15 de Mayo de 2018
Noticia

Realizaron un balance del PReT que se ocupa del Cinturón Verde de Mendoza

Personal de INTA Mendoza compartió los resultados de 4 años de trabajo en diversas líneas de investigación y desarrollo territorial.

El cinturón verde de Mendoza provee alimentos frescos que llegan diariamente a la mesa de los consumidores.
El cinturón verde de Mendoza provee alimentos frescos que llegan diariamente a la mesa de los consumidores
Compartir
+A -A

El equipo de extensionistas e investigadores que participan del Proyecto Regional con Enfoque Territorial (PRET CV 1251102) “Contribución al desarrollo sostenible del cinturón verde de Mendoza” realizaron dos jornadas de puesta en común, balance y conclusiones sobre los diversos estudios enmarcados en el proyecto. El objetivo general es el de contribuir al desarrollo integral del territorio de incumbencia con aportes agronómicos, ambientales y sociales.

El cinturón verde está conformado por el departamento de Guaymallén, parte del sur de Lavalle y los principales distritos agrícolas de Maipú, como Fray Luis Beltrán y Rodeo del Medio, zonas – cercanas a la capital – proveedoras de alimentos frescos que llegan diariamente a la mesa de los consumidores. Se produce toda la variedad de cultivos de la provincia, pero se destacan, particularmente, las hortalizas, cultivadas mayormente, en pequeñas parcelas por productores familiares. Una fracción importante de los suelos productivos contiene un alto porcentaje de materia orgánica por su origen lacustre y el clima resulta más benévolo que otras zonas, en lo que refiere a heladas y granizo.

La salud laboral como pilar

Uno de los principales objetivos estuvo orientado a la disminución de los niveles de contaminación causados por pesticidas y agroquímicos, concientizando a trabajadores y productores sobre los riesgos para la salud, que conlleva la manipulación de estos productos, planteando la posibilidad de la nutrición orgánica y el uso racional de agroquímicos. Otro aspecto importante ha sido el de proponer, a través de las diversas herramientas programáticas de Cambio Rural y Prohuerta, los sistemas de bajo consumo de agua, como el riego por goteo para los grupos de pequeños productores. No menos relevante es la búsqueda de conocimiento mediante experiencias propias de la EEA Mendoza, para poder proponer y acrecentar la superficie de cultivos protegidos con el fin de producir más y mejor en menor superficie.

Durante los cuatro años del proyecto, desde el PReT Cinturón Verde se organizaron jornadas y capacitaciones en el territorio sobre uso racional de agroquímicos, recomendaciones sobre Buenas Prácticas Agrícolas y Buenas Prácticas de Manufactura en fincas y pequeñas fábricas artesanales. En cada capacitación se ha podido entregar diferentes insumos tales como equipos de protección personal, trajes, guantes y anteojos. Del mismo modo botas, zapatos de seguridad, delantales, cofias y barbijos para los operarios de las fábricas recuperadas y emprendimientos industriales de tipo familiar. Las recomendaciones hacia los productores fueron las de realizar compras conjuntas en el futuro para poder lograr mejores precios de adquisición. Los especialistas de la unidad consideran que es notable el aumento de concientización, receptibilidad y apropiación de contenidos, por parte de los productores, que se reflejan en una baja en los accidentes laborales.

Territorio complejo

El panorama en el territorio es complejo; los productores familiares presencian la instalación de emprendimientos inmobiliarios en detrimento de tierras agroecológicamente incomparables, cultivadas por unidades de tipo familiar, que en muchos casos están migrando hacia otras zonas para poder mantener superficies similares en extensión. La población inmigrante boliviana se constituye en un rasgo diferencial, de significativa importancia en las siembras y cosechas, como en su desempeño en las unidades propias con aparcería, propiedad o arrendamiento, dentro de un proceso de “afincamiento” de inmigrantes en la zona.

Los resultados expuestos durante estas jornadas han permitido evaluar la concordancia entre las actividades de investigación, transferencia y extensión con los principales objetivos determinados en la línea base del proyecto. Pero tal vez, esta etapa sea tan o más significativa hacia el interior de la institución, mostrando la posibilidad de una forma de trabajo conjunto, mancomunado, en pos de aportar a problemáticas que afectan a la comunidad productiva y cuyo efecto se traslada al resto de los eslabones.

Sin duda también, hacia afuera, queda en evidencia la importancia del contacto que mantiene el INTA con la realidad agrícola provincial, los productores y la sociedad mendocina en general. Es gracias a estos estudios que puede realizarse un acercamiento a la producción regional que permita evaluar posibles debilidades y fortalezas, detectar problemáticas existentes y proponer planeamientos para sortearlas o mejorarlas mediante un complejo trabajo interdisciplinario.

Una etapa ha concluido con el cierre de la cartera de proyectos 2013-18, dando paso a la segunda mitad del corriente año, inaugurando un nuevo período de trabajo. “Los saberes puestos en juego y los aprendizajes obtenidos, ubican al INTA, en un escalón superior frente a los desafíos que se abren día a día en cada uno de los territorios agroindustriales de Mendoza” – comentó la Ing. Agr. Mabel Pereyra, Coordinadora del mencionado PReT.

El punto de encuentro de las jornadas fue el Salón del Club del personal de INTA EEA Mendoza, el pasado jueves 26 y viernes 27 de abril y la responsable de organizar la actividad fue la Ing. Agr. Mabel Pereyra.

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
Personas mencionadas: Nancy Mabel PEREYRA