22 de Junio de 2015
Noticia

Productores misioneros unidos en Santiago de Liniers

Uno de los principales problemas que enfrenta la pequeña agricultura familiar se vincula con la baja escala en la posesión de tierras y medios de producción. La organización y el trabajo conjunto resultan, en este sentido, procesos claves a la hora de pensar en la sustentabilidad de este sector.

Compartir
+A -A
Unidades

En este marco, tras varios años en el que se conformaron organizaciones de base de productores de entre 8 y 15 familias en Santiago de Liniers, Misiones, se fue pensando y trabajando en la posibilidad de conformar una agrupación mayor, donde intercambiar en torno a cuestiones productivas y organizacionales. En esta etapa fue fundamental el contacto y la articulación con otras organizaciones de productores ya existentes en Misiones, como la Unión de Trabajadores Rurales del Noreste Misionero (UTR) y Productores Independientes de Piray (PIP).

Durante la primera etapa se hizo hincapié en lo organizativo, un factor fundamental para la sustentabilidad de este tipo de emprendimientos. “Particularmente creo que la organización es la piedra angular de este proceso, sin la cual los logros conseguidos no hubieran sido posibles. En este sentido la organización se monta sobre tres ejes estratégicos que son: el desarrollo de la conciencia colectiva para comprender que, de manera individual, este tipo de productores no logra competir en las condiciones que impone el capitalismo. También, contar con una estructura organizativa con división de tareas y funciones que permita incrementar el volumen de acciones y especializarse en cada una de ellas y, finalmente la formación de dirigentes que tengan la capacidad de analizar la realidad y marcar el camino a seguir, fomentar la participación amplia y activa. En nuestro caso fueron 4 años trabajando lo organizativo empezando casi de cero, pues lo que preexistía eran experiencias fragmentadas en el territorio y también frustraciones por procesos que no prosperaron en la comunidad”, explicó Diego Chifarelli de la Agencia de Extensión Eldorado.

En 2007 se realizó la primera asamblea en la que se conformó Productores Unidos de Santiago de Liniers (PUSALI). Esta organización, una Asociación Civil, reúne a más de cincuenta familias que acompaña, entre otros, el Programa Federal de Apoyo Al Desarrollo Rural Sustentable (ProFeder) de la Agencia de Extensión Rural Eldorado del INTA y han alcanzado importantes logros socio-productivos.

Pusali fue conformando una estructura que funciona con grupos de base que eligen delegados que se reúnen mensualmente. Una vez al año se realiza una Asamblea General con la participación de todos los miembros para definir las líneas estratégicas de organización durante el año.

En una de estas asambleas se definió intensificar el área de trabajo productivo y se aprobó avanzar en cuatro líneas: horticultura, avicultura, ganadería en sistemas silvopastoriles y transformaciones agroindustriales (agregado de valor). En todas ellas, con un importante apoyo del Estado, se han producido avances notables: capacitaciones y construcción de invernáculos para la producción hortícola intensiva y la creación de una fábrica de alimentos balanceados que permite mejorar la rentabilidad de la producción de pollos y otros animales de granja. También se instalaron 8 galpones avícolas plásticos que permiten, cada uno, una producción de 400 pollos camperos al mes y se adquirió un parque de maquinaria (tractor e implementos, batedeira y picadora de forrajes, entre otros) de uso común.

Todas estos avances han permitido no sólo mayor producción, sino también importantes cambios en la vida de las familias. Así lo señala Juan Espinoza, actual presidente de la Comisión Directiva de PUSALI, quien explicó “Para nosotros eso es un logro fundamental, poder estar en la chacra, estar más cerca de la familia, antes muchos teníamos que salir… no era fácil”.

El modelo que trabajan en PUSALI se vincula con una ‘multiespecialización en la chacra’ y una ‘diversificación productiva en el territorio’. Respecto a la comercialización, Pusali abastece fundamentalmente a los mercados de Eldorado, Santiago de Liniers y 9 de Julio.

El trabajo de PUSALI no se limita sólo a lo productivo. Se ha participado de capacitaciones en las distintas ediciones del Curso de Formación de Dirigentes que impulsó el INTA junto a la Subsecretaría de Agricultura Familiar (SSAF) y el Colectivo Ciudadanía. También se ha gestionado la habilitación y equipamiento de dos centros Mi PC, que están coordinados por jóvenes de PUSALI y brindan capacitaciones a distintos grupos. Además, más de 200 personas adultas de la colonia se han alfabetizado a partir de los cursos que impulsó la organización.

Otra área importante tiene que ver con la problemática de género, donde se ha trabajado salud reproductiva, violencia familiar o el rol de la mujer. También se ha gestionado un proyecto de capacitación en realizaciones audiovisuales para jóvenes de Pusali. A partir de esa experiencia se conformó “Miradas de la Gurisada”, un grupo de jóvenes realizadores que han comenzado a emitir un programa de televisión en Canal 4 de Eldorado donde abordan temáticas de la agricultura familiar misionera.

La gestión de financiamiento ha sido otro punto fuerte de trabajo a partir de la articulación con diversos organismos públicos y privados, entre ellos los Ministerios de Desarrollo Social, Trabajo y Agricultura, Ganadería y Pesca, el Instituto de Fomento Agropecuario e Industrial (IFAI) y organismos de cooperación internacional como el Fondo para las Américas, MIVA (Embajada Suiza), AECI (Agencia de Española de Cooperación Internacional), entre otros. Esto ha permitido transformar en realidad muchos de los proyectos planificados.

“Creo que la principal transformación está en la conciencia de los productores y en los lazos organizativos que generaron, que implican solidaridad, afectos, compromiso. Los productores/as comienzan a comprender los problemas que tienen, cuáles son sus raíces y también comienzan a comprender que juntos pueden encontrar una salida, pero no ellos solos sino unidos a otros productores de la provincia. Allí esta lo potencial de la experiencia, luego vienen las mejoras de la infraestructura, de la producción de la comercialización. Entonces lo que queda o debería quedar es la capacidad organizativa, la organización como bandera de lucha para caminar y trasformar la historia”, explicó Chifarelli.

“Desde el INTA se acompaña todo el proceso organizativo, tanto para el funcionamiento de la organización como para el desarrollo de los procesos productivos. A su vez se apoya en la gestión de financiamiento para llevar a la realidad las acciones planificadas por la organización. En este sentido la intervención del INTA es amplia y  sistémica. Cabe destacar que el modo de intervención es a partir de un equipo técnico donde trabajan técnicos de la Secretaría de Agricultura Familiar. Este equipo técnico planifica y evalúa todas las acciones de manera conjunta brindando al proceso de acompañamiento una fortaleza importante”, finalizó Chifarelli.

 

Informes:

Diego Chifarelli

chifarelli.diego@inta.gob.ar

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
Personas mencionadas: Diego Hernan CHIFARELLI