04 de Agosto de 2015
Noticia

La flor más bella para Villarino y Patagones

Con el objetivo de desarrollar un plan de fortalecimiento de los viveros de la región, potenciar y fomentar el sector florícola se generó un trabajo articulado entre el INTA Hilario Ascasubi, la Sub Secretaría de Producción del Municipio de Villarino y el Instituto de Floricultura del INTA Castelar.

Compartir
+A -A

La propuesta es posicionar al Vivero Municipal de Argerich como referente temático y multiplicador de las variedades desarrolladas por el Instituto de Floricultura para que el productor florícola de la zona, pueda obtener materiales nacionales adaptadas al territorio y desarrollados en Argentina.

En el instituto del INTA se desarrollan variedades nacionales, herbáceas,  florales y leñosas, a partir de plantas nativas mejoradas genéticamente. Están registradas en el INASE y son las  únicas variedades con material originario y desarrollo nacional.

Las flores del INTA

Las dos variedades de Mecardonia, Poty Amarilla INTA y Guaraní Amarilla INTA, fueron seleccionadas por una  empresa japonesa para ser comercializadas en el mundo con pagos de regalías al INTA quien las distribuye con la provincia de Misiones, por ser los proveedores de los recursos  genéticos.

Además, el instituto cuenta con tres variedades del género Glandularia, “Natali Rosa INTA”, “Alba INTA” y “Extrema Roja INTA”; Nierembergia, conocida como Chucho de monte,  con tres variedades de color blanco y una celeste.   Dos variedades de Calibrachoa INTA y también con una especie leñosa como el Lapacho en maceta y una variedad de Tecoma.

“Las variedades de Glandularia y Nierembergia se pueden adaptar muy bien para la zona porque son muy resistentes, no requieren de mucho riego, soportan el pleno sol,  altas y bajas temperaturas” explicó la Ing. Agr. Carmen Margarita Stosic del Instituto  de Floricultura del INTA ubicado en el Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias (CNIA) sito en la localidad de Hurlingham, y conocido como INTA Castelar.

“Obtener la variedad, propagar y difundir la tecnología es un proceso  muy largo de selección, cruzamiento y de acompañamiento comercial para que el sector productivo pueda  instalar en el mercado  las nuevas variedades”, agregó la ingeniera del INTA Castelar.

El trabajo interinstitucional

La propuesta de hacer producción floral surge del trabajo interinstitucional entre el Municipio de Villarino a través de su Vivero municipal en la localidad de Argerich, el Programa Nacional Pro Huerta y la Agencia de Extensión Rural (AER) Médanos del INTA Hilario Ascasubi.

“El  Vivero Municipal de Argerich es un espacio que permite generar capacidades, fortalecer la actividad forestal y ornamental de la región, promover emprendimientos productivos y  crear un espacio en común para reflexionar sobre los problemáticas de los viveros de la región y definir estrategias para abordarlos”, señaló el  Méd. Vet Sergio Cuello,  coordinador del proyecto territorial secano y jefe de la AER Médanos del INTA.

A partir del contacto y la gestión que realizó el Ing. Agr. Pablo Palacios coordinador del Programa Nacional Pro Huerta del INTA Hilario Ascasubi con el Instituto de Floricultura, técnicos del INTA y del Municipio de Villarino asistieron a una capacitación sobre las variedades florales con la idea de aprender sobre la reproducción, hacer plantas madres y propagar las  especies florales.

La siguiente etapa se concretó con  la visita de los técnicos del Instituto de Floricultura al Vivero de Argerich donde se brindó una jornada de capacitación para difundir y multiplicar las variedades florales del INTA en el territorio de Villarino, Patagones y Coronel Rosales desde el vivero de Pehuen Có.

Los potenciales productores florícolas que participaron de la jornada,  fueron aproximadamente 55, tienen un vivero o están iniciando el emprendimiento. Participaron representantes del Vivero municipal  y del de la Escuela Spegazzini de Patagones, el de Pehuen Có de Coronel Rosales. También viveros privados de Pedro Luro, Patagones y  productores de la zona”, comentó Sergio Cuello del INTA Médanos.

Durante la jornada se expuso el tema sustrato a cargo del Ing. Agr. Luciano Orden del INTA y gestión empresarial a cargo de la Ing. Agr. Carmen Stosic del Instituto  de Floricultura del INTA.  Luego se realizó una recorrida por el vivero municipal a cargo del  Téc. Forestal Gabriel Bellabarba encargado del vivero Municipal de Argerich.

Para finalizar, en el invernáculo del vivero, se realizaron las demostraciones de análisis de conductividad eléctrica y de pH del sustrato a cargo de la Téc. Luciana Dunel del INTA H. Ascasubi; el armado del sustrato y la reproducción de plantines en base a  esquejes por parte del  Ing. Agr. Damián Sisaro y el Tec. en Floricultura Santiago Stancanelli  del Instituto de Floricultura.

“Creo que algunas de las variedades del INTA  pueden ser muy bien aceptadas en la zona. Con los plantines se harán las plantas madres para que el productor de la zona pueda reproducir esas variedades florares de especies autóctonas mejoradas en Argentina para ser utilizadas como ornamentales”, expresó el técnico forestal Gabriel  Bellabarba.

“Hay una buena cantidad de productores interesados que participaron del taller,  la idea es que primero conozcan las plantas aprendan a reproducirlas, manejarlas para luego poder  difundirlas”, continuó Bellabarba del Municipio de Villarino.

Esta línea de trabajo se sumó a la actividad conjunta de multiplicación de plantines de hortalizas que vienen realizando el Vivero Municipal de Argerich, el INTA Médanos y Pro Huerta.

“En la plantinera se producen plantines hortícolas de estación para diversos grupos de productores  del partido de Villarino,  el año pasado con la zona sur y ahora con la norte. El objetivo es posibilitarle al productor que compre en la zona para abaratar costos, mejorar el producto, el contacto directo y continuo con la producción. En este momento se producen las hortalizas de hoja y brócoli como especies de invierno, en base a la demanda del productor  como por ejemplo,  lechuga, acelga, repollo y brócoli y en verano morrón, tomate, berenjena”, explicó el encargado del Vivero Municipal de Argerich.

 

El taller sobre gestión empresarial: valor agregado para las plantas

La idea del taller fue que los participantes incorporen algunos conceptos sobre el análisis de mercado. La producción es sólo una parte del trabajo, el productor tiene que observar qué necesita el cliente para poder satisfacer esa demanda. Transformar su planta en un producto con valor agregado, es decir atributos y beneficios. Si el productor incorpora esa idea puede obtener un cambio sustancial.

El análisis de mercado consiste en indagar sobre el ámbito adonde se accederá  con las plantas.

“Identificar cuáles son los posibles consumidores y decidir hacia dónde conviene ir, quiénes son sus posibles clientes y en función de eso producir para esos consumidores;  todo y a todos no se puede, eso es hacer lo mismo que el resto. Hay que diferenciarse” explicó la Ing. Agr. Carmen Stosic del Instituto  de Floricultura.

Discriminar los  diferentes nichos de mercado permite orientar hacia dónde ir. Hay que hacer un producto  diferente y así cada productor tendrá su negocio.

“Por ejemplo, un productor detectó que muchas de las personas que se acercaban a su emprendimiento vivían en departamento, es muy diferente producir para un cliente que cuenta con espacios amplios,  casas de campo o para el  ama de casa”, comentó.

La capacidad de cambiar, ser flexible y creativo es otro aspecto fundamental.

“El que no cambia, se queda. Hoy es este cliente pero después puede  ser otro; el concepto que se  tienen  que llevar es que se puede cambiar con algunas pocas herramientas; con una  presentación diferente el mismo producto puede llegar a otro consumidor”, puntualizó la ingeniera del INTA Castelar.



Algunos testimonios

  • Roberto Medina de Carmen de Patagones.

Me inicie en la actividad viverista hace 5 años. Soy asociado a una cooperativa  hortícola de Viedma. Armé un invernáculo y producía  mis propios plantines de  lechuga y tomate a modo  de pasatiempo. Los compañeros de la cooperativa comenzaron a pedirme plantines, luego los viveros de  la ciudad y así con tomates, morrones y otras hortalizas, aumenté la producción y nació este emprendimiento que resultó en una alternativa laboral.

Incorporé socios que participan activamente en el capital y en los ingresos, distintos materiales como ornamentales para parques y jardines, arbustos, plantas de vereda y en bandeja para productores del sector de quintas y chacras  de IDEVI.  Somos un vivero productor.

La jornada es maravillosa he participado en otras capacitaciones del INTA,  el conocimiento y amplitud que uno adquiere con estas actividades es enorme. Los beneficios se ven a medida que se aplican y también las nuevas relaciones con técnicos asesores y productores para compartir conocimientos y saberes.

Las variedades de flores del INTA tienen un potencial enorme, en otro momento tuve Calibrachoa,  es muy resistente en la zona y estamos entusiasmados de tener estas nuevas variedades y poder  insertarlas en el mercado.

Con las flores tradicionales se vienen  dando algunos problemas como los fuertes vientos,  el sol con la alta radiación, estas variedades del  INTA están adaptadas y son resistentes requieren muy poca agua y mucho sol así que justo lo que  brinda la zona.

  • Estela Maris Gómez de Colonia La Mascota, partido de Villarino.

“Me dedico a la horticultura vivíamos con mi marido en Bahía Blanca y hace 10 años cuando me mudé empecé a cultivar frambuesas y frutillas, y después con la gente del INTA me entusiasme y empecé con la huerta,  en este momento habas, acelga y arvejas.

También cultivamos aromáticas: tomillo, tomillo limón, lavanda, cactus, crasas y queremos sumar algunas flores.  Con mi marido empezamos a  hacer un  mini invernáculo, él es herrero y hace la estructura, los porta macetas. El próximo  paso será calefaccionarlo porque con los fríos de la zona algunas plantas se helaron.

La jornada de hoy fue muy interesante acerca de cómo buscar el cliente y encontrar a los indicados que le guste o necesite lo que uno produce, fui vendedora de cacerolas entonces tengo un poco de entrenamiento,  pero lo de hoy fue muy bueno.

Las variedades del INTA son muy interesantes para la zona. Cuando compras flores siempre son de primavera y tener flores para el invierno sería bárbaro y también algo nuevo”.

  • Francisco Allián  de Hilario Ascasubi, partido de Villarino.

“Tengo una quinta con mi hermana Carmen  producimos verdura orgánica y planeamos hacer un  invernáculo. Ahora cultivamos la producción de invierno: habas, arvejas y ya hicimos los almácigos de morrones, tomates, coliflor y repollo. En verano sumamos frutilla, zapallo, maíz, sandía, melón y también papa.  Los frutales ya están  curados y podados y vamos a sumar plantas para poder abastecer la demanda.

La clientela aumento por el boca  en boca, vienen de la zona y de Bahía Blanca también,  quieren que produzca más y las verduras de hoja es lo que más piden.

Incorporar flores me parece interesante para la zona es muy buena  iniciativa hay que empezar por donde colocar el producto primero. Es una buena opción”.

Reunión interinstitucional

Como cierre de las jornadas realizadas en el Vivero Municipal de Argerich  se realizó una reunión  donde se debatieron los pasos a seguir para desarrollar la floricultura en la región, establecer espacios demostrativos con las variedades del INTA del género Nierembergia y Glandularia, generar capacidades en los productores y equipo técnico, establecer compromisos y acuerdos de trabajo entre las instituciones.

Participaron de la reunión: el Ing. Agr. (M.Sc.) Miguel Ángel Cantamutto director del INTA Hilario Ascasubi, el Méd. Vet. Sergio Cuello coordinador del proyecto territorial de secano, la  Ing. Agr.  Cintia Rodríguez coordinara provincial del programa Pro Huerta, los técnicos del INTA Ings.  Agrs. Pablo Palacios, Belén Giaccotto y el Téc. Diego Koellner. La Ing. Agr. Carmen Stosic, el Téc. Santiago Stancanelli y el Ing. Agr. Damián Sisaro del Instituto de Floricultura del INTA Castelar.  Por su parte el Ing. Agr. Hernán Boscardín y el Téc. Forestal Gabriel Bellabarba de la Municipalidad de Villarino.  El  Ing. Agr. Cristian Sebeca, la Téc.Claudia Lencina de la .Municipalidad de Coronel Rosales, y el Dr Pablo Marinangeli, Ings. Agrs. Luis Caro y Cristian Marinozzi de la Universidad Nacional del Sur.

 

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
Personas mencionadas: