15 de Agosto de 2019
Noticia

“La acreditación de los laboratorios de referencia y servicios del INTA es fundamental”

Así lo afirmó Juan Carlos Hallak, subsecretario de inserción internacional del Ministerio de Producción y Trabajo en su visita al Centro de Investigación en Ciencias Veterinarias y Agronómicas del INTA

Compartir
+A -A

El funcionario visitó el Centro de Investigación en Ciencias Veterinarias y Agronómicas y se reunió con autoridades e investigadores de CICVyA, con el objetivo de interiorizarse acerca de los laboratorios de referencia y servicios de este centro de investigación, en el marco del apoyo financiero ministerial a la institución para hacer frente a los gastos de acreditación necesarios para mantener la condición de referencia ante el Organismo Argentino de Acreditación OAA bajo un novedoso esquema de acreditación Multisitio.


“Tener la capacidad humana y material que tiene el INTA y no poder acreditar sus laboratorios es desperdiciar una enorme capacidad; no poder haberlo hecho por cuestiones presupuestarias es una lástima y que el Ministerio de Producción haya ayudado a que estén acreditados habla de una sociedad muy virtuosa, en este momento de dificultades”, así lo señaló Héctor Espina durante la visita de Juan Carlos Hallak al INTA Castelar.


Todas las acciones de las acreditaciones conducen a homogeneizar estatus y que cada laboratorio mantenga sus características propias, pero bajo una gestión estratégica institucional común en calidad.


“Trabajamos con la subsecretaria de inserción internacional, ya hace 2 años, armando lo que es el Plan de Calidad Argentina. El INTA es de las primeras instituciones que se sumaron a este emprendimiento y empezamos a aportar en el plan estratégico, con vistas a desarrollar capacidades en el país, para el cumplimiento de estándares de calidad y el desarrollo del comercio exterior.  Como integrantes de la mesa del Plan y siendo de los organismos públicos que más han avanzado en materia de calidad y tiene la red de laboratorios más amplia del país, fue priorizado por el Plan y por el Ministerio de la Producción, para otorgarle un subsidio que garantiza el mantenimiento de las acreditaciones de sus laboratorios”, expresó Juan Manuel Fernández Arocena, director nacional asistente de Sistemas de Información, Comunicación y Calidad.


Comentó también Arocena, “en principio, planteamos un trabajo de 24 meses en el cual en la primera etapa se alcanzarían más de 70 ensayos acreditados en el Multisitio a lo largo del país, adicionando a esto el aumento de alcance del LEAPMI (Laboratorio de Ensayos de Aptitud, Patrones y Metrología del INTA)”. Además, dio la primicia sobre la presentación del Multisitio que se hará el 30 de agosto, que involucra a todos los laboratorios acreditados del INTA en el que se compartirán experiencias, políticas de calidad y procedimientos.

Que la institución mantenga la acreditación en determinaciones, en laboratorios de referencia y los servicios especializados a profesionales veterinarios, productores, organismos estatales, y a empresas relacionadas con la industria veterinaria y biofarmacéutica en general, contribuye a que se pueda cubrir la totalidad de los productos agroindustriales que se exporten, representando una garantía en el procedimiento y actualización permanente de las metodologías y técnicas utilizadas.


 

En la jornada con la comitiva del Ministerio de Producción y Trabajo en CICVyA, su directora Ruth Heinz presentó un panorama general de las numerosas actividades del centro y enumeró algunos de los servicios que se brindan como secuenciación de ADN vegetal, animal y de microorganismos, detección de organismos genéticamente modificados (OGMs); citometría de flujo, que se brinda en conjunto entre los institutos de Biotecnología y Virología;  laboratorio integral de microscopía, boxes de bioseguridad para grandes animales que brindan alojamiento y atención integral a grandes animales en experimentos que requieran medidas de contención; bioterios de producción para disponer de cobayos y ratones criados en condiciones óptimas para ser utilizados en experimentación; campo experimental de animales de producción para disponer de animales de producción y principalmente de un rodeo bovino de cría con todas sus categorías, para ofrecer a los diversos grupos de investigación, animales de experimentación, sea para la obtención de fluidos, tejidos, experiencias a campo o en los boxes de bioseguridad, según corresponda; plataforma técnico organizativo para el desarrollo de productos agrobiotecnológicos  INCUINTA y, servicios especializados brindados por los Institutos del Centro como diagnóstico de virus equinos, aviares, bovinos, virus adventicios, influenza, detección de virus en semen para exportación, vigilancia en enfermedades espongiformes transmisbles (vaca loca y otras), potencia de vacunas, cultivos celulares y laboratorios NSB 4 OIE, cuarentena fitosanitaria, identificación de microorganismos benéficos, fitopatógenos, entomófagos, calidad de insumos microbianos y análisis y tratamiento de residuos. 


“Son clientes de los servicios especializados exportadores agroindustriales, los centros de inseminación artificial, empresas de fabricación de vacunas y biológicos, asociaciones de criadores y organismos nacionales de salud animal y salud pública”, afirmó Heinz.


Un repaso por las presentacioones técnicas


Marianne Muñoz, reemplazante de la Responsable de Calidad del Instituto de Biotecnología -Viviana Pedroarias-  y parte del staff de la Unidad de Genómica explicó que en el Laboratorio de Detección de OGM del Instituto de Biotecnología se realizan desde 1998 ensayos para la determinación de transgénicos u OGM (Organismos Genéticamente Modificados) en distintos tipos de muestras. Los objetivos del servicio son desarrollar, poner a punto, validar, implementar y acreditar determinaciones en semillas, granos, alimentos, material verde, ácidos nucleicos y productos industrializados.



“En 2007 el laboratorio es acreditado por el Organismo Argentino de Acreditación, demostrando así su competencia por el cumplimiento de los requisitos internacionales de la Norma ISO 17025”, dijo Muñoz y agregó, “estamos trabajando para que en el futuro los ensayos acreditados en el IB se incorporen a la gestión de un Laboratorio Multisitio INTA junto a todos los ensayos acreditados a lo largo y a lo ancho de INTA”.


Daniela Tosto, investigadora del Instituto de Biotecnología y asesora del laboratorio de detección de Organismos Genéticamente Modificados OGM, comentó que “Argentina es el tercer país a nivel mundial en cuanto a superficie sembrada con cultivos genéticamente modificados (23,6 millones de hectáreas) y es fundamentalmente un país agroexportador. Ante este escenario económico-productivo y dado que los países importadores exigen la identificación y cuantificación de los OGM y sus derivados, es estratégicamente importante tener acreditado el Laboratorio”.


Actualmente el Laboratorio ofrece 53 ensayos y tiene 13 ensayos acreditados; ademásde realizar capacitaciones y pasantías, brindar asistencia técnica a laboratorios y organismos a nivel nacional y regional. “Se trabaja estrechamente con SENASA e INASE. Los servicios que brindan impactan en la decisión de las exportaciones e importaciones”, señaló, Tosto.


Luego Bibiana Brihuega, directora del Instituto de Patobiología, explicó, “el Laboratorio de Leptospirosis es laboratorio de referencia de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) para Argentina y Latinoamérica y se encuentra acreditado bajo la Norma ISO 17025 desde el año 2006”. Es el único laboratorio que ha acreditado la técnica MAT para diagnóstico de leptospirosis en Argentina. Recibe auditorias del Organismo Argentino de Acreditación (OAA) y trabaja bajo estrictas normas de calidad, realizando interlaboratorios con la International Leptospirosis Society.


“Este laboratorio coordina una Red Nacional de Interlaboratorios para la técnica MAT y participan SENASA, Instituciones públicas y privadas, Centros de Zoonosis, Instituto Carlos G. Malbrán, Universidades Nacionales, Centros Municipales, Instituto de Investigación y Laboratorios privados”, enfatizó la investigadora.


En Triquinosis, una enfermedad parasitaria y una zoonosis alimentaria causada por la ingestión de carne cruda o insuficientemente cocida de cerdo o de presas de caza y embutidos


que contienen larvas del parásito, mencionó que “desde el año 2011, el laboratorio de triquinosis del Área de Parasitología del IPVet se encuentra acreditado bajo la norma ISO 17025, recibiendo auditorias del Organismo Argentino de Acreditación (OAA), y realizando interlaboratorios con el Instituto Superiore di Sanitá de Roma, Italia”, agregó la directora del instituto.  En diciembre de 2018, el Comité de Acreditación de Laboratorios de Ensayos otorgó la extensión del alcance de la acreditación para el ensayo “Digestión enzimática artificial en carne porcina” en su 1° y 2° mantenimiento al laboratorio INTA Patobiología. Este ensayo es considerado la prueba Gold Standard diseñado específicamente para muestras individuales y agrupadas, y ha sido sometida a estudios de validación.  



Por último, mencionó el diagnóstico de EEB y Scrapie por inmunohistoquímica e histopatología. La Encefalopatía Espongiforme Bovina EEB y Scrapie, son enfermedades listadas por OIE y constituyen limitantes para comercio internacional de productos de origen bovino, ovino y caprino. El laboratorio se presentará este año para ser auditado por el OAA. Acreditar la técnica bajo norma ISO 17025, otorgará credibilidad a los resultados, favorecerá la presentación a otras naciones y posicionará internacionalmente al Programa y al Laboratorio”, señaló Brihuega.


El laboratorio de Brucelosis es referente de la OIE y constituye la Red de SENASA cumpliendo con la acreditación de sus técnicas y condiciones ambientales.


“Vinimos a ver la tarea que hace el INTA, sus laboratorios de investigación y la gestión de calidad que realizan y nos complace ver la magnitud de su trabajo; corroboro con este contacto lo que ya conocíamos como un INTA de excelencia”, manifestó Hallak.

El recorrido por el Centro de Investigación

La comitiva visitó dos institutos de CICVyA. El primero fue el Instituto de Patobiología. Comenzó visitando el laboratorio de Enfermedades Espongiformes Transmisibles (EET), donde su responsable, Fernando Delgado, explicó que la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), o Mal de la Vaca Loca, es una enfermedad transmisible, neurodegenerativa del ganado bovino que produce la muerte de los animales afectados. Es causada por una proteína infecciosa (prion) que se transmite mediante el consumo de tejidos de animales infectados. La enfermedad produce cuantiosas pérdidas económicas en los países afectados y también puede afectar al ser humano, por lo que es considerada de interés para la salud pública.

La OIE otorga a diferentes países una categoría o estado sanitario para esta enfermedad. La Argentina tiene y ha tenido siempre la mejor calificación de riesgo para EEB, sin haberse detectado casos de la misma hasta el momento.


A continuación, la comitiva se dirigió al laboratorio de Triquina; allí Javier Schapiro explicó la importancia de la técnica acreditada para el control de los alimentos. Y finalmente visitaron el Laboratorio de Leptospirosis, que trabaja bajo normas de calidad desde 2006, para conocer sus capacidades.


Más tarde, recorrieron el Instituto de Biotecnología para visitar la Unidad de Genómica UGB, donde la investigadora Andrea Puebla comentó que el laboratorio “presta servicios en el área de la genómica a los laboratorios de investigación y desarrollo de las distintas Estaciones Experimentales y Centros de Investigaciones de INTA y otras instituciones públicas y privadas del país”. La misión que tiene es brindar apoyo tecnológico a la comunidad científica nacional y regional con el objetivo de incrementar cualicuantitativamente el desarrollo de capacidades nacionales en biotecnología y recursos Genéticos. Dan servicios de secuenciación de ADN por electroforesis capilar, genotipificación por electroforesis capilar fluorescente y Análisis de ácidos nucleicos no marcados por electroforesis capilar.


En la visita a las instalaciones del Laboratorio de Detección de OGM se conversó sobre las actividades del laboratorio, la importancia del monitoreo de los granos importados y el impacto del problema de la presencia de alfalfa transgénica en los mercados. También se comentaron los tipos y cantidad de muestras procesadas en el laboratorio, así como las condiciones ambientales de control de presión de aire y circulación controlada en las instalaciones


“Tenemos un enorme desafío como país para mejorar estándares de calidad de toda la producción y poder salir al mundo con exportaciones y asegurar la calidad agroalimentaria de las personas. En este sentido la acreditación de laboratorios de referencia y ensayos del INTA es fundamental para que se pueda controlar la salida o entrada de productos al país”, concluyó el subsecretario del Ministerio de Producción y Trabajo.


Acompañaron al subsecretario Laura Segura, Mariano Macchioli y Juan Pinkasz.  También estuvieron presentes Raúl Kremer, Clarisa Cutri Frau y Cristina Slepetis de la Gerencia de Procesos y Calidad del INTA.

 

 ver más fotos

 

 

Referencias

Localización geográfica: