13 de Mayo de 2020
Noticia

Ninka: una bebida artesanal, fermentada de arroz, con raíces en Concepción del Uruguay

Mariana Fernández Preisseger cuenta la historia que hay detrás de NINKA, una bebida fermentada de arroz, que nace a partir del reconocimiento de una necesidad, y sale al mercado con el apoyo del Programa ProHuerta (MDS/INTA).

Compartir
+A -A

En el año 2014, Mariana Fernández Preisseger y un grupo de amigos y socios deciden abrir un bar en la ciudad de Concepción del Uruguay al que llamaron “Cabo Bar”. La propuesta era un éxito, y acudía mucha gente, entre ellos, personas celíacas que comenzaron a reclamar bebidas aptas para su consumo.

A raíz de esta demanda, y reconociendo la necesidad de incorporar una bebida libre de gluten, comenzaron a investigar, y se contactaron con Claudia Liberman, quien pertenecía al Grupo Mejoramiento Genético de Arroz del INTA Concepción del Uruguay, donde desarrollaba junto a ellos, líneas de arroces especiales con propiedades culinarias.

Leyeron y estudiaron otras experiencias de elaboración de alimentos a base de arroz en el mundo, concretamente de Filipinas. Consiguieron algunas muestras y enzimas, y comenzaron su propia producción. Así es que NINKA, la bebida fermentada de arroz, con las características de una cerveza artesanal, nace en el 2016, luego de un largo proceso de trabajo llevado a cabo con su socia Daysi Prietto. 

A principios del 2018, Mariana se incorpora al GAL –Grupo de Abastecimiento Local “La Histórica”–, desde donde recibe el impulso para comenzar a tramitar las habilitaciones y las inscripciones correspondientes que le permitan tener su bebida en regla para poder comercializarla en el mercado.

Actualmente, el grupo está conformado por mujeres, que son las que llevan a cabo todo el proceso de producción de la bebida fermentada de arroz. En este momento, elaboraron una línea compuesta de arroz y mijo, para poder darle un color similar a una cerveza. Los granos de mijo los obtuvieron de una maltería de granos libres de gluten de la ciudad de Tandil.

Pensar en el otro las llevo a repensar su trabajo, y a reconocer que, de la misma forma que las personas celíacas tienen limitaciones para consumir bebidas, también las tienen con los alimentos, cuestión que las condujo a aprovechar los “residuos” de elaboración (que en realidad constituyen un subproducto, es decir un cereal húmedo), pudiendo mezclarlo con harinas y semillas libres de gluten para elaborar otra variedad de alimentos aptos para personas celíacas.

Se comparten algunas imágenes de Mariana y Daysi, y se agradece a María Florencia Igarzábal facilitadora del GAL La Histórica, de la ciudad de Concepción del Uruguay, por acercarnos esta historia de trabajo y superación.

Para más información:

Guillermina Sauer <sauer.guillermina@inta.gob.ar>

María Florencia Igarzábal <ma.igarzabal@hotmail.com>

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Entre Ríos
    • Oro Verde
Personas mencionadas: Carlos Alberto NAVEIRA María Florencia Igarzábal