18 de Mayo de 2018
Noticia

La visión del INTA en temáticas de suelos y ambientes presentes en los territorios

Entrevista al Director de la EEA Famaillá, Ing. Roberto Sopena, en el marco del XXVI Congreso Argentino de la Ciencia del Suelo.

Compartir
+A -A

El Director de la EEA Famaillá, Ing. Agr. Roberto Sopena, comenta la participación de la Institución en un evento tan importante para la provincia como es el XXVI Congreso Argentino de la Ciencia del Suelo.

¿Cuál es su visión acerca de la temática que convoca este congreso?

En el contexto de este congreso, el suelo es un ente dinámico, vivo, aunque muchos no lo vean así. En los últimos 50 años, en esta provincia, hubo un gran cambio en el uso de la tierra, lo que deterioró fuertemente los servicios ambientales brindados por los suelos. Hoy en día, la provisión de muchos de estos servicios se encuentra amenazada por las crecientes presiones de uso a las que son sometidos los suelos, entre las que se destacan los cambios de uso de la tierra, el agotamiento de nutrientes y el cambio climático. Pensado como un espacio de conocimiento y consolidación, este congreso es importante para los estudiantes e investigadores jóvenes y, también, para los denominados tomadores de decisiones, tanto en el sector público como privado, que tienen incidencia sobre el uso de suelo.

A nivel regional, ¿cuáles son los aspectos más relevantes del suelo a tener presente?

El uso de los recursos naturales, en este caso los suelos, genera funciones de producción que, en términos de sostenibilidad, deben ser continuas, crecientes y eficientes en lo económico y social. Además, es necesario comprender que toda función de producción tiene asociado un deterioro y, por lo tanto, se debe mejorar el recurso natural. De otra manera, los deterioros superarán las capacidades y los límites de resistencia, provocando daños irreversibles. Esto ha sucedido y sigue ocurriendo, por lo menos, en algunas provincias.

Hay un debate abierto si se desea un modelo de desarrollo sostenible porque debe serlo en lo ambiental, económico y social. Habrá avances en el uso, manejo. Además de recuperar los aportes del sistema académico y científico, existe voluntad y decisión política por parte de las autoridades, en todos los niveles, de hacerse cargo de esa responsabilidad; también de la sociedad misma. Esto es posible si acuerdan criterios similares entre ellos, valorando la importancia de la temática. Que se haya elegido Tucumán como sede del congreso y se presenten trabajos científicos sobre las realidades productivas de la región asociadas al recurso suelo es tremendamente importante, ya que la provincia es una suerte de condensado de todos los suelos del NOA. Tucumán cuenta con particularidades agroecológicas diversas. Tenemos ambientes, y por supuesto suelos, en zonas fisiográficas pedemontanas (Yungas), llanuras húmedas, semiáridas e inundables; también, en zonas áridas templadas y frías. Por otro lado, la mayor superficie con cultivos extensivos exportables está asentada en ambientes vulnerables, semiáridos, cálidos, donde los factores de degradación son muy intensos. Son comunes las precipitaciones de elevada intensidad, que aceleran los procesos de erosión de suelo. También son frecuentes sequias estacionales que, asociadas a los frecuentes vientos, generan situaciones de erosión eólica. La conservación de ese recurso es la base de los sistemas agrícolas sustentables. Cuando un suelo se degrada, la pérdida de su productividad puede ser irreversible o su recuperación tornarse económicamente inviable. 

¿Cuál es el papel del INTA y el rol institucional para acompañar el desarrollo del conocimiento en temáticas vinculadas al suelo?

Es importante la participación del INTA en su conjunto, específicamente a nivel nacional, ya que nuestra Institución, desde su fundación, tuvo un rol fundamental en lo que es conservación de los recursos naturales y, en particular, del suelo. Prácticamente no hay estación experimental del INTA que no cuente con un laboratorio de suelos y un grupo de recursos naturales formado y comprometido con el trabajo. El INTA cuenta con su Instituto de Suelos donde concentra las capacidades en el complejo científico Castelar, es decir, es una institución que es imposible que esté ajena a este tipo de eventos. En la EEA Famaillá contamos con un equipo local de Recursos Naturales, que es el encargado de apoyar el trabajo de las otras disciplinas. Actúan como un área transversal. La participación de nuestros profesionales y técnicos en este tipo de eventos es otra forma de difundir y hacer presente el trabajo de INTA en la región, asociado con otras instituciones como la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres y la Universidad Nacional de Tucuman, con la Catedra de Edafología en particular. Allí es una buena oportunidad para mostrar nuestro trabajo, revalorizar el rol institucional y acompañar producción de conocimiento y el desarrollo productivo de la región.

¿Cuál es el aporte a la articulación interinstitucional y como está reflejado?

Esto es lo que sucede cuando las instituciones se concentran en un objetivo común. Organizar un congreso como este es, simplemente, la suma de las voluntades. Para organizar este tipo de eventos, donde participan grupos diferentes de distintas instituciones, es importante respetarse como colegas y pares, es decir, respetar el conocimiento de cada uno y todo el trabajo conjunto empieza a fluir. El trabajo interinstitucional es el camino para que este tipo de eventos se desarrolle exitosamente. Ha sido de suma importancia la participación de los profesionales del INTA, primero como articulación institucional, fortaleciendo los vínculos entre organismos. También porque el INTA aporta, desde la investigación y extensión, conocimientos y prácticas que son propias para la región y tiene la capacidad de brindar respuestas a las demandas del territorio.

Para más información:

Comunicaciones

INTA EEA Famaillá

eeafamailla.comunica@inta.gob.ar

Referencias

Localización geográfica:
Personas mencionadas:
Temas