28 de Enero de 2020
Noticia

Para comercializar semillas de alta calidad

El procesamiento es el eslabón final de la etapa de multiplicación para obtener una semilla que cumpla los estándares de comercialización. Desde 1979 la Planta de limpieza y clasificación de semillas del INTA Hilario Ascasubi ofrece el servicio en apoyo al sector semillero regional.

Compartir
+A -A

La producción de semillas es un pilar fundamental de la actividad agropecuaria del valle bonaerense del río Colorado. La especie predominantemente procesada en la planta, en principio fue la alfalfa, luego se incrementaron otras especies como, vicia, raigrás, trébol blanco y otras forrajeras.

La planta de semillas del INTA, operada por la Asociación Cooperadora de la Estación Experimental Agropecuaria Hilario Ascasubi (ACOOPA) del INTA agregó nuevas especies y amplió la capacidad de trabajo para renovar la calidad de los servicios que presta a los actores de la cadena semillera regional. 

La alfalfa requiere del trabajo de maquinarias que trabajan en cuatro líneas independientes 

Línea uno: se emplea una limpiadora que trabaja con zarandas y vientos con ciclones, marca Clipper Súper 298. Aparta la semilla de malezas y materias inertes de tamaño superior o inferior al tamaño de las semillas de alfalfa. El principio de la separación de contaminantes por medio de zarandas es uno de los más importantes en el acondicionamiento de semillas. El flujo de semillas llega a la primera zaranda denominada desbrozadora que permite el paso de las semillas y los contaminantes más pequeños, evitando que los materiales más grandes (palos, vainas, hojas, chalas) atraviesen la zaranda. El movimiento de la pre-limpiadora transporta esos materiales de mayor tamaño por una salida diferente. La semilla pasa a una segunda zaranda clasificadora con perforaciones más pequeñas que las semillas, las que se mueven sobre la zaranda y son conducidas a la salida de descarga de la pre-limpiadora. Por otro lado, los materiales extraños más pequeños atraviesan la zaranda y son conducidos a una salida para ser separados. Las pre-limpiadoras con ventiladores extraen materiales pequeños y fundamentalmente eliminan el polvo. 

Línea dos: la máquina Trieul-Cilindros separadores-Carter trabaja por tamaño y está conformada por tres cilindros. Primero: su función es dividir el lote en dos tamaños, semillas y malezas de mayor tamaño, y por otro lado semillas y malezas de menor tamaño, para distribuirlo en los dos cilindros restantes.  Segundo cilindro: ingresa el lote con semilla y malezas de mayor tamaño, su función es separar las malezas de mayor volumen que la semilla, quedando como resultado la semilla y malezas de igual tamaño. Tercer cilindro: ingresa el lote con semilla y malezas de menor tamaño, su función es separar las malezas de menor volumen que la semilla, quedando como resultado la semilla y malezas de igual tamaño.

Línea tres: mesas dosimétricas Sutton Steele. Esta máquina trabaja por peso específico con una turbina que separa lo más liviano (malezas) y con una vibración tipo golpe, que separa lo más pesado (semilla de alfalfa). Aunque su efectividad es elevada, algunas semillas de malezas que igualan en tamaño y peso a la alfalfa, resultan imposibles de separar. Es el caso del llantén, cuscuta y otras.

Línea cuatro: electromagnética-Goomper. En una primera etapa, la semilla de alfalfa contaminada con las malezas señaladas precedentemente, se mezclan con aceite agrícola, agua, o aceite común, con polvo de hierro. Este polvo se adhiere a la semilla de malezas y de alfalfa agrietadas. Los imanes magnéticos de la máquina separan estas semillas “empolvadas” debido a que quedan adheridas, mientras que la semilla de alfalfa sin grietas en el tegumento pasa directamente y se descarga por aparte. Este sistema es muy efectivo para separar malezas como la cuscuta, pero no es efectivo para separar semilla de tréboles. Una de las desventajas de este sistema es su baja capacidad de trabajo, que se limita a solamente 250-300 kg de semilla limpia por hora. 

La caracola que limpia las semillas de vicia. Nueva adquisición con el aporte del Proyecto BIRF TF 15041-AR del Banco Mundial y del Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible 

Es habitual que la semilla de vicia se coseche en mezcla con cereales como avena, cebada y trigo. La semilla no procesada de esta leguminosa forrajera también suele contener un alto grado de otras impurezas. En la Planta de limpieza, luego de la recepción de los lotes, el primer paso consiste en separar la semilla de vicia mediante zarandas, combinadas con vientos. Este proceso generalmente es inefectivo para completar la limpieza de semilla de vicia contaminada con granos pequeños de avena, cebada o trigo.

Para separar esas impurezas se emplea una maquinaria denominada caracolera. Esta trabaja por gravedad y separa la semilla esférica de vicia de la de cereales, que es elipsoide. El proceso generalmente finaliza con una pureza de vicia que ronda el 99%, que supera las exigencias del mercado interno (96%) y del de exportación (98%).

Para sumar la limpieza a otras semillas 

Otra reciente incorporación fue la Chamena Industrial, una máquina clasificadora basada en zarandas que trabajan combinadas con viento. A través de las vibraciones de las zarandas aparta contaminantes gruesos como restos vegetales del tipo de pequeños palos y estructuras de las infrutescencias incompletamente trilladas (mellizos). Luego, el material pasa por una zaranda de fondo, que separa a las semillas finas, mientras que, por último, un sistema de viento separa a materias inertes livianas y semillas vanas.

Es una máquina de gran capacidad de trabajo.  Por ejemplo, en la limpieza de raigrás, al combinarla con un trieul (cilindro separador de tamaño) permite una pureza adecuada para mercado interno o exportación. También se puede limpiar trigo, avena, cebada, soja, maíz, girasol, moha, alpiste, mijo, colza, festuca, sorgo, trébol blanco, centeno, etc. La capacidad de limpieza de semilla terminada (raigrás) chamena + trieul alcanza a cerca de 300 kg por hora.

Articulación de los servicios de limpieza con el análisis de la calidad

La trazabilidad en la calidad de la semilla, en cada etapa del proceso, se puede evaluar mediante los servicios del Laboratorio de Semillas del INTA, acreditado por el Instituto Nacional de Semillas (INASE). La articulación de los servicios de limpieza con el análisis de la calidad posibilita asegurar que un lote de semilla se encuadre dentro de los estándares de comercialización, sea para mercado local o para su exportación. 


Para más información:
  • Responsable: Gustavo Urrutia

         urrutia.guastvo@inta.gob.ar

  • Asociación Cooperadora: Daiana CASALLA

         eeaascasubi.coop@inta.gob.ar

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Buenos Aires
Personas mencionadas: