18 de Diciembre de 2017
Noticia

Los incendios vienen por más

El grupo de Recursos Naturales y las AERs de la EEAVI recorrieron los campos de Adolfo Alsina, Conesa y Pichi Mahuida (noreste patagónico), observando importantes diferencias entre campos quemados, no quemados, pastoreados y desocupados. Algunos sectores casi no cuentan con estrato herbáceo combustible, por lo que el riesgo de incendio es bajo aunque hay arbustos y mantillo. Sin embargo, hay otros sectores donde los pastos abundan y se están secando. Esto implica un alto riesgo de incendios por rayos o por negligencias si no se tomaron las precauciones adecuadas.

Focos de incendios y áreas quemadas (Imagen EOSDIS World View, 11 diciembre de 2017)
Compartir
+A -A

Los incendios vienen por más

 

El grupo de Recursos Naturales y las AERs de la EEAVI recorrieron los campos de Adolfo Alsina, Conesa y Pichi Mahuida (noreste patagónico), observando importantes diferencias entre campos quemados, no quemados, pastoreados y desocupados. Algunos sectores casi no cuentan con estrato herbáceo combustible, por lo que el riesgo de incendio es bajo aunque hay arbustos y mantillo. Sin embargo, hay otros sectores donde los pastos abundan y se están secando. Esto implica un alto riesgo de incendios por rayos o por negligencias si no se tomaron las precauciones adecuadas.

Luego de una temporada muy preocupante del verano pasado, hubo un año de tranquilidad, con baja productividad general, lluvias desuniformes, grandes superficies con poco pasto y mucho quemado. Además, campos no quemados y sobrepastoreados por haber concentrado la hacienda y prestado sus servicios de pastoreo a vecinos, y campos quemados con abundante rebrote de especies remanentes y anuales.

Todo esto lleva a pensar que habría una temporada de incendios 2017-2018 tranquila.

Pero no, porque hay sectores que no se quemaron, que mantienen una “alta carga” de combustible y sectores que se cubrieron con abundante pasto, que a esta altura del año se seca y puede ser afectada por el fuego.

A fines de noviembre, la temporada de incendios empezó al norte de Río Colorado con un fuego que duró pocos días y ahora recomenzó a unos pocos kilómetros hacia la ruta 251. El 6 de diciembre comenzó un incendio al Oeste de la ruta 4 que une Valcheta con Valle Medio, que se extendió hasta la ruta primero y hacia el Oeste después, continuando una gran superficie quemada en la temporada anterior rodeando por el Sur y avanzando a gran velocidad por la predominancia de vientos del Sudeste. Simultáneamente, el 11 de diciembre se inició un incendio cerca de San Antonio Oeste a ambos lados de la ruta 3 en la zona de la baliza y posteriormente otro fuego más al Norte.

El Este rionegrino, sur de La Pampa y Patagones, que tanto sufrió el verano anterior, aguarda, impaciente, su destino. La mayoría de los incendios se originaron por rayos durante tormentas secas PERO el factor humano siempre estuvo presente:

-         

porque hay descuidos y se comenten errores iniciando fuegos sin tomar recaudos, no se asegura su apagado y quedan brasas o no se conocen las temperaturas y los vientos.

-         

porque las picadas no fueron repasadas (en su mayoría), los alambrados están arbustizados, hay poco pasto, pero EXISTE y la perspectiva es que esté muy seco

-         

porque el manejo del pastoreo no es uniforme y quedan sectores con mucho pasto (lejos de la aguada) o muy arbustificados donde el animal no llega.

 

¿Cuáles son esas precauciones? Mantener las picadas anchas y limpias.

 

 

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Río Negro
    • Viedma