01 de Octubre de 2019
Noticia

La agroecología en la jornada de ambiente y producción

La décima Jornada de Ambiente y Producción propuso a la agroecología como eje central. Se realizaron dos eventos vinculados a la temática. El primer día, en la UNL docentes y estudiantes de tecnicaturas participaron de un Conversatorio y el segundo, en la Estación Experimental Agropecuaria Reconquista, 280 estudiantes y docentes de escuelas rurales, participaron de la jornada. Las dinámicas incluyeron exposiciones, prácticas en el campo, el almuerzo compartido y la ya tradicional plantación del árbol de la sustentabilidad.

Compartir
+A -A

Celebramos una década del encuentro que convoca una vez al año a estudiantes del ciclo superior de escuelas rurales del área de influencia de INTA en el norte de Santa Fe. La propuesta es propiciar un espacio que habilite a pensar estrategias conjuntas en el marco de la producción agropecuaria y la conservación del ambiente.

En esta oportunidad y en el marco de los diez años, se realizaron dos actividades en días consecutivos. El miércoles 25 fue el Conversatorio con docentes y estudiantes de tecnicaturas, institutos de formación docentes y profesores de escuelas con orientación agrícola. Se compartieron experiencias y desafíos  sobre la producción con enfoque agroecológico. El segundo día, se trabajó con los estudiantes en torno a los principios de la agroecología y se pusieron en práctica técnicas para la producción y la conservación de los recursos naturales.

“Pequeñas acciones para grandes cambios”

Así definió la propuesta uno de los participantes de la reunión que se realizó en la sede de la Universidad Nacional del Litoral (sede Reconquista) y que tuvo como propósito habilitar un espacio de conversación en torno a experiencias regionales  con enfoque agroecológico en instituciones educativas.

Participaron 48 representantes de escuelas rurales, institutos de formación docente, técnicos de INTA, docentes de UNL y estudiantes de la tecnicatura en gestión ambiental, que se dicta en Reconquista. 

En un primer momento, los participantes compartieron las experiencias que llevan adelante en cada institución.  Entre otros ejemplos, en la Escuela Agrotécnica de La Potasa, la producción hortícola se realiza desde los principios agroecológicos. Por otra parte, docentes del Profesorado de Educación Secundaria en Agronomía (ICAM ISPI) contaron que están empezando un proyecto de producción agroecológica en la localidad de Nicanor Molinas, con el acompañamiento del programa Pequeñas Donaciones de Naciones Unidas.

Entre las principales dificultades se expuso el trabajo conjunto con comunas y municipios, por la ausencia de legislaciones que protejan e impulsen este tipo de producciones y la escasa información sobre rendimientos en cultivos extensivos agroecológicos, entre otros.

La síntesis de la conversación fue guiada por tres especialistas: Federico Pognante, de la Secretaría de Agricultura Familiar, Soledad Roulet y Sergio Crudeli, ambos técnicos de INTA. Quienes destacaron el espíritu de reunirse para pensar en conjunto estrategias y expusieron a grandes rasgos los principios de la agroecología, como son pensar la ecología y la producción como un todo e integrar al ser humano en el sistema productivo.

Prácticas agroecológicas

El jueves 26 tuvo lugar la edición número 10 de la Jornada de Ambiente y Producción. Vinieron 280 estudiantes y docentes de La Potasa, Montecarlo, Malabrigo, San Manuel, El Arazá, La Loma, Campo Dotti, Paraje  San Juan, Los Lapachos, Nicanor Molinas, Moussy, Arroyo Ceibal, Colonia Durán, Villa Ocampo, Victor Manuel, Intiyaco y Tostado.

“La agroecología es una forma de entender la producción basada en un conjunto de conocimientos, técnicas y procesos históricos, en armonía con el ambiente” destacó Federico Pognante uno de los disertantes, junto a Soledad Roulet en la primera de las dinámicas propuestas para la jornada.

El especialista de la Secretaría de Agricultura familiar comparte la visión de este modelo frente al agroindustrial: “el agroecológico es un modelo más sustentable en el tiempo, trata de no contaminar, y busca que las generaciones futuras puedan seguir produciendo”, comenta. “También incluye lo social y lo económico, genera menor dependencia de los insumos externos y se promueve que las familias puedan vivir en el ámbito rural”, resume.

El segundo momento, consistió en un recorrido por la Unidad Agroecológica de INTA Reconquista.  Divididos en grupos, cada uno visitó una de las cinco estaciones en las que se mostraron prácticas agroecológicas vinculadas a: bioinsumos, biocontroladores, biodiversidad, conservación de suelos y pastoreo rotativo racional en ganadería.

“En la zona resta mucho trabajo por realizar para que los productores adopten estas prácticas”, comenta Roulet, quién destaca también aspectos vinculados a la transición de la producción tradicional. “Uno de las primeras prácticas es reemplazar insumos químicos por biológicos” comenta.

“El objetivo del encuentro de hoy es que los estudiantes conozcan que hay experiencias concretas agroecológicas y que se puede producir de otra manera”,  apunta Pognante.  “A nosotros nos preocupa la migración de lo rural a las ciudades. Tal vez este tipo de propuestas empiece a motivar a que los jóvenes puedan elegir vivir y producir alimentos sanos para toda la sociedad.  Porque los alimentos se producen porque hay gente en el campo”, remata.