06 de Noviembre de 2014
Noticia

Los neopopulistas tienen presidencias con liderazgos fuertes y un modo operativo con algún margen de concentración de poder político

Lo expuso el Dr. Roberto Follari en el 1° Congreso Internacional Gran Chaco Americano.

El especialista disertó en el Salón FORUM de la capital santiagueña
Compartir
+A -A

En el marco del 1° Congreso Internacional Gran Chaco Americano, el Dr. Roberto Follari expuso sobre los actuales gobiernos post-neoliberales sudamericanos. En una entrevista exclusiva para el INTA, el Doctor y Licenciado en Psicología de la Universidad Nacional de San Luis hizo referencia a las características de este tipo de gobiernos que rigen actualmente en países como Venezuela, Ecuador, Bolivia y Argentina. También hablo sobre la importancia de reflexionar sobre la realidad del Gran Chaco Americano en términos de región.

¿Cuáles son los gobiernos post-neoliberales sudamericanos a los que hizo referencia en su presentación?

La palabra populismo está muy devaluada, pero esta usada acá con un criterio teórico. Nos referimos a los gobiernos nacional-populares, que singularmente hoy en América Latina son Ecuador, Venezuela, Argentina y Bolivia. Por supuesto que hay otros gobiernos también de izquierdas moderadas como el brasilero, el uruguayo y el chileno, pero estos tienen una tradición más cercana al liberalismo. Con sus diferencias mutuas entre estos gobiernos que son de matices en algunos casos grandes. Pero lo que los une a todos ellos no son los gobiernos de la derecha tradicional, que hacen una continuidad homogénea de lo que han sido las políticas neoliberales que predominaron en los años 90 en nuestro continente. Si miramos en detalle a cada uno de estos países, el más cercano al liberalismo político y económico es Chile. Pero no es lo que la geopolítica de Estados Unidos hubiera preferido. Por eso podemos incluirlo aquí.

¿Qué características tienen este tipo de gobiernos?

Los neopopulistas tienen presidencias con liderazgos fuertes y un modo operativo que plantea algún margen de concentración de poder político que implica garantizar condiciones democráticas porque es la única forma en que, desde la política, se puede gobernar a los poderes fácticos, poderes que nadie voto, nadie controla como son los de las geopolíticas de las grandes potencias, los de los dueños de los grandes medios, los de las principales iglesias, los de las multinacionales, es decir, los grandes poderes de hecho que no son elegidos por nadie. Pero, a partir de gobiernos que tengan una voluntad política como ésta y apoyo popular suficiente se pueden establecer, por lo menos, unas condiciones de negociación dura y fuerte con estos sectores y no ser, como son a menudo, gobiernos que se pretenden así mismos republicanos, pero que en realidad no son más que la gerencia administrativa del poder de las multinacionales y de los grandes poderes fácticos en los gobiernos. Simplemente son títeres de los poderes de hecho y se presentan como si fuesen los más democráticos, cuando son efectivamente lo contrario porque impiden que el gobierno elegido por la población tenga una capacidad real de ejercicio de poder.

¿Qué opinión le merece este encuentro para reflexionar sobre el Gran Chaco Americano?

Ciertamente, está muy bien que a la región se la piense en términos que van más allá del espacio nacional ya que tiene, desde el punto de vista territorial, condiciones muy parecidas en varios países del sur de Latinoamérica. Además, la región del Chaco es, en gran medida, una región postergada y eso está muy claramente en el caso argentino. Es importantísimo plantearse políticas que tiendan, en un sentido amplio, a modernizar la condición económica de la región, pero, sobre todo, a mejorar las condiciones de la redistribución de la riqueza, la participación social y el ejercicio de derechos ciudadanos. Por eso, me parece muy bienvenida la idea de que se esté realizando este congreso y se esté pensando en términos de teoría, por un lado, y de aplicación de esa teoría a determinado tipo de gestiones y políticas concretas por el otro. También es bienvenido que la discusión se ejerza no sólo en los grandes centros del país, sino en espacios que históricamente han estado bastante apartados de la producción de palabra propia que sea suficientemente escuchada como es Santiago del Estero. Por eso destaco que efectivamente aquí se haga y sea para pensar en el aquí también y todos los alrededores; y no para que hablemos, desde aquí, de lo que pasa en los grandes centros decisionales de un país como Argentina, que es formalmente federal pero siempre funciona como si fuera unitario.

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Santiago Del Estero
    • Santiago Del Estero
Personas mencionadas: Roberto Follari