16 de Septiembre de 2019
Noticia

Producir sin suelo: una alternativa innovadora en crecimiento

Como parte del proyecto Tierra Sana, en Coronda se capacitó a productores sobre este innovador sistema de producción y se compartieron los resultados del módulo experimental del INTA. Entre los puntos resaltados, se destacó que ayuda a mejorar las condiciones de trabajo de los cosechadores, disminuye notablemente el uso de agroquímicos y elimina el uso de bromuro de metilo. También aumenta la capacidad productiva por unidad, por un mejor uso del espacio. Es ideal para zonas periurbanas, donde el crecimiento inmobiliario avanza sobre suelos productivos.

Compartir
+A -A

Más de 90 participantes entre productores y técnicos de frutilla de la zona de Coronda, de Entre Ríos, Bs As, Córdoba y Mar del Plata, asistieron a la jornada técnica “Cultivo sin suelo. Una alternativa innovadora para las producciones intensivas”, organizada por el INTA, Compo Expert SA, Terrafertil SA y vivero Don Antonio. La misma tuvo por objetivos abordar los principales conceptos de la producción de cultivos en sustrato, ahondar en su manejo y presentar la unidad de producción experimental de frutilla en la zona. La actividad fue planificada dentro del proyecto Tierra Sana (llevado adelante por la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial -ONUDI- y el INTA) y tuvo como participantes a Analía Puerta, coordinadora nacional de Tierra Sana; María del Huerto Sordo, referente del equipo técnico regional; Osvaldo Valenzuela y José Czepulis, de INTA San Pedro.

Con más de 300 hectáreas plantadas, Coronda es una de las principales localidades de la Argentina que se dedica a la producción de frutillas, junto con Arroyo Leyes y Santa Rosa de Calchines con 40 hectáreas. No obstante, el crecimiento inmobiliario sobre tierras productivas y la suspensión del bromuro de metilo como método de desinfección de suelos, se convirtieron en un problema al que los productores de frutillas debieron encontrar soluciones. En ese proceso, el INTA, atendiendo las demandas, acompañó ensayando innovaciones tecnológicas que permitieran optimizar el uso del espacio físico y disminuir la aplicación de agroquímicos.
Desde el año 2017, lleva adelante un ensayo productivo de frutillas en sustrato. Sobre los principales resultados -que los productores pudieron observar en su visita al campo- María del Huerto Sordo, referente técnica regional del proyecto Tierra Sana, destacó: “nosotros comenzamos probando las variedades y decidimos que San Andreas es la que mejor se adaptaba al sistema y la zona. Actualmente estamos ensayando densidades para saber hasta dónde podemos aumentar las plantas por hectárea para hacer más rentable el sistema. En este momento, estamos experimentando con tres densidades: 6, 7 y 8 plantas por saco de sustrato. Si bien los resultados aún son preliminares, nos demuestran que podemos utilizar hasta 8 plantas sin disminuir el rendimiento y calidad de cada una de ellas. Evaluamos color, calibre, tamaño y peso de los frutos”.

Los plantines se desarrollan en un sustrato alternativo a la tierra y reciben aportes nutricionales mediante el riego controlado por goteo con aplicación de fertilizantes. Esta tecnología permitiría incrementar la producción y los rendimientos por unidad de superficie mediante la disminución de la distancia entre plantas (15 centímetros en vez de los 30 convencionales) y la implantación a diferentes niveles de altura.

Al utilizar un sustrato prácticamente inerte y estar alejada del suelo, la planta tiene menos incidencia de enfermedades disminuyendo la aplicación de agroquímicos, bajando el costo de producción y haciendo más sustentable ambientalmente el sistema.

La altura de cosecha, otra de las ventajas, optimiza el tiempo de recolección y mejora las condiciones laborales de los cosecheros.

Tan importante como los resultados, son los modos de manejo del sistema. Los productores escucharon con atención a Osvaldo Valenzuela y José Czepulis quienes, desde el INTA San Pedro- presentaron los principales sistemas de producción sin suelo y la nutrición del cultivo. Es decir, las alternativas productivas y sus manejos.

Ambos coinciden. La selección de los materiales a utilizar debe resolverse de la interacción contenedor, riego y nutrición. De su resultado dependerá el material a utilizar y sus características físicas, físico-químicas, químicas y biológicas.

Adherir al protocolo de Montreal: eliminar el uso de Bromuro de Metilo

La Argentina adhiere al Protocolo de Montreal y al Convenio de Viena, por lo que se compromete a reducir el uso de las sustancias que agotan la capa de ozono, como el Bromuro de Metilo. Se trata de un gas ampliamente usado en el sector agrícola en tratamientos de control de plagas y desinfección de suelos o sustratos. “Tierra Sana” nació como un proyecto para la búsqueda de alternativas, y se desarrolla bajo la implementación de la ONUDI y el INTA en las principales zonas productivas de frutillas, hortalizas y flores ornamentales.

Analía Puerta, coordinadora nacional del proyecto, explicó que “el cultivo sin suelo surge como una novedosa alternativa técnica y ambiental. Desde el proyecto acompañamos al productor en el proceso de reconversión. Con los años hemos logrado una sustitución del Bromuro de Metilo en un 90 % con diversas alternativas, según los cultivos y las regiones”.

El proyecto está estructurado en una coordinación nacional con equipos técnicos regionales, con sede operativa en las agencias de extensión y experimentales del INTA ubicados en el AMBA, Mar del Plata, Santa Fe, Bella Vista (Corrientes), Famaillá (Tucumán), Yuto (Salta/Jujuy), Cruz del Eje (Córdoba) y La Consulta (San Juan).

Para más información:

María del Huerto Sordo - sordo.analia@inta.gob.ar 

Analía Puerta - puerta.analia@inta.gob.ar

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Santa Fe
    • Coronda