25 de Noviembre de 2020
Noticia

Las semillas no vuelan, las acerca un amigo promotor voluntario

Más de 7000 familias de recibieron semillas para fortalecer la Seguridad y Soberanía Alimentaria del Este Santiagueño

Compartir
+A -A

En todo el este santiagueño son más de 270 los promotores voluntarios que con su trabajo, dedicación, conocimiento, empatía y esfuerzo, son los ejes del programa ProHuerta, el cual es llevado adelante en el territorio por el INTA, con el financiamiento del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Entre los promotores hay docentes, líderes sociales, personal de salud, amas de casa, jefes de hogar, integrantes de organizaciones no gubernamentales y un sinnúmero de roles sociales unidos por un objetivo común: mejorar la seguridad y soberanía alimentaria de la población urbana y rural en situación de vulnerabilidad social, incrementando la disponibilidad, accesibilidad y variedad de alimentos, así como la comercialización de excedentes, mediante la autoproducción de alimentos frescos.

Ramón Cayetano Espíndola es uno de los promotores más nuevos. Se sumó hace pocos días para acompañar a las familias de Los Telares, distante a 90 kilómetros de Añatuya. Buscando ayuda se contactó con la AER Añatuya a través de la cuenta de Facebook Estación Experimental INTA Quimilí, y desde entonces aceptó compartir con sus vecinos su experiencia, conocimientos y ganas de ayudar.

Actualmente está iniciando las visitas a las familias aprovechando sus salidas por trabajo de vendedor de muebles para el hogar. “Tengo identificadas las familias que recibirán las semillas para iniciar las huertas. Esta tarea de promotor me hará cosechar amigos y es una posibilidad para ayudarlos a que cultiven sus propias verduras. Es una posibilidad de colaborar con la gente de mi pueblo, y por eso me animé a esta función dentro de mi pueblo”, contó Ramón.

Fernanda Rodríguez y sus cinco compañeros también se sumaron en la temporada pasada durante el 2020. Ellos forman parte de la Federación de Cooperativas, que, motivados por su deseo de ayudar, se transformaron en promotores en los barrios quimilenses en los que el INTA no llegaba ni tenía promotores.

“Forman un equipo de promotores y se han ocupado de difundir las bondades de la huerta, de la entrega de semillas, y con buenos resultados. Son chicos muy comprometidos, dos varones y tres mujeres que se agregaron en la anterior campaña, y han sumado a nuestra Agencia 60 huertas en los diferentes barrios”, destacó con gran satisfacción el jefe de la AER Quimilí, Walter Rodríguez.

La AER Quimilí cuenta actualmente con 55 promotores activos, a los que se suman docentes e instituciones del medio. Proyectan superar las 1300 huertas en el amplio territorio que comprende esta agencia en todo el departamento Mariano Moreno, norte de Juan Felipe Ibarra y algunas comunidades de Alberdi.

Pero también están los que acumulan varios años en la misión, como Diego Vallejos, que acompaña a 35 familias de los barrios San José, San Cayetano, Malvinas, Fátima y 20 Viviendas, de Tintina.

“Entregar las semillas es una muy buena experiencia para visitar a cada familia. Estaban ansiosos esperando, sobre todo porque tuvimos dos lluvias en la semana, así que tenían la tierra lista para sembrar. He sabido que ya sembraron, así que cada una de las familias está dedicándole su tiempo para tener verduras bien frescas. Esa es su esperanza”, contó.

“Es una necesidad para la gente contar con la semilla porque la pandemia ha golpeado mucho sus economías, y por ello ha crecido la seriedad con la que toman las semillas que les llega. Este año vamos a tener muchas huertas en Tintina porque se ha llegado a muchas más familias. Están muy contentos y eso me insta a seguir trabajando y acompañándolos”, relató Diego.

En la zona de Suncho Corral se encuentra Andrea Corregidor. Más precisamente en Corral Grande, en el departamento Sarmiento, a cuatro kilómetros de Suncho Corral.

Esta es su segunda campaña como promotora rural en su zona. Comenzó en el invierno pasado, y ahora entregó semillas de primavera-verano. Comparte su misión entre 13 familias y tres huertas comunitarias, porque lograron unirse varias familias para trabajar juntas. “Todos estaban ansiosos esperando las semillas y pude llegar para entregárselas”, dice satisfecha.

“Nuestra función es muy linda. Entregamos pollitos y muchas familias están a punto de producir sus primeros huevos. Estamos trabajando mucho, y pusimos énfasis en que todos dejen una plantita de cada especie para recolectar las semillas, y así cuando se tarde en el envío de las semillas, no estemos dependiendo de si llegan o no. Es algo muy lindo porque uno se despeja en la huerta, pero también es un beneficio económico cuando pensamos en el precio de las verduras tan alto en las verdulerías. Pensar que las familias no van a tener que pagar tanto y que van estar bien alimentados, sabiendo de donde proviene su alimento, es una satisfacción muy linda poder ayudarlos. Los niños de los hogares siempre se entusiasman y les gusta mucho ayudar”, contó Andrea.

Consultado el Ing. Agr. Diego Salas de AER Añatuya sobre que practicas deben ponerse  en marcha para lograr la autoproducción de semillas propias señaló: “Esta es una práctica, cuyo principal objetivo es lograr una mayor independencia de los huerteros, de las semillas entregadas por los promotores, y de esa manera se puede llegar a nuevas familias. La estrategia propuesta es sencilla: todos los años, seleccionar en las huertas las plantas que se destaquen por su producción y calidad; por su sanidad o resistencia a plagas y enfermedades; por su resistencia al frío, al calor o la sequía, como a otras características que pudieran ser de interés para las familias. Estas plantas seleccionadas se dejan completar su ciclo de vida hasta que produzcan sus flores, frutos y semillas, y posteriormente estas últimas se recogen para su acondicionamiento y almacenamiento. Las semillas obtenidas pueden ser sembradas en las campañas subsiguientes o intercambiadas con otros huerteros. Para mayor información, contactar a los técnicos de las AER del INTA de su zona”.


 

Para más información:

Marcelo LAGOS

EEA Comunicaciones 

INTA QUIMILI

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Santiago del Estero
Personas mencionadas: Marcelo LAGOS, Ramón Cayetano ESPINDOLA