29 de Agosto de 2016
Noticia

Islas del Paraná. Se prevé una veranada con buena oferta forrajera

“Se prevé que el río no volverá a crecer en lo inmediato, por lo tanto, para fines de primavera el estado de vegetación en las islas tiene que ser bueno. Buena oferta con buena calidad forrajera. Esto anticipa una veranada o ciclo tradicional de engorde de novillos, muy buena”, comentó Ernesto Massa, profesional del INTA Paraná, especialista en ganadería en islas.

Compartir
+A -A

Ganadería en islas y la dinámica de las islas del río Paraná

El delta  es un ambiente particular y muy complejo. La cabecera del Delta (departamento Diamante y Victoria),  es distinta al sur o sea la zona de  Villa Paranacito.

“Un nivel hidrométrico  en Diamante afecta de manera  muy diferente a lo que puede pasar en Victoria. En Diamante hay un relieve más marcado y podemos decir que ahora que bajó el río,  gran parte de la superficie de isla está sin agua y empezando una recuperación de la vegetación,  tarea que no es fácil, porque  fue  una inundación extraordinaria, por el tiempo de permanencia y por la altura alcanzada por el río. Venimos con una frecuencia alta de inundaciones en los últimos 4 años, también de picos altos. El ambiente de islas pertenece a los humedales fluviales del río Paraná y funciona con el pulso hidrológico, la vegetación  está adaptada  a ese tipo de disturbio natural, pero le lleva tiempo recuperarse”, señaló Massa.

Lo que determina  la vuelta es la altura del río y no la disponibilidad de pastizales

Como el manejo ganadero característico es muy extensivo, el productor tiene premura en volver a la isla porque todo el movimiento ante la inundación le genera gastos muy importantes y en casos puntuales afuera tampoco hay campos para arrendar y la alimentación para el mantenimiento de la hacienda es muy costosa.

 

Dijo Massa que “ahora  el productor está volviendo, en forma paulatina. Lo que determina  la vuelta es la altura del río y no la disponibilidad de pastizales. No se ve la condición de la vegetación.  La isla siempre se  ha usado así.  Si bien fue un invierno crudo hay algunas especies que no se han alcanzado a secar por las heladas y pueden servir para pastorear, pero en general existe muy baja disponibilidad de forraje. Siempre hay algo que la hacienda puede pastorear, pero no se puede esperar una buena recuperación de la hacienda, con islas peladas (por la deposición de sedimentos dejadas por el río en grandes cantidades), la generación de forraje no es inmediata”. Sería recomendable dejar empastar la isla y entrar dentro de un mes o mes y medio.

Relevamiento de la vegetación en islas y el mejor aprovechamiento

Hay humedales  de distintos tipos. Todos  son de alta productividad. Las islas del Paraná son muy buenas porque  hay alta productividad  vegetal, excelente calidad y diversidad.

“En el año 2013  realicé durante un tiempo el seguimiento de  la vegetación post inundación de un pico invernal y los datos me mostraron que a los 70 días de retirada el agua hay disponibilidad de forraje aceptable como para que la hacienda tenga para pastorear. Y a los 100 días prácticamente equipara valores a antes de la inundación. Es decir que la regeneración es rápida”, dijo Massa.

El especialista además dijo que  “Si no llega a crecer el río como se prevé,  para  fines de octubre  el estado de vegetación en las islas tiene que ser bueno, tanto por la oferta, como por la calidad del pasto. Se puede esperar una veranada  con aceptables valores de engorde de novillos”, finalizó.

 

Caso Cercano

Massa comentó que  días atrás visitó una isla de 800 hectáreas ubicada frente a Rosario, donde más del 80% de la superficie estaba sin agua desde principios de agosto.

“La disponibilidad forrajera era aceptable, por el poco tiempo transcurrido entre el retiro de las aguas hasta fecha y el productor había ingresado hacía 2 semanas con 153 cabezas, entre novillos y vacas, más 11 caballos. 

De acuerdo a los comentarios del productor la hacienda ya había mejorado el estado, pastoreando los relictos de vegetación acuática flotante como camalotes y los primeros macollos de las plántulas arraigadas, recientemente emergidas en el sedimento depositado”, comentó Massa.

El profesional del INTA dio más detalles de la situación, “por su parte los pajonales y carrizales, comenzaron a rebrotar lentamente por el incremento de las temperaturas medias de las últimas semanas, notándose claramente en su estructura  sedimentos finos , debido al reciente retiro del agua”, finalizó Massa.

 

 

 

 

Para más información:

Ing. Agr. Ernesto Massa

 massa.ernesto@inta.gob.ar

 

 

 

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Entre Ríos
    • Oro Verde
Personas mencionadas: Ernesto Segundo MASSA