09 de Mayo de 2016
Noticia

La problemática de la salinidad en una jornada

La red argentina de salinidad (RAS) realizó su reunión en Reconquista. Participaron científicos de todo el país y representantes del gobierno provincial. El eje estuvo puesto en la situación de los Bajos Submeridionales. Esta extensión de casi 3 millones de hectáreas está constituida por suelos salinos. Las estrategias para hacer frente a los problemas productivos que esto genera estuvieron en el centro de las exposiciones.

Compartir
+A -A

“Argentina es el tercer país en cuanto a superficie salina, y este es uno de los factores que más limita la capacidad productiva de la tierra”, comenta Norberto Gariglio, decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional del Litoral. “Esta problemática tiene una importancia absoluta. Dentro de la provincia la zona de los bajos submeridionales representa el 20% de la supeficie de la misma”, con estas palabras el especialista daba pie a la serie de conferencias y exposiciones que durante dos días convocó a alrededor de 100 científicos, funcionarios y productores en torno a la situación de este territorio en particular y de los suelos salinos en general.

Se buscó en este encuentro acercar el sector académico, al sector político. Proceso, que según los organizadores se está dando a nivel mundial y especialmente en Latinoamérica. Así se difundieron prácticas de manejo sustentables para los recursos naturales, el suelo, el agua y la vegetación natural. Y se propició la generación de estrategias conjuntas que permitan mejorar la calidad de vida de las personas.

De la apertura participó el Ministro de Ambiente de Santa Fe, Jacinto Speranza que expuso como están abordando desde su gestión las problemáticas de esta región, “las recientes reuniones que se han conformado de carácter político y técnico entre santafesinos, chaqueños y santiagueños habla claramente de que los límites políticos son insuficientes para el abordaje de estos límites naturales que tenemos”, comentó.  Y haciendo referencia a la influencia de los fenómenos climáticos como inundaciones y sequía el ministro destacó que “al título Cambio Climático hay que darle contenido; esto implica articular herramientas como para trabajar en esta problemática concreta”. Y agregó “cuidar de nuestros recursos del agua, la flora, de nuestros bosques nativos significa hacer muchas cosas en beneficio de la propia población”.

Para Raúl Steffanazzi, secretario de producción de Santa Fe, la reunión es importante para colaborar en la definición de coordenadas principales para las políticas de estado ya que están presentes todos los protagonistas “la trama científico técnica con su compromiso y sus aportes, los actores locales como el caso de los jefes e intendentes que representan a las ciudadanías locales y los actores productivos que se encuentran presentes en la sala, que en el conjunto de la deliberación debemos sacar la más equilibrada de las conclusiones”.

“Estamos a tiempo de sumar calidades, de sumar aportes que ponga en valor una región más que importante con nuevos criterios que manejen el eje de la sustentabilidad pero que impacten con nuevas tecnologías y con aportes de aumentos de producción y calidad de vida”, agregó el funcionario.

Por su parte José Luis Spontón, director Centro Regional Santa Fe de INTA rescató la mirada multidisciplinar presente en la jornada por ser la manera necesaria de enfocar el trabajo en la región, “el desafío para INTA es generar conocimiento que sea transformado en políticas adecuadas para la región”.

La doctora Edit Taleisnik , presidente de la RAS hizo hincapié en esta conjunción político-técnica “que se compartan elementos útiles para abordar de manera integral las problemáticas de esta región”.  En referencia a lo estructural, como las medidas necesarias para afrontar lo coyuntural, como son las inundaciones.

Por su parte, el intendente local, Dr. Enrique Amadeo Vallejos celebró que la realización del evento por la importancia que en la situación actual de exceso hídrico tienen los espacios de diálogo entre la ciencia y la política.

El evento

La Casa del Bicentenario fue la sede en que tuvo lugar el encuentro. Durante 2 días, el 28 y 29 de abril se realizó la IV Reunión de la Red Argentina de Salinidad, bajo el lema “Situación de los Bajos Submeridionales en la provincia de Santa Fe. La salinidad en el contexto regional y predial”. Fue organizada por la Red Argentina de Salinidad (RAS), Facultad de Ciencias Agrarias, Universidad Nacional del Litoral, INTA Reconquista, Ministerio de la Producción de la Provincia de Santa Fe, Centro Universitario Reconquista- Avellaneda, Universidad Nacional del Litoral y el Proyecto INTA-AUDEAS-CONADEV “Evaluación de factores que mejoren la productividad de forraje en ambientes salinos de la Provincia de Santa Fe”.

Se presentaron 25  trabajos científicos que incluyen charlas y posters. Las exposiciones abordaron diferentes áreas de conocimiento: recursos hídricos, caracterización vegetal, edáfilica y políticas públicas fueron los grandes ejes que agruparon a los 15 disertantes.

Además del ministro de ambiente y del subsecretario de ganadería estuvo presente el Lic. Ricardo Biasatti, Director de Planificación, Ministerio de Medio Ambiente. Quienes disertaron sobre políticas públicas productivas que están en la agenda del gobierno provincial.

Los Bajos Submeridionales

Con una extensión de casi 3 millones de hectáreas, los Bajos Submeridionales constituyen un importante humedal que abarca parte de las provincias de Chaco, Santiago del Estero y Santa Fe. En Santa Fe, ocupan buena parte de los Departamentos 9 de Julio, Vera, General Obligado y San Justo, caracterizándose por ser un área deprimida, con escasa pendiente, lento escurrimiento y suelos salinos, en la que dominan los pajonales principalmente espartillares.

Los Bajos Submeridionales constituyen, de acuerdo con la Evaluación Ecoregional del Gran Chaco Americano, un área prioritaria para la conservación y el desarrollo sustentable, por ser uno de los humedales más amenazados de nuestro país, por su situación estratégica en la regulación hídrica y por ser considerados sus ambientes entre los más sensibles para la biodiversidad de la región. Si bien existen algunas iniciativas muy puntuales e incipientes, no hay programas consolidados de conservación y manejo sustentable de sus recursos naturales.

Según el Sistema Provincial de Áreas Naturales Protegidas de la Secretaría de Estado, Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Provincia de Santa Fe, menos del 0,2% del total de la región se encuentra con algún tipo de protección legal.

La principal actividad económica es la ganadería extensiva, que se desarrolla sobre la base de sus pastizales naturales. Casi la mitad de los bovinos de la provincia de Santa Fe se encuentra en esta región. Sin embargo, los principales recursos para tal producción, agua y pastos de alto valor forrajero, han disminuido por el desagüe provocado por las canalizaciones, generando importantes pérdidas económicas. Estos impactos son hasta el día de hoy, pobremente conocidos y aún no han sido debidamente cuantificados.