21 de Octubre de 2021
Noticia

La Laya en la huerta agroecológica familiar

Esta herramienta puede resultar más liviana que la pala común y resulta muy útil para las labores del suelo sin tener que dar vuelta el pan de tierra

Compartir
+A -A
Autores
, , ,
Edición: Área de Comunicación EEA INTA Anguil

Entre las herramientas de uso en la huerta familiar, se destaca la laya también conocidas como arado manual, tridente u horca, de 2 a 4 dientes robustos rectos o levemente curvados, equidistantes y de extremos aplanados o puntas redondeadas, que permite trabajar el perfil del suelo de manera vertical, ofreciendo menor resistencia y más penetración que una pala.

Generalmente, están construidas con caño de acero o hierro, encabadas en madera o metal de aproximadamente un metro de largo. Su forma de fabricación casera puede consultarse en la pág. 15 el Manual de ProHuerta https://inta.gob.ar/sites/default/files/script-tmp-fabricacion_casera_de_herramientas.pdf.

También hay diferentes modelos y versiones: de doble mango o grellinette, laya de torque, mini laya (cabo muy corto), de puntas más largas o cortas, laya en forma de H, y variaciones en la distancia entre los dientes.

La laya que aparece en la imagen de este artículo ha sido elaborada por técnicos del IPESA (Instituto Provincial de Educación y Socialización para adolescentes de La Pampa), a partir de un taller de elaboración de herramientas realizado en conjunto con la Agencia de Extensión Rural INTA Santa Rosa.

Al momento de utilizarla se debe asegurar que el suelo este húmedo. Para trabajar el suelo con la laya del modelo de la foto, se apoya la laya en el sector a trabajar con una leve inclinación hacia nosotros con los codos lo más próximos posible al cuerpo, manteniendo los hombros relajados y una postura corporal recta, y apoyando un pie sobre los dientes de la laya se entierra. Entonces se hace palanca, moviendo hacia adelante y atrás, y luego se da un paso hacia atrás desenterrando la laya y permitiendo así aflojar terrones, soltar malezas, airear y esponjar el suelo.

Esta acción se repite entre 5 a 10 cm de cada layada. Cuando se trata de un camellón o tablón largo, primero se hace en el sentido de su longitud mayor y un segundo layado de manera perpendicular al primero y en caso de un tercer layado, en un sentido oblicuo.

También, en el caso de agregar abono orgánico (compost, humus, bocashi o material vegetal seco, por ejemplo) a los camellones o canteros, con la laya es más fácil su incorporación. Y en las composteras o aboneras utilizar la laya facilita la aireación y movimiento de los materiales.

En jardinería, también es muy útil su uso para airear el césped facilitando el posterior riego y abonado. Invitamos a probar esta herramienta que puede resultar más liviana que la pala común y resulta muy útil para las labores del suelo sin tener que dar vuelta el pan de tierra.

 

Para más información:

gopar.analia@inta.gob.ar

melis.alejandro@inta.gob.ar

real.marcelo@inta.gob.ar

 

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • La Pampa
    • Ciudad de Santa Rosa
Personas mencionadas: