicolás Roux, de Bioversity International.

Compartir
+A -A

Los impactos del cambio climático global sobre la producción agropecuaria y la seguridad alimentaria ya están golpeando a todo el planeta. Un componente esencial de los esfuerzos para mitigar estos impactos es la producción continua de nuevas variedades de cultivos que puedan desarrollarse bien aún en condiciones ambientales más extremas, cambiantes e inciertas.  Se hace cada vez más evidente la necesidad de utilizar la diversidad dentro y entre especies en los sistemas reales de producción, de modo que haya suficientes opciones para que los cultivos se adapten y esta estrategia se constituya en una suerte de seguro contra la variabilidad climática. Por este motivo, dependemos de la disponibilidad continua de un gran pool de recursos genéticos  vegetales y animales para sostener el abastecimiento de alimentos y la economía nacional. Como sucede en el resto del mundo, a pesar de la gran cantidad de estos recursos que existen, en Argentina enfrentamos numerosos cuellos de botella para movilizarlos en función de un uso más eficiente y sostenible.

En esta búsqueda, el Instituto de Recursos Biológicos (IRB) junto al Laboratorio virtual del INTA en Europa  (Labintex-EU), organizaron una video-conferencia con la participación del Dr. Nicolás Roux, coordinador de la Global Musa Genomics Consortium y de la Global Musa Genetic Resources Network de Bioversity International, y el Ing. Alejandro Valeiro, quien desde comienzos del año 2017 coordina el Labintex, con sede en Montpellier (Francia). Bioversity es una de las instituciones internacionales de investigación que –junto a los más conocidos centros de investigación de la papa (CIP en Perú), de maíz y trigo (CIMMYT en Méjico) o del arroz (IRRI en Filipinas)- integra el  Grupo Consultivo Internacional de Investigación Agrícola (CGIAR).

Nicolás Roux, como un ejemplo que puede aplicarse a otras especies, expuso sobre la “Efectiva conservación y uso de la diversidad de Musa”. Un dato poco conocido es que el banano (Musa paradisíaca) es el 8° alimento más importante en el mundo, y el 4° en los países menos desarrollados. Los desafíos principales a nivel global son: aumentar urgentemente la base genética (ya que el 40% de la producción mundial es de un solo clon; Cavendish), evitar el monocultivo, y la gran vulnerabilidad existente frente a eventuales crisis fitosanitarias.

En su exposición el Dr. Roux, mostró cómo esta misma situación se da también a nivel agroalimentario global: de las 250.000 especies vegetales identificadas, el hombre ha utilizado a lo largo de la historia sólo 7.000. De ellas, únicamente 12 vegetales sumados a 5 especies animales constituyen el 75% de la alimentación mundial. Y más: sólo 3 especies (arroz, maíz y trigo) proveen más del 50% de las calorías a la población mundial. Demasiado riesgo en un ambiente tan cambiante.

Explicó entonces cómo, para el caso del banano,  se conformó la red global MusaNet con más de 100 instituciones articuladas por Bioversity International (Montpellier, Francia), que se dedican a las distintas estrategias de recolección y conservación, al análisis de diversidad, la evaluación, la genómica y la información. La red cuenta con centros de mayor actividad en las Universidades de Lieja y Lovaina (Bélgica), Queensland (Australia), el Instituto Experimental de Botánica (Rep. Checa), el CIRAD (Francia) y el Instituto Internacional de Agricultura Tropical (Nigeria).

Las más modernas tecnologías son utilizadas a los fines de conservar y hacer un uso más eficiente de la diversidad de esta especie. Se realizan recolecciones periódicas de materiales silvestres (en los países del sudeste asiático que son centro de origen de esta especie) y de variabilidad que pueda presentarse en las áreas de cultivo. En las universidades belgas, se hacen las cuarentenas, la indexación de virus y los controles sanitarios, y finalmente se los conserva en el mayor banco de germoplasma mundial de banano en la Universidad de Lovaina (1.500 accesiones). Allí se mantienen in vitro y crecientemente en nitrógeno líquido a -18°C con técnicas de criopreservación, donde se estima pueden conservarse por más de 100 años.

En República Checa se hacen los estudios de determinación de ploidía y genotipado; en Francia los análisis de diversidad a través de técnicas de secuenciamiento génico; el fenotipado en Bélgica y se realizan ensayos de campo en distintos lugares del mundo, la gran masa de datos se analiza a través de técnicas de bioinformática en Montpellier. Toda esa información es de acceso público y se carga en diversos sistemas concentrados en el “Musa Information Germplasm System” (https://www.crop-diversity.org/mgis/ ).

Finalmente, el material identificado y con todos los datos producidos está a disponibilidad de todas las instituciones que lo soliciten para su uso en investigación o producción comercial: en los últimos años, se han enviado gratuitamente materiales genéticos a  más de 300 usuarios en 110 países.  

Más allá de que el banano es un cultivo menor en la Argentina, la experiencia de organización en la conservación y uso de los recursos genéticos, la gran cantidad de técnicas que se manejan en la red presentada por el Dr. Roux y las innumerables posibilidades de articulación que se abren entre el INTA y Bioversity International, resultaron de suma utilidad para los asistentes.

Participaron de la video-conferencia:

En Francia: Nicolás Roux (Bioversity International) y Alejandro Valeiro (LABINTEX,  Montpellier).

En EEA INTA Balcarce: Ariana Digilio

En EEA INTA Concordia (Laboratorio de Protección Vegetal y Biotecnología): Liliana Panozzo, Analiz Bernard, Claudia Hauteville, Blas Tito y María Inés Plata Tamayo.

En el Instituto de Recursos Biológicos (CIRN- INTA Castelar): María Victoria Rivero, Gisela Malagrina, Ignacio Zunino¡, Carla Arizio, Marcela Manifesto y Silvina Lewis