10 de Junio de 2020
Noticia

Prospectiva: escuelas, métodos y reflexiones sobre sus aportes, en tiempos de pandemia

Presentación de María Mercedes Patrouilleau (CIEP-INTA) en el marco del ciclo Webinar 2020 de la Red Políticas Públicas y Desarrollo Rural en América Latina (Red PP-AL).

Ciclo Webinar 2020 Red PP-AL
Compartir
+A -A

El martes 19 de mayo de 2020 tuvo lugar una conferencia web dedicada a tratar los aportes de la prospectiva para pensar el futuro post Covid-19, con la exposición de María Mercedes Patrouilleau (Doctora en Ciencias Sociales, investigadora del CIEP-INTA, coordinadora de la Plataforma Contribución para la formulación y gestión de Políticas Públicas). En esta nota se sintetizan los contenidos de la presentación (que se adjunta) y se suman también reflexiones derivadas de las preguntas realizadas por el público participante.

La propuesta de la conferencia fue presentar el campo multidisciplinar de la prospectiva y de los estudios del futuro, un campo donde se elaboran marcos conceptuales y metodologías que permiten imaginar futuros posibles y diseñar estrategias y planes de acción, para aportar a las políticas públicas. La conferencia buscó que se comprendan estos enfoques y métodos, para comprender el aporte que pueden hacer al diseño de políticas. Se brindaron también claves para llevarlos adelante en el marco de equipos interdisciplinarios y se aproximaron posibles contribuciones de los estudios prospectivos en el contexto de incerteza reforzado por la crisis Covid-19.

La presentación constó de tres secciones para presentar esta disciplina y sus contribuciones. La primera, estuvo dedicada a desarrollar las bases epistemológicas de la prospectiva a través de una síntesis de la trayectoria de tres escuelas: la de la prospectiva francesa, la de la prospectiva latinoamericana –apoyada en las escuelas de pensamiento latinoamericano en ciencia, tecnología e innovación y en la escuela latinoamericana de gobierno- y la de los estudios críticos del futuro.

En la segunda sección se trabajó sobre el rol de los métodos en los estudios de prospectiva, dando cuenta de algunas herramientas, técnicas y del trabajo interdisciplinario y de la participación social que se busca a partir de las mismas. En la tercera sección, se recogieron algunos de los principales interrogantes que surgen sobre los sistemas agroalimentarios en el contexto de la pandemia y la post-pandemia, y se presentó un modelo de diseño prospectivo que se puede instrumentar para el desarrollo de un ejercicio de prospectiva en el marco de la Red PP-AL.

La actividad contó con una amplia convocatoria, con 143 con participantes activos de distintos países de la Región, y muchos de distintas unidades INTA. El momento de las preguntas fue la ocasión para profundizar sobre algunos puntos vinculados al uso de la prospectiva en la interface con la toma de decisiones, la planificación y el diseño de políticas. Las preguntas se enfocaron, entre otros temas, en: el uso de la ciencia ficción como inspiración creativa en la práctica de la prospectiva; en los métodos que pueden aplicarse para abordar los temas de desarrollo territorial, en cómo la prospectiva se puede implementar en contextos de crisis y de urgencias para la toma de decisiones; en las principales limitaciones sobre las que deberíamos trabajar en América Latina para el desarrollo de la disciplina; en cómo incorporar el análisis de actores y de conflictos en los ejercicios de prospectiva; en cómo hacer foco también en las desigualdades que quedan en evidencia en el contexto de la pandemia.

En el intercambio se hizo énfasis en que:

-          Los estudios que aborden los temas del desarrollo territorial requieren de incorporar diferentes escalas de análisis a través del estudio de factores que inciden desde los planos global-regional-nacional (o los que fueran), buscando analizar la brecha de incidencia que se tiene desde el territorio, y una vez esclarecida poder diseñar las estrategias para ampliar el grado de incidencia;

-          Es difícil incorporar el uso de la prospectiva en contextos de urgencia, cuando no se tienen programas continuos y transversales que vayan nutriendo a la gestión pública y la toma de decisiones. Pero esta es una buena ocasión para reconstruir este saber y estas experiencias prospectivas (que tienen muy buenos antecedentes, en el marco de la escuela latinoamericana), y de trazar agendas conjuntas, aprovechando también la potencia de las redes de conocimiento existentes, para poder contar con aportes sustanciosos de la prospectiva en un futuro próximo (no muy lejano);

-          Que la prospectiva, ante situaciones de conflicto y de pugna de intereses, confiere herramientas que permiten trasvasar el corto plazo y buscar horizontes comunes a futuro;

-          Y que para poder incidir en la planificación y el diseño de políticas se requiere de programas continuos de estímulo al desarrollo de estudios prospectivos, que sean transversales a distintos organismos, con agendas integradas de investigación y apoyada en las redes de investigación (evitando en lo posible el formato de consultorías no integradas a las agendas y la programática de los organismos, ya que estos productos luego tienen dificultades para ser apropiados por las instituciones).

Otra pregunta de un participante que no se llegó a responder fue sobre cuál de las tres escuelas presentadas había estado más cerca de imaginar un evento como el que atravesamos con Covid-19. Aprovechamos este espacio para esbozar una respuesta, ya que resulta muy interesante este interrogante para reflexionar sobre la utilidad de los estudios prospectivos.

Como se dijo, la prospectiva no busca “predecir” fenómenos puntuales, ya que esto no es factible. En cambio, imagina grandes trazos de los futuros posibles a través del desarrollo de escenarios y de visiones de futuro. Sin embargo, el análisis sistemático e integral que propone la prospectiva, muchas veces logra acercase a lo que efectivamente ocurre en el futuro. Así fue con investigaciones y estudios prospectivos que alertaron acerca de eventos similares al generado por el Covid-19, aunque al modo de una aproximación, no tal cual el evento se desarrolla a escala global y sus implicancias para la economía globalizada y las múltiples dimensiones a las que afecta.

Un ejemplo de anticipación del Covid-19 puede ser el libro de Ruelas Barajas y Concheiro, 2012, sobre El futuro de la salud en México en 2050. (Véase la referencia y una nota alusiva al final). Este libro imaginó un virus de alta letalidad que se introduce en México en 2020. Y los autores explican que esta especulación devino del análisis realizado sobre una multiplicidad de indicadores sanitarios y sociales, y de las consultas realizadas a 900 expertos en temas de salud. En base a toda esta información, y con los antecedentes como los del SARS en 2002, los autores introdujeron la idea de un virus letal en uno de los escenarios. El estudio de escenarios implementado aquí sigue la epistemología de la prospectiva que vio en la presentación (en su raíz filosófica francesa) y los métodos de escenarios y consultas a expertos desarrollados por la escuela norteamericana, principalmente. El evento del Covid-19 también se vincula con la lógica de la contingencia que resaltan los enfoques de los estudios críticos del futuro y de los sistemas anticipatorios (la tercera escuela que se vio en la presentación). Finalmente, puede decirse también que el futuro imaginado por los principales ejercicios de la escuela latinoamericana (Herrera, et al, 1977; Herrera et al, 1994), que proporcionaban una mirada sistémica sobre la realidad regional al 2060 y 2030, respectivamente, aún sin incorporar un “evento” como el de Covid-19 en sus escenarios, las implicancias sociales y ambientales que preveían a partir del análisis tendencial del modelo productivo, tienen muchas similitudes con lo que estamos viviendo hoy, más allá del evento del virus.

En síntesis, la respuesta sería que, si bien no es posible “predecir”, tal cual, un evento que emerge y se desarrolla, con todas sus implicancias; los análisis sistemáticos sobre el futuro permiten anticipar situaciones. Y si se desarrollan en el marco de programas transversales en los gobiernos, con continuidad en el tiempo, y “echando raíces” en los sistemas nacionales de innovación, estos estudios pueden hacer contribuciones importantes para la planificación y el diseño de políticas.

Referencias:

-          Herrera, A. O., Scolnik, H. D., Chichilnisky, G., Gallopin, G. C., & Hardoy, J. E. (1977). ¿Catástrofe o nueva sociedad? Modelo Mundial Latinoamericano. IDRC, Ottawa, ON, CA.

https://idl-bnc-idrc.dspacedirect.org/bitstream/handle/10625/4189/IDL-4189.pdf?sequence=1

-          Herrera, A. O.; Corona, L.; Dagnino, R.; Furtado, A.; Gallpín, G.; Gutman, P. y Vessuri, H. (1994). Las nuevas tecnologías y el futuro de América Latina. Riesgo y oportunidad. México: Siglo XXI.

-          Rielas-Barajas, E (2012), Los futuros de la salud en México 2050, México: Consejo Superior de Salubridad General.

-          Nota web: https://www.radioformula.com.mx/noticias/20200420/los-futuros-de-la-salud-en-mexico-2050-libro-predijo-coronavirus-covid-19/ (Consultado el 29.05.2020).

Referencias

Localización geográfica:
Personas mencionadas: