06 de Noviembre de 2017
Noticia

Para una ganadería sustentable en la región del monte de Patagones

La jornada tuvo como propósito mostrar alternativas productivas y amigables con el ambiente para los establecimientos que presentan fracciones de monte y situaciones de degradación física, química del suelo.

Compartir
+A -A

El 28 de octubre el grupo Cambio Rural, Monte Patagones organizó una jornada a campo en el partido de Patagones. Participaron alrededor de 70 asistentes entre productores agropecuarios y estudiantes de universidades de ciencias agrarias y alumnos del curso de Agroecología dictado por la Universidad Nacional de Río Negro.

Durante la mañana, en el Colegio Agropecuario Carlos Spegazzini, la parte teórica estuvo a cargo de los disertantes entre ellos, el Sr. Mateo Pérez productor agropecuario, el Dr. en Biología Rodrigo Tizón del INTA Bordenave, el Ing Agr. Marcelo Yasky del OPDS y el Lic. Joaquín Etorena de la Secretaria de Medio Ambiente.

Luego, por la tarde la práctica a campo se realizó en el establecimiento La Esmeralda de Pedro Pérez y en el San Pedro del Ing. Agr. Miguel Silva, ambos junto a los Ings. Agrs. Andrés Grand y Guillermo González del INTA Patagones y el Lic. Martín Luna fueron los encargados de llevar adelante las actividades de la jornada. 

La recorrida a campo

La recorrida comenzó con la observación de un lote de agropiro degradado, intersembrado con más agropiro, vicia y un poco de trigo. Las características de este lote, pocas plantas de agropiro y abundante paja vizcachera no permitía roturarlo, por lo tanto, el productor decidió intersembrar con más agropiro y agregar vicia para lograr con el tiempo, la fijación de nitrógeno. Con respecto a la paja vizcachera, la pequeña remoción que generó el cincel permitió eliminar algunas. Durante la visita se visualizaron algunas plantas nuevas de agropiro, que junto a las preexistentes permitirán tener un buen stand. 

Por otro lado, en el establecimiento San Pedro se observó el trabajo sobre la limpieza de picadas y presencia de cortafuegos, aproximadamente de un ancho de 20 metros. Además, se comparó el diferente manejo con otros dos lotes. Uno de ellos tenía descansos oportunos y el otro fue pastoreado durante todo el año, sin ningún tipo de manejo. La conclusión resaltó que en el lote con buenos descansos favoreció la presencia de especies nativas forrajeras mientras que en el otro había mayor presencia de paja vizcachera y otras especies no forrajeras. 

A su vez, el licenciado en ciencias geológicas, Claudio Lexou desarrolló los principales conceptos para hacer una perforación de agua subterránea. Destacó la importancia de hacer un buen estudio previo tanto a campo como en gabinete. También, agregó que la calidad de agua no es proporcional a la profundidad que se la obtiene y que en todo caso dependerá del tipo de suelo en los puntos donde se recargan las napas. 

En la segunda parte de la recorrrida, se observó el funcionamiento del rolo faca, implemento de gran porte que pesa cerca de 10.000 kilos, consta de un cilindro con cuchillos y permite el control de situaciones distorsivas del monte, convertido en fachinal. Esta herramienta con sus cuchillas, tritura las ramas y abre camino entre el entramado, el material triturado queda sobre la superficie, evitando la erosión hídrica y eólica, luego es incorporado al suelo y más tarde comienzan a crecer las gramíneas de gran interés para la ganadería. 

Otro efecto positivo del rolo son las depresiones que deja en el suelo por la penetración de las cuchillas, favoreciendo la infiltración de agua y evitando la erosión, su uso se recomienda en lugares con poca pendiente, deja el suelo con cobertura de material picado que acelera su descomposición. Generalmente, la unidad motriz lleva a delante una pala para acostar la vegetación, seguidamente el rolo efectúa su trabajo.

Luego, se mostró la práctica del cadeneado que permite la entrada de luz a los fachinales y favorecer el crecimiento de las gramíneas. Consiste en usar dos unidades motrices, separadas entre sí de 30 a 50 metros y unidas por su cuarto posterior por una cadena o cable del tipo enganche de anclas de los barcos, pesadas, gruesas de 60 a 80 kg por metro lineal, de largo entre 60 a 150 metros con una longitud aproximada del triple de la distancia que separa las unidades motrices. Se puede modificar la cadena soldándole cada 50 cm barras de aceros perpendiculares a la línea y en la parte central colocar contrapesos esféricos de 500 kg para evitar que ruede, se levante y pase sobre los árboles. Este trabajo permite arrancar algunos arbustos pasando de una situación de tipo fachinal a un monte ralo. 

En el siguiente tramo de la recorrida se vieron lotes de agropiro sembrados con vicia. La respuesta del agropiro se evidenció en el cambio de color de la hoja hacia un verde más intenso, por lo que hace suponer que los valores de proteína en la hoja se incrementaron, luego de varios años de siembra con Vicia. 

Seguidamente, se recorrió un lote convertido en chacra hace más de 50 años. Para recuperar las condiciones físicas-químicas del suelo, el productor sembró hace más de cinco años vicia con avena. Como generalmente no se cosechó, gran parte de la semilla de avena y vicia cayó sobre el lote y se resembró naturalmente todos los años. 

En otro tramo de la recorrida, mediante la calicata y con la presencia de Martin Luna, se visualizaron diferentes perfiles de suelo, de acuerdo a la situación topográfica de los suelos. 

Finalmente, se observó un lote desmontado en franjas, el productor considero hacer franjas de anchos no superiores a los 75 metros que permitieran atenuar el efecto del viento sobre la superficie. En este escenario, las franjas sin desmotar quedaron de aproximadamente 15 metros, de esta manera, el animal dispone de sombra de modo inmediato.  Lo ideal es que las franjas desmontadas no sean mayores a los 100 metros, ya que la protección de contra el viento es proporcional a su altura. En este caso, la altura de los montes rara vez supera los tres metros, por la que la protección no se extenderá más allá de los 100 metros.  

Para concluir se compartieron las impresiones de la jornada en las instalaciones del establecimiento San Pedro.

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Buenos Aires
    • Carmen de Patagones